Páginas

sábado, 17 de noviembre de 2018

Depredador


Arnold Schwarzenegger in Predator (1987)
Depredador.
Predator.
1987
Director: John McTiernan.
Guión : Jim Thomas, John Thomas.

Arnold Schwarzenegger.
Carl Weathers.
Jesse Ventura. 
Richard Chaves.
Kevin Peter Hall.
Elpidia Carrillo. 
Bill Duke.
Sonny Landham.
Shane Black.


Unos militares son cazados en la selva por un extraterrestre...
¡Saludos!

Hoy me pongo galáctico y selvático y traigo un clásico de los ochenta y del género de la ciencia ficción, amén de ser unos de los títulos más destacables de su estrella, Arnold Schwarzenegger, una de esas películas que marcan la infancia de uno y se quedan en el recuerdo de manera inamovible.

¿Listos?

Vamos allá con la historia. 

Si hay algo que destaque, por supuesto, es la historia. Por dos razones: por sencilla y por eficaz. Nada más empezar la peli, cuando vemos esa nave espacial acercarse a la Tierra, sabemos de qué va a ir todo sin ningún problema: un alien con muy mala baba va a incordiar a los terrestres y a hacer que, durante todo el metraje, las pasen canutas. Además, el título de la cinta no es que disimule mucho, claro. Y, por supuesto, aquí va a haber buenos contra malos. Vamos, lo mismo de siempre y que tan buenos resultados ha dado a lo largo y ancho del a historia del cine.

Resultado de imagen de predator 1987 dillonPero, sin duda, uno de los grandes aciertos de la peli es que corresponde a un tipo de películas en las que se empieza de una forma y se acaba de otra completa y absolutamente distinta. Es un recuros bastante utilizado y que, por regla general, suele dar bastantes resultados. Ahí tenéis como ejemplo El valle de Gwanghi (empieza con una historia de vaqueros y termina como una de dinosaurios), Abierto hasta el amanecer (comienza mostrando una trama de acción y policíaca y acaba siendo de terror con vampiros) o, más o menos en la misma línea, El planeta de los dinosaurios (la ves y piensas que va a ser de ciencia ficción y resulta ser de aventuras prehistóricas) Pues bien, mucha parte del metraje se basa en cómo el ejército americano, que miente más que corre, llama a Dutch (Arnold) y su gente para, supuestamente, rescatar a un ministro, cosa que es una excusa para acabar con un campamento rebelde. Tras esto, después de unos minutitos de misterio muy bien llevados (unos cadáveres algo extraños), comienza el festín alienígena. 

Y es esta parte la que vas a recordar y la que ha convertido esta peli en todo un clásico moderno de la ciencia ficción. Y es que, durante lo que queda de metraje, vamos a ver cómo el equipo de Duth tiene que enfrentarse a un cazador alienígena que parece pasárselo pipa masacrando al personal por pura, simple, y llana diversión. 

Resultado de imagen de predator 1987Y esto me lleva a otro punto fuerte. Si no has visto la peli, cosa que dudo mucho, sabes que, en efecto, el equipo de Dutch, un grupo de macho men que sueltan tacos, mascan tabaco, escuchan a Little Richard y su Long tall Sally antes de entrar en combate y cuentan chistes verdes, va a ser masacrado por completo sin ningún tipo de misericordia. La cuestión es cómo van a producirse las muertes. Y en esto la cinta no defrauda porque cada muerte es mejor que la anterior. Los humanos en este caso no son más que meros peleles a la espera de ser masacrados para formar parte de alguna colección alienígena digna de ser expuesta en lapared de una casa extraterrestre en una galaxia muy, pero que muy lejana. La cuestión es que el guión, a pesar de todo, se las apaña para mantener el interés del espectador haciendo que este haga apuestas para ver quién va a ser el primero en caer hasta que el todopoderoso Arnold se enfrente al bicho. ¿Simple? Ni lo dudes. ¿Efectivo? A patadas. ¿Divertido? Eso ni se cuestiona.


Resultado de imagen de predator 1987

¿Más tantos a favor? El misterio. Y tú te preguntarás si estoy borracho por afirmar esto. Pues no. La razón es muy sencilla: la peli se toma su tiempo (y es bastante, créeme), en mostrar al alien de turno. Por eso, se recrea con el tema del camuflaje o de los puntos de vista en plan visión subjetiva del monstruo hasta que, por fin, le vemos en todo su esplendor. Si lo hubiesen mostrado desde el principio la cosa hubiera perdido mucha fuerza. Sí, lo hicieron años atrás en Alien, el octavo pasajero y aquí repiten fórmula. Y, oye, lo clavan.

