Páginas

sábado, 31 de mayo de 2014

Godzilla. Japón bajo el terror del monstruo.

Godzilla (Gojira)

Director: Ishiro Hônda
Guión   : Ishiro Hônda, Shigueru Kayama, Takeo Murata.

Yakashe Shimura.
Akira Takarada.
Momoko Kôchi.
Akihito Hirata.









Un monstruo resurge desde los fondos marinos y siembra en caos en Japón...


¡Hola a todos!
 
Aprovechando que vuelve a estar en boga, hoy os traigo la reseña de Godzilla, ese monstruo enorme que, desde hace años, lleva castigando a los pobres japoneses sin la más mínima piedad. Eso sí, como podéis ver, la versión que os traigo es la original, la de 1954. Aún no he visto el nuevo remake pero, entre unas cosas y otras, me apetecía desde hace tiempo revisitar esta peli, así que aquí me tenéis.
 
Muy bien, dedos y teclas preparados, así que... ¡vamos allá!
 
Todo el mundo ha oído hablar de este ser surgido de las profundidades que tiene por hobby masacrar personas y edificios por igual. En esta cinta nos vamos a encontrar la base de todas y cada una de las pelis en las que una criatura prehistórica se dedica a darse un paseíto por la ciudad y, de paso, hacer estragos. No obstante, y vaya esto de adelanto, también tengo que decir que, si crees que la peli se reduce a esto, estás cometiendo un error de los gordos.
 
Para empezar, me gusta mucho que empiece yendo al grano desde la primera escena. Literal, además. Por eso, vemos cómo no uno, ni dos, sino tres son los barcos que han sido hundidos. ¿La razón? La película mantiene el misterio muy bien en estos primeros momentos, aunque cualquier intento de sorpresa es, como podéis suponer, bastante nulo. No tardamos mucho en conocer a un grupo de pescadores que, en seguida, nos hablan de unas criaturas de leyenda, unos Godzillas a los que, sin ningún pudor, ofrecían jóvenes japonesitas guapas para aplacar su ira. Con esto, el guión nos da las dos primeras sorpresas. Por un lado, Godzilla no es uno, como muchos (entre los que yo me incluyo) piensan; es toda una raza. Por otro, que no es algo nuevo, ya que, como bien he indicado, dicen tan panchos que ya sufrieron ataques en el pasado. Eso sí, aunque los pescadores lo tienen muy claro, no ocurre así con los militares que, por variar, ni entienden nada ni saben qué hacer.
 
La película, como ocurre con muchas japonesas (me viene a la memoria la peli original de The ring, entre muchas) se va a caracterizar por ese toque japonés que, muchas veces, es la marca de fábrica: la lentitud y calma con que se toma las cosas. Esto no lo digo como algo negativo. ¡Todo lo contrario! De este modo, nos metemos en situación, conocemos a los distintos personajes (cuyos nombres me han vuelto loco) y, en definitiva, dan ese aporte de realismo que le queda tan bien. Por eso mismo, después de esas presentaciones, vemos cómo la investigación se lleva a cabo para tratar de averiguar qué demonios ha pasado. De manera lenta, pero segura, vamos oyendo palabras como "gigante" o "radioactivo", elementos fundamentales en un ser como el que estamos tratando. Todo ello hace que, sin darte cuenta, te percates de una cosa que me resulta muy curiosa: el amigo Godzilla sale en el minuto cuarenta y cuatro. Teniendo en cuenta que la peli dura un poquito menos de hora y media, llegamos a la conclusión de que el guión se explaya lo suyo en dejarnos claros quién es quién, las relaciones entre personajes y, sobre todo, qué se va a hacer con el problemón tan grande y jurásico que tienen encima.
 
