viernes, 30 de octubre de 2020

Enola Holmes



Enola Holmes.
2020.
Director: Harry Bradbeer.
Guión: Jack Thorne.

Millie Bobby Brown.
Henry Cavill.
Sam Claflin.
Louis Partridge.
Helena Bonham Carter.


Enola Holmes, hermana de Sherlock, decide ir en busca de su madre, que ha desaparecido de manera muy extraña...

En unos tiempos en los que las ideas en Hollywood están un poco secas, hay dos opciones: o te devanas los sesos en busca de ideas originales o te pones a buscar en otros medios historias potenciales con vistas a convertirlas en películas taquilleras.


Pues bien, Enola Holmes no es un producto original; en realidad es una serie de libros escritos por Nancy Springer y dirigidos al público joven. Narran las aventuras de la hermana menor de Sherlock Homes lo cual los hace idóneos para ser llevados a la gran pantalla por dos razones: personaje femenino fuerte y su relación con un clásico como Holmes.


La historia no puede ser más sencilla: la madre de Enola desaparece y esta se salta todas las convenciones de la época para buscar y resolver el misterio. Más fácil imposible. Añadid una potencial historia o tonteo amoroso entre dos adolescentes y el caramelo es demasiado sabroso como para que los ejecutivos de Hollywood lo dejen pasar. 




Lo simple de la historia se va a dejar ver a lo largo de toda la trama. No hay momentos espectaculares, ni explosiones brutales ni seres extraños robando protagonismo a nadie. Y esa es precisamente una de las mayores gracias de la peli porque te hace ver que estás viendo una cinta un poco a la antigua, con unos personajes bien definidos que pasan por una serie de aventuras para poder rematar la película. Por eso, la cinta es, en realidad, la consecución de una serie de aventuras o momentos más o menos peliagudos por los que tiene que pasar la joven Enola y cómo se las apaña para sortearlos. Porque por encima de todo, no lo olvidemos, esta es una película de aventuras destinadas a un público joven que puede ser vista y disfrutada, sin ningún tipo de problemas, por los adultos.





Otra de las cosas por las que destaco la cinta, y es algo que está muy bien llevado, es la ambientación. La Inglaterra de la época está muy bien mostrada en lo que se refiere a decorados, calles, casas, casuchas o vestuarios. Se nota que han tenido presupuesto y lo han utilizado bien. Eso da un toque de realismo a la cinta que le viene muy bien y queda muy convincente.




Los personajes, como dije antes, son trasparentes, claros y diáfanos y dan exactamente lo que se espera de ellos. Enola es valiente, decidida, no tiene miedo a nada  y es digna hermana de su hermano Sherlock. Y, lo que es más importante, no se atraganta, ni es pedante ni cae gorda por estúpida. Sherlock, a pesar de que se da a entender que está más. o menos al comienzo de su carrera, es Sherlock y con eso se dice todo. En cuanto a Mycroft es el contrapunto pedante y estúpido que viene bien a la historia y que hace, entre otras cosas, que Enola sea como es. El joven Tewksbury es el complemento amoroso que toda buena historia de adolescentes debe tener.






Y, si los personajes están bien mostrados, igual, o mejor, están los actores. No te dejes engañar porque el nombre de Henry Cavill ande por aquí ( que es lo que vendieron al principio) Este espectáculo es por y para lucimiento (y lo consigue) de Millie Bobby Brown. Vale es la (ya) no tan niña de Stranger Things. Y la chica lo borda. Resulta divertida, cae bien y, sobre todo, natural, lo que propicia el comentario que dice antes: cuando hay personaje joven de prota, muchas veces, acaba siendo indigesto. Además, queda muy bien esos guiños que hace dirigiéndose directamente al espectador. Pues bien, aquí no es así. Superm... que diga, Henry Cavill sale poquito pero queda muy bien como Sherlock porque este hombre queda bien en todo. Sí, está cuadrado, tiene mucho porte y, cuando camina, uno mira buscando la capa. Quizás es una imagen completamente distinta al Sherlock Holmes que tenemos en mente pero, para mí, lo hace muy bien.  Sam Claflin como Mycroft lo clava: resulta tan estúpido como pedante. En cuanto a Helena Bonham Carter sale poco y, por una vez, tiene un papel que, aunque peculiar, no le hace resultar estrambótica. Louis Partridge es quien menos se luce porque su papel es, como apunté, el reclamo amoroso a Enola. 


Pues esto ha sido todo. La verdad, me ha gustado porque todo el conjunto tiene ese aire simple, sencillo y da lo que ofrece: una historia de aventuras, salpicada con toquecitos de humor que entretiene sin problemas. Si podéis, vedla; merece la pena y se pasa un buen rato.


Tengo que señalar una curiosidad que me hace mucha gracia. Y es que, a costa de Cavill, leí en un artículo que el problema que tenía la película es que el actor es demasiado guapo para ser Sherlock Holmes.


Señor, Señor...


Vigilad el cielo.