Resultado de imagen de predator 1987Pero Depredador es, por encima de una cinta de ciencia ficción o de fantasía más o menos galáctica, una película de acción porque, no lo olvidemos, esta es una cinta de Arnold Schwarzenegger. Por eso, aquí hay tiros a patadas, machetes, testoterona a toneladas (atentos a cómo saluda Dutch a Dillon: echando un pulso y calculando quién lo tiene más grande. Me refiero al biceps, malpensado) y peleas usando todo lo que se pueda pillar. Si hay que quitarse la camiseta y lucir machete, pues se quita y se luce. ¿Que hay que volar media jungla a tiros? Se vuela. ¿Es necesario sembrar el terreno de trampas? Se siembra. Y punto en boca. Porque, ojo, esta es una peli de acción con Arnold en los maravillosos ochenta y eso debe notarse. 


Resultado de imagen de predator 1987 dillon


Resultado de imagen de predator 1987Y si de acción hablamos, no puedo pasar por alto el grandísimo detalle de la cinta, ese que está a modo de remate sin que te des cuenta, entre otras cosas, porque te lo estás pasando pipa viendo la peli: en el tramo final los diálogos se van a hacer puñetas porque todo se centra en el glorioso combate final entre Dutch y el Depredador. Repito: ni una sola palabra. Da igual. No hacen maldita la falta porque lo que quieres es ver a estos dos colosos dándose de bofetadas. Absolutamente genial. ¿Y Arnold cubierto de barro hasta las cejas camuflándose entre árboles? Antológico.


Resultado de imagen de predator 1987

Resultado de imagen de predator 1987


Vamos allá con los efectos. Pues los que vemos, que no son demasiados, están muy conseguidos. Destaco el del camuflaje del que, por suerte, no se abusa, o todo lo referido a la criatura. Vale, el de la visión subjetiva en forma de imágenes de calor puede haber quedado algo antiguo pero no molesta. Pero, por encima de todo, como dije antes, Depredador es una película de los ochenta, es decir, antes de la era digital. Y eso hace que lo que vemos aquí sea real. Las explosiones, los saltos, los tiros, las peleas o el Depredador en sí (que hoy se haría a base de gráficos por ordenador), es real; sabemos, como espectadores, que lo que ven nuestros ojos existió y eso hace que, además del toque nostálgico, la cosa gane muchos puntos y, de veras, te creas, aún más, lo que estás viendo. 


Resultado de imagen de depredador 1987

Paso a los actores. Bueno, esto no es Shakespeare pero, al menos a mí, me importa un comino. Arnold cumple en su línea y me parece perfecto para el papel. Carl Weathers queda muy bien como Dillon. Luego están los demás, que hacen lo que pueden antes de ser pasto del Deredador. Jesse Ventura siempre me pareció muy limitado y hace lo que se supone: rellenar. Richard Chaves, Kevin Peter Hall, Elpidia Carrillo, Bill Duke, Sonny Landham y Shane Black, más de lo mismo. Bill Duke siempre me gustó bastante en el papel. Una cosita más: Shane Black ha sido el responsable de dirigir el remake. Un mero apunte...

¿Cosas mejorables para mí? Solo puedo decir una: siempre he pensado que la nave que aparece al principio, a parte de recordar pero que mucho a la de La cosa de John Carpenter, se la pudieron evitar. Si vamos a ver a un alien con ganas de cazar, ¿por qué decírselo al espectador desde el principio?

Pues eso ha sido todo. Sí, me encanta esta peli. Es pura diversión, muy bien rodada, mostrada de manera fenomenal y cumple a la perfección su objetivo: entretener. Nada de dobles sentidos ni traumas raros en los personajes para darles una profundidad que, a fin de cuentas, no importa. Aquí lo que uno quiere es ver al alien masacrar y liarse a tortas con Arnold. Y eso se recibe. Para este servidor, es un ejemplo excelente de cómo las buenas obras, no solo dejan huella; ganan muchos quilates con el paso de los años y se lo ponen difícil a las nuevos ejemplos dentro del género.

Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de predator 1987


jueves, 18 de octubre de 2018

Fausto

Camilla Horn and Emil Jannings in Faust: Eine deutsche Volkssage (1926)
Fausto.
Faust. 
1926 
Director: F. W. Murnau.
Guión : Gerhart Hauptmann, Hans Kyser 

Camilla Horn. 
Gösta Ekman. 
Emil Jannings. 


La Tierra se la disputan ángeles y demonios. La clave de todo será un hombre: Fausto… 



Vamos allá con otro clásico de cine mudo, todo un espectáculo llevado con mano firme por F. W. Murnau, el responsable de esa obra maestra que es Nosferatu. Posiblemente, el título te sonará más por obra, gracia y pluma de Goethe. Tranquilo, a mí me pasaba igual. De hecho, claro está, sabía que la obra se había adaptado con mayor o menos fortuna pero no tenía ni idea de que había una versión muda. En cuanto me enteré de que el mismo que parió Nosferatu era el director no lo dudé. 

Muy bien, os puede decir que… 

Resultado de imagen de faust 1926La película tiene un comienzo espectacular, nada menos que con Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Así, como suena. Si esto te parece toda una hazaña para la época, creo que sería mejor que, si ves la peli, te acomodes bien en tu sillón porque aquí, las sorpresas visuales están servidas en bandeja de plata, oro y brillantes. De inmediato, vamos a asistir a unos momentos absolutamente espectaculares en los que seres de la talla del Diablo o de un arcángel se juegan el destino de la Tierra. Y, para más inri, el tamaño de ambos es descomunal; comparados con ellos, la Tierra no deja de ser lo que un balón para nosotros. Aquí la sorpresa es mayúscula cuando comprendes que, a fin de cuentas, estás viendo una película de 1926. 

Resultado de imagen de faust 1926



Resultado de imagen de faust 1926La trama no se hace esperar mucho y, de hecho, se puede decir que va directa al grano cuando oímos un nombre crucial en la historia: Fausto, una especia de sabio-científico-filósofo-alquimista cuya alma se disputan los cielos y las tinieblas. Y, como está visto que para los seres celestiales, bueno o malos, somos tan importantes como una pelusa al viento, hacen una apuesta con respecta a Fausto: el que gane su alma, se queda con la Tierra. Así, como suena. A partir de aquí, lo que vamos a ver son las tretas, ruines, rastreras y traicioneras que Mefisto, hecho carne y mala baba, va urdiendo para fastidiar la vida del inocentón de Fausto y, de paso, del resto de la humanidad. 

Por eso, se puede decir que la cinta tiene dos partes muy bien diferenciadas. En la primera, vemos cómo el Fausto anciano, débil, atormentado y hecho polvo se las ve y se las desea para tratar de afrontar el mal que asola el planeta, léase la plaga que el Demonio suelta sobre la faz del planeta en forma de peste que no deja títere con cabeza. Me gustan mucho las escenas breves, pero intensas, en las que vemos a toda la gente volverse loca ante el funesto destino que dicha plaga tienen para ellos. Y es que, si estás viendo a un saltimbanqui que, haciendo el pino, se muere porque sí, ya puedes huir; y bien lejos, además. 

Imagen relacionadaEsta primera parte tiene otro momento cumbre y que es necesario comentar, ya que me ha gustado mucho: ese en el que Fausto, hasta el gorro de todo y de una Biblia muy gorda que se ve que no le sirve para nada, decide dejarse tentar por el lado oscuro de la vida y pedir ayuda a… Venga, que te dejo que lo adivines. ¡Sí, al Demonio! Y lo hace de manera muy chula: en un cruce de caminos, invoca tres veces en nombre maldito dentro de un círculo que él mismo hace. Esta escena me parece muy bien llevada y mejor rodada ya que es una de las más inquietantes, por no decir terrorífica de toda la peli. Y es que, después de la invocación, tenemos a Mefisto en persona saludando a Fausto. Y lo hace de muchas formas, en distintos sitios y con esa cara que da miedo. 

El resto supongo que lo conoces: Fausto es tentado y, a cambio de poder para curar, vende su alma al diablo. Lo curioso es que curar, cura de lo lindo pero los seres humanos, tan agradecidos como siempre, le acusan de hacer tratados con el Demonio y se lían a pedradas con el pobre. Anda, eso para que te metas a ayudar a nadie. 

Lo curioso es que, si bien el tema de la invocación y el trato con el Diablo lo conoce todo el mundo, me ha sorprendido ver que este, cuando el tema de la plaga acaba, vuelve a tentar a Fausto de un segundo modo mejor y más divertido: le vuelve joven. Imaginad, pasar de tener este aspecto: 

Resultado de imagen de faust 1926

A tener este otro. 

Imagen relacionada


Vamos, que cuando el amigo Fausto se ve joven, lozano y guapetón, firma lo que haya que firmar y las veces que haga falta. 

Y es aquí donde se puede decir que termina la primera parte de la peli y, para mí, sin duda, la más interesante ya que, a parte de ser la más tétrica, tenebrosa y, a su modo, terrorífica, también es la que desarrolla un impacto visual más directo o, por lo menos, así es como lo he sentido yo. 

Imagen relacionadaDesde este momento, la historia se hace, o se me ha hecho, un pelín más lenta y un poquito menos interesante. Lo que sucede es que, desde este momento, vamos a ser testigos de los devaneos amorosos del joven Fausto, en concreto, con cierta rubia de melena larga llamada Gretchen que va a hacer mella en el corazoncito del filósofo y que, a su vez, va a ser el desencadenante del dramón tan espectacular que vamos a ver hasta que sale eso del “Fin”. En esta segunda parte destaco, por encima de todo, el papel de Mefisto y de cómo, a su modo, es decir, siendo una serpiente vil y traicionera, lo lía todo para consumir a Fausto. Por eso, si hay que matar al hermano de tu novia, se le mata; que hay que coquetear con una señora mayor regalando collares, se coquetea. Y si hay que salir volando en tu capa a modo de alfombra voladora, pues se vuela. Por eso, este segundo fragmento se me ha hecho un pelín más pesado, me resultan un poquito cargantes y, sobre todo, largas, las escenas de tonteo/cortejo que se traen Gretchen y Fausto, lo mismo que la caída en desgracia de ella. Sus momentos de soledad y amargura con el niño, la muerte de este, su condena a la hoguera… todo ello es muy dramático y, por supuesto está muy bien rodado y mejor interpretado pero, repito, se me han hecho unos instantes demasiado pesados. Quizás, después del empuje tan bestial con el que empieza la cinta, entre tanto efecto especial y momentos llamativos, todos estos episodios dramáticos me hayan aburrido un poco. Eso, por supuesto, es mi opinión y, digo yo, también estarán basados en la obra de la cual parten. 

Imagen relacionadaSigo. Algo a destacar, como ya has podido observar, es la espectacularidad que, en determinados momentos, emana de esta peli. Los efectos especiales son muy llamativos y, estoy seguro, en aquella época tuvieron que dejar con la boca abierta a los afortunados que podían ir al cine a deleitarse con semejante espectáculo. Desde luego, aún hoy, no dejan de sorprender. Me gustan mucho el aspecto cósmico y gigantesco que dan al arcángel y al Demonio al principio. Fijaos que los actores están en mitad de unas alas estáticas construidas al margen del vestuario pero que, en conjunto, quedan espectaculares. Las miniaturas, en este sentido, logran una perspectiva asombrosa y, a la vez, realmente tenebrosa. ¿Más? Claro, la ya mencionada escena de invocación en el cruce de caminos es muy intrigante y, como dije antes, roza el cine de terror. Si queréis más efectos, ahí tenéis la firma del contrato y cómo las palabras aparecen surgir de la nada, la escena de vuelo sobre la capa o la aparición “humana” de Mefisto. Repito: todo esto, en 1926. Para quitarse el sombrero, vamos. 

Resultado de imagen de faust 1926 arcangel

Imagen relacionada


¿Y al final? ¿Qué puede contra todo mal, contra todo pecado, contra toda falta? Esa palabra mágica que hace más estragos que mil plaga, que diez mil demonios o que cien mil corazones débiles ante la tentación: amor. No, si ya lo dijeron los Beatles en su momento. 

Resultado de imagen de faust 1926 gretchenLos actores me parecen muy, pero que muy notables. Aquí, a pesar de que hay secundarios, vamos a contar con un terceto protagonista de muchos quilates. Camilla Horn es una Gretchen muy creíble que pasa de ser angelical y pura a una desgraciada de mucho calibre. Muy atentos a las escenas en la nieve con su hijo. Esos ojos transmiten mucho. Gösta Ekman, sin duda, me gusta mucho como Fausto pero, debo admitir que me llama más la atención como anciano que como joven; en el primer caso, me resulta más creíble que en el segundo. De hecho, su maquillaje es tremendo. Y, el mejor, para el final. Lo admito, tengo debilidad por los personajes malos pero es que Emil Jannings como Mefisto se come a todos, no sólo cuando está en plan deidad del mal al comienzo, sino es su papel humano, con ese aspecto maquiavélico de duende vil y traidor que, vestido de negro, orejas puntiagudas al viento y maquillaje y pluma (negra) que le delatan no da lugar a dudas: es malísimo. Fijaos en las expresiones que se pasa poniendo a lo largo de toda la peli. Hay momentos en los que mira enarcando ceja y cerrando un ojo que resultan cómicos pero, al a vez, muy divertidos y no quedan mal en absoluto. 

Resultado de imagen de faust 1926 gretchen

Pues esto ha sido todo. En conjunto me ha gustado bastante y, sin duda, ha entrado a formar parte de mi colección de pelis mudas. Por supuesto que hay otras que me gustan más pero sí, te la recomiendo sin lugar a dudas. Me parece, a pasar que la trama y el interés decaen un poquito (para mí) en el segundo acto, que es toda una lección magistral del arte de contar una historia con unos medios que, ahora, pueden resultar algo precarios pero que, en aquel entonces, no fueron obstáculos para seguir adelante. Quizás, por eso, yo estoy escribiendo esto ahora y tú lo estás leyendo. Recuerda: 1926… 

Anímate y me cuentas. 

Vigilad el cielo.


Imagen relacionada


martes, 25 de septiembre de 2018

Minority report

Minority Report (2002)

Minority report.
2002.
Director: Steven Spielberg.
Guión: Scott Frank, Jon Cohen.

Tom Cruise.
Colin Farrell.
Max Von Sydow.
Jessica Capshaw.
Peter Stormare.


En el futuro, los prepolicías son capaces de detener a un criminal antes de que cometa el crimen gracias a unos mutantes, los precogs. Todo se complica cuando el jefe de los prepolis es acusado de un futuro crimen...


Saludos variados, amigos.

Como me ha dado por revisar los bombazos de allá por los noventa, esta vez os traigo una peli del maestro Spielberg con Tom Cruise como protagonista. Minority Report, por cierto, está basada en un relato de Philip. K. Dick y nos va a ofrecer una historia de ciencia ficción enmarcada en un futuro no muy lejano que, cómo no, presenta una serie de funestos resultados y, encima, te hace pensar.

Estupendo; a favor puedo deciros muchas y muy variadas cosas:

Resultado de imagen de minority report 2002 first scenePara empezar, debo destacar la historia. Ojo y digo esto para que vaya por delante: no he leído la fuente literaria de la que parte pero debo reconocer que la trama que tenemos por delante no solo es muy interesante; además, está contada con la maestría propia de Spielberg cuando le da la gana hacerlo. El hecho que propone no puede ser más alucinante e interesante: que los criminales sean detenidos ANTES de que cometan el crimen. De este modo, no solo se evita la tragedia, sino que está asegurado que el futuro criminal no caiga en la tentación. Por eso, la escena inicial, que es todo un despliegue narrativo y una lección magistral de cómo debe presentarse una peli, me parece perfecta: se evita el asesinato de una mujer por parte de su marido cuando esta decide darse un caprichito con el cachitas guaperas de turno. De este modo no solo se nos introduce en la trama; también conocemos al personaje principal, John Anderton, y cuál es su labor, es decir, un prepoli (nótese que aquí todo es "pre" porque se refiere a cosas que pueden suceder pero que no suceden) Durante los catorce minutos y poco que dura esta presentación conocemos el contexto en el que nos vamos a mover, el cuerpo de prepolicías y a los responsables del cotarro, esto es, los precogs, unos humanos con poderes para ver el futuro siempre y cuando en este pasen cosas malas. Vamos, que no ven el número de la lotería precisamente. Como puedes imaginar, nada más comenzar, el debate está servido siempre y cuando esperes a que termine la peli porque no es plan de que des la murga al personal que tengas sentado al lado tuyo: ¿está bien detener a alguien ANTES de que cometa un delito? Porque, si es así, en realidad, no comete nada...

A partir de este momento, la trama se va a centrar en cómo el amigo John que, repito, es el prota, se ve envuelto en un futuro asesinato y, por tanto, se pasa toda la peli tratando de demostrar su inocencia. De este modo tan sencillo, el guión que nos resta, más que una historia de ciencia ficción llena de cosas raras (las hay, pero no muy cantosas), monstruos y elementos cicutrinios raros, es toda una historia policial en la que, a medida que el personaje va descubriendo cosas, se producen una serie de giros argumentases que no solo benefician la trama sino que hacen que el espectador no piense ni una sola vez en mirar el reloj para ver cuánto queda. Spileberg, que cuando le da la real gana, es capaz de ser un maestro en lo que hace, se nota que se lo estaba pasando bomba y nos va a llevar de manera firme y segura a lo largo de una historia donde el entretenimiento está asegurado y en la que no hay ni un punto muerto. 

Resultado de imagen de minority reportLa espectacularidad está asegurada porque una cinta como esta, en un contexto de ciencia ficción, puede dar para mucho. No obstante, y en lugar de apabullar al espectador, vamos a comprobar que todos y cada uno de los elementos fantasiosos están muy bien puestos, no son gratuitos y, lo más importante, ayudan a contar la historia. Los coches, por ejemplo, me encantan, sobre todo, cuando viajan en vertical sobre carreteras verticales. La nave de los prepolis, que tiene un tufo a la Slave-1 de Boba Fett y su papi Jango (me remito a El imperio contraataca y a El ataque de los clones), está muy bien hecha y sale cuando tiene salir. Las persecuciones al estilo de El fugitivo están muy bien resueltas y, aunque sepas que Tom-Tom (yo le llamo así porque no puedo evitarlo y, además, me cae gordo) va a salir airoso, no dejan de resultar interesantes. Aún así, me gustaría destacar un par de momentos que, quizás, no sean de una espectacularidad infinita pero que, tal como yo los veo en la pantalla, hacen entender que el director de este meollo es el mismo tipo tras las cámaras de Indiana Jones (TODAS, y que viva la cuarta parte)Tiburón o Encuentros en la tercera fase. Son esos momentitos que, como por arte de magia, te clavan en la butaca a la vez que hacen lo mismo con los ojos sobre la pantalla. Ahí tenemos la conversación entre Anderton y Witwer, cada uno en un extremo de la pantalla, con otro agente en mitad de espaldas al espectador o la escenita de las arañas (cada inquilino es un mundo) Pero, aparte de estas, las que más me gustan son las escenas tranquilitas que tan bien se le dan a Spielberg donde hay mucho diálogo, muchos planos y más interés: ahí están las conversaciones que Anderton tiene con el cirujano constipado que le saca los ojos (no es lo que parece) o con la doctora Hineman. Quizás, en manos de otro, hubieran sido parones; Spielberg se recrea en ellas.


Resultado de imagen de minority report

Resultado de imagen de minority report 2002 cars

¿Más? Claro; un detalle fundamental que en todas las pelis del colega Steven es fundamental: la música. Cómo no, John Williams con la batuta. Y, como siempre, estupendo. Puede que no tenga melodías como otros trabajos suyos pero sus notas acompañan a las imágenes de manera soberbia.

Los personajes están muy bien presentados y, por suerte, se muestran muy humanos hasta tal punto que uno llega a identificarse con ellos. Sin duda, esto está muy bien aplicado al de John Anderton que, en lugar de ser el típico héroe que viene a resolver todo, las pasa canutas y, para más inri, tiene el tema de la desaparición de su hijo.

Resultado de imagen de minority report 2002Y, ¿qué tal los actores? Bueno, esta es una película de Tom Cruise y con eso se dice todo. Dicho de otra forma, el colega chupa cámara todo lo que puede y más y, además, le gusta, le encanta, lo adora y le apasiona ser adorado como si el tiempo no pasase, como si no hubiera más actores en el mundo y como si este no importara un comino porque solo él es lo que merece la pena.  El resto del elenco pasa y adiós muy buenas porque, donde esté Tom, que se quiten los demás. Colin Farrell, que sale aquí aunque sea secundario, está bastante decente y, por supuesto, Max Von Sydow despliega una experiencia y naturalidad aplastantes.


Resultado de imagen de minority report 2002 colin

Resultado de imagen de minority report 2002 max von


Resultado de imagen de minority report¿Cosas mejorables? La verdad, creo que pocas pero, por ser un poquito mala baba, voy a señalar dos. Siempre que salen los nombres de Cruise y Spielberg suelo decir lo mismo. Y es que, sabido es por todos que, en una película de Tom Cruise, esta es por, para, en pos de, a favor y todo lo que queráis, de Tom Cruise. Sobreactúa todo lo que puede y mucho más hasta el punto que, a veces, para mí, resulta hasta ridículo y muy indigesto. Mirad cuando, por primera vez, se pone a ver un precrímen. Esos movimientos me parecen muy teatrales o, quizás, le dirigieron así, pero hay algo en él que le delata y se nota que se lo está pasando pipa porque sabe que todo el cine le mira. Siempre he pensado que muchas de sus películas, con otros actores en su lugar, ganarían por el simple hecho de no centrarse única y exclusivamente en él. Y es que el amigo Tom-Tom suele exigir una cláusula en sus contratos donde queda bien claro que su personaje no solo debe de ser el eje de todo, sino que, además, tiene que destacar por encima de los demás de manera clara. Famosa es ya la metedura de pata de La momia, donde el monstruo pasa a segundo término y todo se centra en él en una exigencia por parte del actor que hizo que el guión se cambiara de arriba  a abajo para que Tom-Tom, y no la momia, fuese el prota. De Spielberg, decir que tiene una pasión que roza la paranoia por coger una historia, la que sea, y empaparla con la obsesión que tiene por las relaciones padre-hijo (curioso que no madre-hijo) Ved Encuentros en la tercera fase, Indi 3 y 4 (en la 2 Jones es como un padre para Tapón), La terminal, Atrápame si puedes, Hook, La guerra de los mundos y muchas otras. Lo digo de nuevo: cada cual, si es bueno en su trabajo, suele hacer lo que le da la gana y Spielberg es de los mejores pero no me deja de resultar curioso cómo en todos los guiones mete el tema de la paternidad a calzador.

Bueno, pues esto ha sido todo. La vi en su momento y me gustó. La he visto un montón de veces y me sigue gustando. Si es o no fiel al texto original no lo sé y, la verdad, no me interesa. Lo que sí me gusta es que, por delante, hay una peli muy bien llevada, estupendamente dirigida y narrada con oficio que no deja de entretenerme a pesar del paso de los años. Y eso, amigos, es lo que más me importa. ¿La recomiendo? Pues claro que sí.

Aunque salga Tom Cruise.

Vigilad el cielo.

Resultado de imagen de minority report 2002 son

domingo, 9 de septiembre de 2018

Los Increíbles 2

Samuel L. Jackson, Holly Hunter, Craig T. Nelson, Brad Bird, Sarah Vowell, Eli Fucile, and Huck Milner in Incredibles 2 (2018)
Los Increíbles 2.
Incredibles 2.
Director: Brad Bird.
Guión:  Brad Bird.

Craig T. Nelson.
Holly Hunter.
Sarah Vowell.
Huck Milner.
Catherine Keener.
Bob Odenkirk.
Eli Fucile.
Samuel L. Jackson.

La familia Purr, alias Los Increíbles, reciben una oferta de los hermanos Deavor para restituir la credibilidad de los superhéroes...


¡Hola!

Estaba más que cantado que los Increíbles, esa familia de superhéroes que vivían o trataban de vivir en el anonimato, tendría que tener, por fuerza, una continuación. Lo curioso es que, al contrario de lo que todo el mundo suponía (y muchos querían), la secuela se ha hecho esperar. Y mucho. Nada menos que catorce años. Sí, se hablaba de una continuación pero, entre unas y otras, la cosa se ha prolongado. Menos mal que, como aquel que dice, todo llega.
Pues bien; vamos allá.

Resultado de imagen de the incredibles 2Lo primero por lo que destaca la peli es que los años que ha tardado la secuela en llegar importan un pimiento. Tanto que esta nueva entrega empieza justo en el momento en el que la otra acaba. ¿Recuerdas que la primera cinta termina cuando un villano, el Socavador, surge del suelo listo para fastidiar? Eso hace que Bob, Helen y demás familia se preparen para la batalla, dando a entender que vuelven a su estatus de superhéroes. Pues bien, como ya he dicho, esta nueva entrega empieza ahí, en una escena trepidante que nos deja muy claro que la familia está en plena forma cuando salvan al ayuntamiento de ser destrozado. 

Después de esta escena inicial (soberbia, como ya he dicho) la película no tarda mucho en plantearse cuando surgen las figuras de Winston y Evelyn Deavor, proponiendo a Bob y Helen la posibilidad de hacer que los superhéroes vuelvan a ser legales. Y es aquí donde la película gana muchos puntos porque se puede decir que la trama se divide en dos.

Resultado de imagen de the incredibles 2La primera es la más evidente y la más superheróica. Deavor propone a Elastigirl como cabeza visible para que lleve a cabo misiones que hagan que el público recupere la confianza en los tipos (y tipas) con poderes tratando de demostrar que no tienen por qué destrozarlo todo. Es la trama más aventurera y donde la acción es más evidente, no solo por las aventuras de Elastigirl, sino porque, en mitad de todo, surge un supervillano, Rapta-Pantallas, que va a poner las cosas pero que muy difíciles a Helen. Durante esta parte del guión, este se va a encargar de que Elastigirl luzca con todo su esplendor y, además, se lleva a cabo una vertiente detectivesca que viene muy bien a la cinta. En esta sección, las escenas de acción, como  las del monorail, son increíbles (nunca mejor dicho) Con todo, la parte de acción se ve complementada por la de la investigación que se lleva a cabo para saber quién demonios es Rapta-Pantallas mostrando así un equilibrio que viene muy bien a la peli.


Resultado de imagen de the incredibles 2


Resultado de imagen de the incredibles 2La segunda trama es las más cómica porque, si te has fijado, lo que te he contado hasta ahora tiene mucho de peli de acción dirigida a un público más adulto que otra cosa. En este caso, los momentos más ligeros (por decirlo de algún modo) son los que protagoniza Bob tratando de cuidar de sus hijos, sobre todo de Jack-Jack. Porque, sí amigos, Elastigirl se va a trabajar y Bob se queda en casa siendo eso, un amo de casa a su modo. Lo que al pobre hombre le parecía fácil al principio se le complica pero que mucho y descubre que es más fácil enfrentarse a supervillanos que hacer una estupidez de problema de matemáticas que a Dash le han mandado en el odioso colegio. Esta es la parte de humor más "blandito" ya que el tipo, todo hay que decirlo, da mucho juego y es muy divertido verle con ese aspecto que tiene (más musculoso que en la anterior peli) vérselas y deseárselas con las tareas del hogar. Por suerte, la inclusión, de nuevo, del personaje de Edna, la modista enana y gafotas, ayuda a que la cosa avance y, de paso, a acentuar el tono divertido del guión, lo mismo que las andanzas amorosas, con borradas de memoria incluida, de Violeta y el chico de su clase. 


Resultado de imagen de the incredibles 2 bob and jack jack


Resultado de imagen de the incredibles 2Es, como puedes notar, el contrapunto a toda la parte de acción, saltos e investigación que se lleva a cabo en la trama principal. El resultado de unir estas dos partes es una historia muy amena y divertida que, además, está muy bien contada y, sobre todo, no tiene vacíos en el guión ni parones de ningún tipo. Además, sí hay una cosa que me gustaría destacar como gran punto a favor de esta secuela. Y es que, si bien el tema familiar es importante (de no serlo, me parecería una estupidez, ya que hablamos de una familia de superhéroes), la cosa ni es tan evidente, ni canta por hortera. Si lees la reseña de la primera película, podrás comprobar que, en las cosas que no me gustaron mucho, nombré que, al final, el conjunto me patina por ñoño cuando se ponen un plan "no quiero perderme a mi familia" y cosas pro el estilo. Aquí, al menos me da a mí, lo han sabido llevar mejor y, sobre todo, de manera mucho más amena.

Resultado de imagen de the incredibles 2¿Más cosas a favor? Varias. La anterior película ya me pareció una maravilla de la animación pero es que, en esta, la cosa ha avanzado una barbaridad, porque el tiempo que ha pasado y los avances en pelis de animación deben notarse por fuerza. La animación aquí es tremenda (si te fijas, la tripa de la gente se mueve al respirar mientras hablan) y, sobre todo, el tema de texturas y aspecto de los personajes es espectacular. Destaco, entre otras cosas, el aspecto de Bob cuando está al límite con Jack-Jack. Los ojos, la expresión, el pelo y la barba de tres días resultan tremendos. Y, hablando de pelos, otra de las cosas que también señalé en la reseña de la primera entrega es que los cabellos me parecían un poco artificiales, en especial, el de Helen, que me recordaba al pelo de las muñecas de hace años. Aquí todo eso es historia.


Resultado de imagen de the incredibles 2 bob and jack jack


Resultado de imagen de the incredibles 2Los personajes, como no puede ser de otra forma, están muy bien definidos y mostrados. Bob, Helen y Dash se muestran como ya conocíamos, pero es genial ver a Elastigirl luciéndose a tope. Violeta copa más atención y me resulta muy graciosa cuando se enfada. Jack-Jack, como no podía ser menos, se luce a gusto. Winston y Evelyn Deavor también están muy bien, haciendo que te cuestiones sus intenciones durante una buena parte de la proyección. 

Pues esto ha sido todo. Una secuela muy, pero que muy bien llevada que no solo hace justica a la original de la que parte, sino que la supera. Han sido catorce años pero ha merecido la pena porque, no solo se lo han currado bien, sino que, también, han sabido hacer avanzar a los personajes y a las situaciones de los mismos ya que, al final (ojo, spolier) los superhéroes vuelven a la normalidad y nos dejamos de restricciones y prohibiciones. Eso quiere decir que, por delante, tenemos un sinfín de aventuras y posibilidades que, espero, sean explotadas al máximo. Si se lo montan bien, será, como no puede ser de otra forma, increíble.

Una cosita a modo de consejo. Sí, es una peli de animación. Sí, hay niños de por medio... pero eso no quiere decir que sea una peli para niños exclusivamente. Ten en cuenta que dura más de dos horas y eso no lo aguantan todos los nenes. Eso sí, está tan bien hecha que los niños se fijarán en unas cosas y los adultos en otras. y ambos bandos disfrutarán que no veas.

Por cierto, ¿qué opinas de que Elastigirl vaya a trabajar y Bob se quede en casa a sufrir? ¿Cliché de de los gordos? ¿Feminismo cantado y forzado? ¿Justificación para una buena ración de gags? ¿Nada de lo anterior?

Y una cosita más. Si algún responsable de Disney o Pixar lee esto (cosa que dudo), por favor, NO tardéis otros catorce años en la tercera parte.

Vigilad el cielo.


Resultado de imagen de the incredibles 2 bob and jack jack