Justo por esta razón, quiero destacar otra cosa que me ha gustado mucho. Y es que se suele tener una idea muy clara de lo que supone esta peli: unos efectos cutres (luego hablaré de ellos), actores que pasan sin más y, sobre todo, mucha destrucción, muchos monstruo pateando edificios y mucha muerte. Decir que esto último no es así sería mentir cual bellaco porque, efectivamente (por suerte) es de este modo. No obstante, esta versión guarda mucho más. Por un lado, personajes muy bien definidos, relacionados unos con otros de manera muy significativa. Por otro, hay una carga dramática más que considerable. No hablo, en absoluto, del hecho de ver niños llorando o pobres desgraciados aplastados bajo la garra del monstruo. Aquí el toque dramático viene dado de muchas y muy distintas formas. Para empezar, la angustia del profesor Yamane porque ve que los militares, algo imbéciles y primarios, solo quieren destruir a Godzilla en lugar de capturarle, aprender de él y, en definitiva, saber por qué demonios está ahí (fijaos en el hecho de que el monstruito tenga un trilobite en su pata) La relación Ogata/Emiko (jopé con los nombres) da también para mucho: enamorados en secreto y, encima, él, es partidario de matar al bicho. Todos sabemos que, si te quieres llevar bien con tu futuro suegro, no debes discutir ni de futbol ni de la posibilidad de matar a un monstruo jurásico porque creas tensiones muy feas. El tema de que Serizawa tenga un dilema de proporciones cósmicas tampoco debe pasar desapercibido, más que nada, porque ha hecho un descubrimiento que, mal usado, puede dejar la capacidad destructiva de Godzilla a la altura del dedo pequeño del pie. Tan angustiado está el pobre que, primero, destruye todo su estudio y, segundo, se quiere matar. Y, hablando de dramatismos, mirad los momentos en los que todos rezan en la iglesia o ese en el que el locutor, subido a la torre, narra su propio final y se despide antes de pasar a mejor vida. Todo esto, y más, se relata de manera lenta, firme y, sobre todo, creíble, sin llegar a aburrir.
 
Los actores me parecen muy correctos. Yakashe Shimura como profesor Yamane queda muy bien: serio, diplomático y atormentado. Akira Takarada es un buen Ogata, un personaje alejado del tópico de héroe valiente que solemos encontrar en historias así. De hecho, este cliché no lo verás aquí. Momoko Kôchi haciendo de Emiko puede ser la más sosita ya que sosito es su personaje y no aporta mucho a la historia. Por su parte, Akihito Hirata lo hace muy bien como Serizawa. El pobre, a pesar de parecer un malo de Mazinger Z con ese parche que le han colocado, refleja muy bien la angustia por la que está pasando.



 
 
Y pasamos a un aspecto fundamental: los efectos especiales. Como dije un poquito más arriba, creo que todos hemos visto alguna vez alguna foto de Godzilla y, por eso, tenemos una imagen del tipo de efectos que encontraremos aquí. Veamos, decirte que estos efectos están, por ejemplo, a la altura de un Harryhausen sería pasarme. Supongo que sabes que la estrella del cotarro, Godzilla, era un tipo disfrazado. ¿Se nota? Sí. ¿Me ha molestado? Ni por asomo. Siempre me he preguntado la razón por la que no usaron la stop-motion (¿dinero?) pero, repito, a mí me gusta cómo queda, con este toque tan encantador que, bien mirado, es la marca de fábrica de la peli. No obstante, quiero remarcar que no te dejes llevar por ese pensamiento de que todo es cutre. El ataque de los aviones contra el monstruo me parece muy, pero que muy conseguido. Las escenas de destrucción, también, sobre todo, esas en las que reina el silencio y no hay música de por medio. Ah, y me ha gustado mucho cuando expulsa eso por la boca y derrite las torres de hierro. También es cierto que hay otros momentos que se notan mucho, como ese inicial en el que un helicóptero de juguete es barrido por el viento pero yo prefiero quedarme con las tomas de Godzilla pateando todo con unas llamas inmensas de fondo iluminando el cielo. Cuestión de gustos... Y que quede claro, la posibilidad de que Godzilla se parezca a cualquier especie catalogada de dinosaurio es pura coincidencia pero, también, admito que, si me pongo a ver esta película, lo último que busco es veracidad científica.

 
 
 
 
 
Pues esto ha sido todo. En su conjunto, me lo paso muy bien cuando la veo. Me parece una película muy original (sobre la que han asentado muchas posteriores, incluyendo toda una serie y remakes varios) y, sobre todo, una historia muy bien llevada y mejor contada. Sin duda, te recomiendo que la veas. Soy de los que piensan que, a veces, es una gozada comprobar que hubo una época en la que las cosas se hacían con cosas que se tocaban y se veían, ajenas al hecho de pulsar botones en un ordenador.
 

Os dejo unas curiosidades muy curiosas.

-Se rodó a la vez que Los siete Samuráis.

-Perdió el premio a la mejor película otorgada por la academia japonesa frente a los mencionados samuráis.

-Con respecto al efecto de las torres que se derriten, estas estaban hechas de cera. Simple pero muy efectivo.

-Fue la primera peli japonesa en la que se utilizó un story board completo.

-El nombre de Gojira viene de las palabras japonesas "gorira" (gorila) y "kujira" (ballena)

-Aunque parezca increíble, la prensa del país no entendió la razón por la que se gastaron dinero en hacer la peli porque los efectos especiales eran cosa de los americanos.

-El traje de Godzilla pesaba unos noventa kilos. El actor no podía dar más de treinta pasos por toma.

-Ojos y boca se movían por separado.

-Varios actores se pusieron el traje del monstruo.



-Hacía tanto calor dentro que los desmayos estaban a la orden del día.


 
Vigilad el cielo.

 

6 comentarios:

  1. jejejeje
    el primer lugar lei "Godzilla bajon del mosntruo", explico en mi pais cuando te da mucha pero mucha hambre se dice te dio el bajón, asi me dije que honda...
    tiempo que no leia tus resñas, me recuerdas las peli que veia llegando del colegio, su pan con palta, y ya a las 9 de la noche a la cama...
    buenos recuerdos y muy cierto a veces es bueno ver estas pelis que se hacian con cosas que se podian tocar, el famosillo ochentero stop motion, los difraces de monstruos o los titeres mecanicos ya mas avanzado pero hoy en dia todo es digital, a veces pienso que debe ser frsutante para el actor estar actuando con un fondo verde y que su interlocutor no exista, y todo sea editado despues, por ejemplo las ultimas o primera bueno se entiende, Star Wars

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De bajón nada ehhhh. ¡Más bien que sea un buen subidón!
      Yo también extraño ese hecho de saber que lo que se ve es real, se nota y explota de verdad pero, qué le vamos a hacer. ¡Los tiempos cambian!

      Gracias y nos leemos...

      Eliminar
  2. La razón de que no se usara stop-motion es que no había nadie en todo Japón que supiera hacerlo bien, así que optaron por el disfraz y las maquetas que, como bien dices, son la marca de fábrica.

    Muchos critican la nueva versión porque Godzilla tarda en salir y se da mucho protagonismo a los personajes humanos; está claro que los que critican no han visto esta película. Para mi todo un clásico y el título mas emblemático de Godzilla.

    A mi me encantan estas películas, he crecido con ellas y todavía las sigo disfrutando sin importarme nada lo cutres que puedan parecer los efectos especiales

    Muy buena review, coincido mucho contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Axa.
      La verdad es que es un clásico muy digno. Aún no he visto la última pero espero no tardar.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. Todos dicen que es una obra maestra, tendría que verla para opina, ya le traigo ganas escuche un podcast sobre godzila y hablaban muy bien de esta.

    Estuvieron buenas las curiosidades, el traje pesaba demasiado, es interesante saber el origen del nombre del personaje y no sabía que se rodo a la par de los 7 samurais, esa película si la he visto y se me hace muy buena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Warrior!

    Si puedes, dale una oportunidad; es el colmo del más puro y absoluto entretenimiento.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar