Páginas

martes, 21 de febrero de 2017

sábado, 11 de febrero de 2017

El último hombre sobre la Tierra





El último hombre sobre la Tierra.
(The last man on Earth)
1964.
Director: Ubaldo Ragona,Sidney Salkow
Guión: William F. Leicester, Richard Matheson, Ubaldo Ragona, Furio : Monetti.



Vincent Price.
Franca Bettoia.
Giacomo Rossi Stuart.


El doctor Robert Morgan es el único hombre vivo después de que una plaga asolase el planeta... o eso cree él.


Saludos.

Pregunta sencilla: ¿has oído o visto una historia de un pobre desgraciado que es el único ser humano vivo de la Tierra? 

Fijo que sí. Pues bien, eso se lo debemos a un librito que se llama Soy leyenda, que fue escrito por Richard Matheson y nos cuenta eso, cómo un hombre está más solo que la una y debe sobrevivir bajo ciertas circunstancias. 

La peli que hoy te traigo es especial por varias razones. Yo te daría dos: la historia y el prota, esto es Vincent Price, un tipo que me encanta y con cuyas pelis me lo he pasado bomba (y espero hacerlo en el futuro si servidor está en él) Pero, como siempre hago, voy por partes y empezaré por lo que me ha gustado.


Imagen relacionadaLo primero y fundamental: la historia. Veamos, esta se ha llevado al cine de muchas y muy diversas formas. Hay dos muy famosas. Una, con Charlton Heston y que ya he comentado por aquí y que llamaron El último hombre vivo. La otra, con Will Smith bajo el título Soy leyenda. Ambas comparten mismo argumento e ideas: hombre solo, plaga que que mata a todos y seres contaminados en forma de mutantes feos y capullos. Vale. Pues aquí está el grandísimo acierto de la versión que te traigo hoy porque en ella vemos la historia original del libro. Y es que en este hay un hombre solo... ok, una plaga... ok y la plaga ha convertido a la humanidad en... VAMPIROS. Como lo has leído. En la de Heston y Smith son algo así como mutantes nucleares pero aquí, como en el libro, son vampiros, de esos que repelen el ajo y a los que hay que clavar una estaca en el corazón. Este respeto da a la peli una mezcla entre  futurista y de terror muy conseguido y, sin duda, va a ser uno de los aspectos (entre varios) que se te queden de la cinta. Pero, no te preocupes, que no solo de soledad vive el hombre o la peli. De hecho, cierta esperanza en forma de chucho o de mujer despistada dará (aún) más vida a la peli.

Otro de los aspectos potentes de la peli es la ambientación que predomina a lo largo de todo el metraje y que capta la atención del espectador sin esfuerzo. Las calles se presentan abandonadas y descuidadas. Y llenas de vampiros, unos vivos y otros muertos. De hecho, el prota, Robert, los va recogiendo como trapos usados para quemarlos y dejar que apesten y molesten. Ya sabemos todos que eso de irte a dar un paseo y pisar un muerto (viviente o no) es algo molesto y desagradable. Todo esta derruido, destrozado, y da al conjunto un aire muy triste que viene muy bien a toda la película.

Resultado de imagen de the last man alive 1964La cinta, como dije antes, puede ser considerada como de ciencia ficción o de terror, según te pille. Creo que para ser de 1964 es muy potente, demasiado potente. Los cadáveres en las calles son muy explícitos y los primeros planos, para que todo se vea, abundan sin problemas. Por eso, la película tiene unas cuantas escenas muy atrevidas que me parecen, como poco, curiosas. Por ejemplo, los primeros minutos de metraje, en los que Robert se encuentra con cadáveres a la puerta de su casa y los recoge lo mismo que un empleado del Starbucks los restos de una mesa están muy logrados. Una de las escenas más fuertes me ha parecido esa en la que hay una fosa común espectacular llena de vampiros muertos y que arde y apesta de manera constante, lo mismo que la de la cripta en la que el pobre Robert sale de ver la tumba de su mujer y se encuentra con todos esos seres. Pero no todo tiene que ser truculencia; fijaos en una de las escenas iniciales donde vemos a Robert sonreír mientras abre una botella de licor, pone música relajante... y, de fondo, los vampiros gritan. Muy, muy bueno. 

¿Sigo? Vale. Porque, te puedes preguntar, ¿a qué viene todo esto de la plaga? Pues mira, la cinta tiene un flash-back de gran duración en la que se explica todo. De hecho, se puede decir que la peli tiene tres momentos: uno antes del flash-back, otro el propio flash-back y el que viene después de este. Sencillo pero muy efectivo.

Resultado de imagen de the last man alive 1964¿Y el terror? Bueno, como puedes imaginar, puede pensarse que está centrado en las criaturas vampíricas y, desde cierto punto de vista, es así. Los han pintado torpes (tipo muertos vivientes) pero, también, parlanchines y, además, tienen memoria porque recuerdan. Tienen ciertos trozos de maquillaje en la cara muy conseguidos. Atentos a la escena en la que la mujer de Robert vuelve. Muerta, pero vuelve. No obstante, aquí hay mucho de terror en forma de situaciones angustiosas basadas en la soledad y la desesperación, que son muchas, evitando el efecto casquería que podría haber caído en lo típico y vulgar.



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires
Dicen que el amor dura para siempre... ¿verdad?



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires



Resultado de imagen de the last man alive 1964Paso a los actores o, mejor, al actor. Si te digo que Vincent Price me encanta, creo que sería repetirme pero, como hacerlo me importa poco, lo hago: el tipo me parece que está sublime en la peli y se puede decir que el 90 por ciento de la cinta cae sobre sus hombros. Se muestra abatido, contento, deprimido, esperanzado o medio loco con una facilidad pasmosa. Hay en concreto una escena en la que ve pelis caseras donde empieza riendo por el pasado pero acaba llorando que pone la carne de gallina. Era un actorazo y aquí lo demuestra de manera pasmosa, por eso esta es una peli de vampiros, de terror o de ciencia ficción pero, por encima de todo, una de Vincent Price. Sí, salen Franca Bottoia como Ruth y Giacomo Rossi Stuart haciendo de Ben pero, seamos sinceros, son moscas pequeñitas revoloteando por ahí.

¿Cosas en contra? Bueno, vamos a ver, diré un par. La primera y fundamental: no entiendo por qué, respetando de manera tan acertada el quid de la cita (repito, vampiros y todo lo que estos implican: estacas, ajos, espejos...) se saltan a la torera el final. Aquí lo convierten más en peli de acción pero, bueno, se entiende que es cuestión de las adaptaciones al cine. Curioso que la de Heston hizo lo mismo. Por otro, y esto es más una curiosidad que otra cosa, la versión que yo he visto es una coloreada. Creí que esto ya no se llevaba pero se ve que, de vez en cuando, lo hacen. Vale, ahora el efecto queda mejor, más perfeccionado pero se sigue notando un tono raro y artificial en la piel que no me gusta. Yo la tengo en blanco y negro y eso se nota. Eso sí, lo admito, el color gris en los vampiros queda muy bien.

Hasta aquí escribo hoy. Si puedes, dale una oportunidad. No solo porque la peli está muy bien y es muy entretenida, sino porque lo que vas a ver aquí son vampiros de los de siempre, de los malos y de los que quieren morder, algo que nuestro tiempo parece haber olvidado. Ah, y sale Vincent Price. Con eso te digo todo.

Y, para terminar, un detallito que te importará un comino y que no sale en la peli (se intuye si has leído el libro) pero que quiero compartir contigo. Y es que, ¿te has preguntado por qué narices los vampiros no se reflejan o no se pueden ver en un espejo? Pues bien, en el libro, el prota lo averigua: no es que se derritan, o se debiliten, ni nada de eso. Es porque al verse en el espejo en lo que se han convertido, siente una vergüenza atroz de sí mismos. Chapeau y ahí queda eso...


Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires


sábado, 28 de enero de 2017

20.000 leguas de viaje submarino







20.000 leguas de viaje submarino.
(20.000 legales under the sea)
(1954)
Director: Richard Fleischer.
Guión   : Earl Felton.

Kirk Douglas.
James Mason.
Peter Lorre.
Paul Lukas.


Varios barcos están siendo atacados por una supuesta bestia marina. Una expedición tratará de averiguar qué sucede...



¡Muy buenas!

Hoy le toca el turno a un clásico del cine de aventuras con su componente de fantasía adecuado. Se trata, sin duda, de la adaptación más famosa (y, para mí, mejor) del libro de Julio Verne (que, dicho sea de paso, me encanta) 

Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954 AnnoraxLa película va directa al grano desde la primera escena, algo muy típico en las producciones de la época. A ver, todo el mundo conoce más o menos el libro pero lo bueno es que aquí nos muestran todo como si de una sorpresa se tratase, es decir como si no supiéramos una gaita acerca de la historia. Por eso, usando el recurso de mostrar un libro, lo primero que oímos es una especie de narrador en off que nos explica que puede que haya criaturas marinas para, acto seguido, ver a una misteriosa criatura (marina) en acción, es decir, destrozando barcos. Y parece que tiene luces y. sí, suena como un coche. Y, de ahí, al motivo principal de la peli, es decir, que el profesor Aronnax, del Museo nacional de parís y su sirviente Conseil vayan en busca del monstruo.

Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954Como supongo sabes, en el libro la cosa no acaba ahí y la película es fiel a esta idea, ya que, en cuanto el barco del buen doctor es destruido, comienza el segundo gran asalto de la trama y que es, para este servidor, el plato fuerte de la cinta porque es donde se ralentiza y nos describe a los personajes y situaciones que les rodean con más tranquilidad. Sí, me refiero a la celebérrima historia del Capitán Nemo, ese tipo raro y antisocial que no tiene otra cosa que hacer que construir una máquina acuática gigante para destruir cuantos barcos se le ponen a tiro. Es, aunque parezca un poco raro decirlo, la parte más relajada pero, también la más aventurera. Y eso es porque, a lo largo de lo que queda de metraje, el guión se las va a apañar para mantener la atención del espectador hasta el final sin que se note lo más mínimo. Pero lo que más me gustan de la peli (y me gustan muchas cosas) es el modo en que, alternando situaciones más aventureras con otras más relajadas, se crea el equilibrio perfecto para que el producto sea el colmo del entretenimiento. Ahí tenemos, por ejemplo, las escenas en las que los barcos son destruidos o, una de las más famosas, la del ataque del pulpo, que se combinan de manera magistral con otras más calmadas, como la de la comida que Nemo ofrece a sus nuevos invitados-prisioneros y donde la película nos explica mucho de los personajes. Tampoco hay que olvidar las excursiones submarinas que aprovecha el guión para mayor lucimiento de la cinta. Pero, sobretodo, descubriremos la verdadera motivación de Nemo: la venganza porque una vez fue esclavo y, además, no quiere que el mundo muera cada vez más a base de guerras y más guerras. Es, en definitiva, una historia muy entretenida, emocionante y, sobre todo, muy, pero que muy bien contada. Dicho de otra forma, una cinta de las de antes.


Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954


Los personajes están presentados desde la primera escena y esto no es un modo de hablar. Ned sale con esas chicas del principio y ya se le ve un bocazas descomunal. Lo mismo ocurre con el profesor y Conseil, que, desde el comienzo, pintan como académico y sirviente respectivamente. Pero, sin duda, mi favorito es Nemo, por lo estirado y misterioso que resulta además, de cruel, porque el colega no duda en decretar la muerte de quien le de la gana porque se cree algo así como el príncipe de los mares. "No soy lo que se llama un ser civilizado", suelta el tipo. Y se queda tan ancho La verdad es que tiene mucho del personaje del libro y, a pesar de que el metraje de la peli no es muy largo, sí le sacan todo el jugo que pueden. 

Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954Los actores se mueven como pez en el agua (agua comparación que se me acaba de ocurrir, teniendo en cuenta la naturaleza de la cinta que hoy comento) y eso se nota. Kirk Douglas... Qué puedo decir de este señor, uno de mis actores favoritos con una presencia ante la cámara tremenda. Es el Ned perfecto: graciosillo, valiente, siempre buscando líos  y bocazas como él solo. Y, si el tipo debe marcare una cancioncita, pues se la marca y listos. Tremendo. Paul Lukas es un muy buen profesor Aronnax y queda clavado como académico que destila educación y corrección por los cuatro costados. Peter Lorre, con esa cara que Dios le dio, lo borda como el servil Conseil y, de verdad, parece más un perrito faldero que un criado pero, supongo, el guión lo describía así. Y, cómo no, otro de los grandes para terminar este apartado: James Mason, actorazo donde los haya y que nos regala un Nemo que se columpia entre algo tan humano como la venganza, con esa apariencia fría que se obstina en mostrar el personaje, y  el remordimiento porque sabe que, a fin de cuentas, mata a personas (ahí está la escena en la que toca el órgano consumido por sus sentimientos) Lo dicho, actores idóneos para sus papeles y que, por lo menos a mí, me encantan lo que hacen. 


Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954

Otro de los platos fuertes son los efectos  especiales, que los tiene, no te dejes engañar por el año de la cinta. Tanto fue así que, por la escena del pulpo, se llevaron el Óscar. Aún así, las tomas submarinas, los ataques de tiburones varios o todo lo que se refiere a las escenas con agua incluida están muy, pero que muy bien y se ven con mucho agrado. Hoy, la mayoría, serían realizadas por orenador y con muchas pantallas verdes o azules o del color que sea. Dicho de otra forma: lo que vemos es lo que había y eso da un toque de veracidad y de encanto que muchas mega producciones de hoy no tienen. Ojo, que es mi opinión...



Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954


En cuanto a lo que no me gusta mucho, y esto es un modo muy serio de referirse a ellas, creo que podría añadir un par de cositas. Por ejemplo, el toque Disney se nota mucho: en la canción de Ned, la presencia de la foca Esmeralda... No es que me moleste (de hecho, ni siquiera es algo que me afecte mientras veo la peli) pero sí es cierto que está ahí. Por otro lado, siempre he tenido la sensación de que el Nautilus, que se supone enorme, me resulta muy pequeño. Cosas de las maquetas de la época. 


Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954

Hasta aquí escribo hoy. Ya lo dije antes: la peli me encanta. Pura aventura, pura emoción y pura diversión, una de esas películas que te hacen pensar lo grande que fue una vez el cine. Si puedes y tienes tiempo, no lo dudes y dale una oportunidad. Estoy seguro de que la disfrutarás sin problema.

Vigilad el cielo.


Resultado de imagen de 20.000 leagues under the sea 1954



sábado, 14 de enero de 2017

La visita





La visita.
(The visit)
(2015)
Director: M. Night Shyamalan.
Guión   : M. Night Shyamalan.



Olivia DeJonge.
Ed Oxenbould.
Deanna Dunagan.
Peter McRobbie.


Unos niños vana a visitar a sus abuelos los que no conocen. Muy pronto el comportamiento d los adultos resulta muy sospechoso...



Todos adoramos a nuestros abuelos, ¿verdad? La historia del cine y de la tele nos han dado abuelos candorosos a patadas: el de Heidy, el que salía en los Fraggel, Abraham Simpson, el de la familia Monster, Papá Pitufo (este era padre, abuelo, tatarabuelo...) Bueno, pues esta peli nos viene a echar por tierra esa idea y, de paso, a su modo, intentar asustarte lo más posible. No hay que olvidar una cosa: el director y guionista es M. Night Shyamalan, el mismo tipo que rompió esquemas con El sexto sentido y al que le mola eso de tener a la gente en vilo.


Vale, esto os puedo decir...



La película comienza presentando a los personajes desde la primera escena. Hay una madre y dos niños que me resultan vomitivos. Tyler es el menor, egocéntrico e idiota que no hace más que llamar la atención y Becca la hermana mayor repelente que no tiene otra cosa que hacer que grabar todo con una cámara. La premisa viene sola: van a ver a sus abuelos a los que no conocen porque la madre de ambos se fue de casa a los diecinueve años. Ya está la trama de la peli porque, como es evidente, algo raro pasa con los yayos.


Los conocemos. Parecen unos vejetes normales y corrientes y todo parece genial: hacen bollos, desayunos a lo bestia... todo va estupendamente hasta que la abuela, que se ve que no tiene sueño, se dedica a pasearse por la casa en mitad de la noche soltando unas arcadas bestiales. Nada. ¿Quién no ha visto algo así alguna vez?


Los niños, que a cada escena son más repelentes, siguen con la camarita y graban todo, incluso cuando se meten en la parte baja de la casa. La abuela, muy maja ella, les pega un susto de muerte. ¿Qué abuela no hace eso con sus nietos? Es lo más normal, claro.


Tyler, que me cae fatal, sigue grabando. Si ves los pañales de tu abuelo amontonados en un granero, o sales pitando o te da el patatus. Desgraciadamente, Tyler hace lo primero. Vaya, el pobre hombre tiene incontinencia. Y del tamaño del Titanic como poco.


Ya a estas alturas de la peli, sabes que algo raro vasa con los
abuelos. Por eso, el guión se va a dedicar a presentarte un especial de "festival de los yayos" en los que van a hacer cosas muy esperpénticas y que te confirman que, si esto sigue así, algo gordo se prepara. Por eso, el abuelo se lía a tortas con uno en la calle, la abuela araña paredes desnuda por la noche, pide a su nieta que se meta en el horno o le dan espasmos cuando habla de la madre. Algunos de estos momentos están muy conseguidos y se ve que el dire sabe lo que hace y tiene experiencia con la cámara. Sin duda, me quedo con el primer plano de la abuela cuando se levanta en mitad de la noche y ve la cámara de los espabilados de los nietos. Lo ves venir y sabes que va a pasar pero, aún así, a mi me ha producido esa sensación que se puede llamar "bote en el sofá" que es producto de la tensión (muy bien llevada) que se respira desde que los mocosos llegan a la granja de los abuelos.

Y todo esto... ¿qué significa? Pues, cuando pase como una hora y catorce minutos lo podrás entender. Porque, si conoces ya las pelis del amigo Shyamalan sabes que este hombre tiene una especie de obsesión rara con eso de dar sorpresas que le den la vuelta a todo el asunto, cosa que le salió redonda con El sexto sentido. En esta cinta, el tipo se esfuerza por hacer que vayas por un derrotero y luego hacerte ver que estabas equivocado. Bueno, la verdad es que el giro de los acontecimientos me ha parecido curioso. Supongo que eso ya depende del gusto personal de cada uno.

En cuanto a mi opinión sobre los actores creo que cumplen. Unos mejor que otros, claro. Los dos chicos, Olivia DeJonge y Ed Oxenbould me parecen los más flojos y forzados. Supongo que es lo que tiene el no tener mucha experiencia. Peter McRobbie queda bastante correcto. Pero, la mejor, sin duda para mí, es Deanna Dunagan, que queda perfecta como anciana psicópata y asquerosa con su toque de bruja. Sus primeros planos son impresionantes.








¿Cosas que no me han gustado? Varias.

Los niños. Forzados en extremo. Cursis, repelentes, relamidos y pedantes. Sobre todo Tyler. Cuando se pone a rapear, sacar la lengua o a hacer el idiota delante de la cámara me dan ganas de que se lo carguen o, en su defecto, que le estampen un pañal en la cara. Con respecto a Becca, sus dotes de hermana mayor sabionda y hortera (cuando se pone en plan dramática) no me convencen. Estos detalles, con el doblaje forzado de las voces, se multiplican por mil. Creo que tanto festival delante de la cámara resulta muy pesado y hasta un pelín ridículo y eso del efecto documental está ya un poquito pasado de moda. Con La bruja de Blair la cosa impactó; ahora ya huele.

Y, hablando de impactar, Shyamalan está obsesionado con el tema
de la sorpresa final en sus películas y, desde que la cosa le salió muy bien en El sexto sentido, parece que cualquier excusa es buena para hacer una peli y colocar el giro inesperado. Esta visita que hoy os comento no es una excepción pero la impresión que me da es que se centra mucho en dicha sorpresa descuidando  un poquito lo demás. Es mi impresión, por supuesto. Repito que en la peli de Bruce Willis la cosa le salió niquelada pero eso no quiere decir que tenga repetir siempre la carambola. Ahí queda eso...

Por otro lado, es cierto que las situaciones de terror quedan bien y, bien mirado, no hay ni maquillaje, ni efectos raros ni nada por el estilo pero, también es verdad que, en su conjunto, la cosa queda un porquito teatral. Dicho de otra forma: puedes estar chiflado pero no por ello ser un teatrero  delante de una cámara (a la abuela me remito)

No me extiendo más. Pasé de ella en el cine y la he visto ya en casita. No creo que sea una peli para pagar una entrada; me ha mantenido entretenido sin más. Cierto que las hay mucho peores pero, sin duda, infinitamente mejores. Si quieres pasar un ratito, ahí la tienes.

Vigilad el cielo.




domingo, 1 de enero de 2017

Rogue One: Una historia de Star Wars




Rogue One: una historia de Star Wars.
(Rogue One)
(2016)
Director: Gareth Edwards.
Guión   : Chris Weitz, Tony Gilroy, John Knoll, Gary Whitta.

Felicity Jones.
Diego Luna.
Ben Mendelssohn.
Mads Mikkelsen.
Alan Tudyk.
Donnie Yen.
Wen Jiang.
Riz Ahmed.


El Imperio está a punto de finalizar un arma definitiva: la Estrella de la Muerte, capaz de destruir planetas enteros. Los rebeldes intentarán robar los planos para buscar un punto débil en la estación de combate...


¡Buenas!


Al fin la he visto. 



Debo reconocer que, tras el amargo sabor de boca que me dejó el Episodio VII, la idea de ver un spin-off de La guerra de las galaxias era algo que, en primer lugar, me dejaba frío y, en segundo, no me atraía demasiado. No obstante, poco a poco, la ganas y, sobre todo, la curiosidad, han ido volviendo y, por fin, he decidido dar el paso.


Antes de empezar, vamos a ver si dejamos las cosas claras: EN ESTA ENTRADA HAY SPOLIERS. No es por mala idea, en absoluto. Es que creo que es imposible comentar algo si no se incluyen determinadas cosas que pueden destripar ciertas sorpresas si no has visto la peli.


Dicho esto, como siempre hago, vamos allá con las cosas que me han gustado.


Para empezar, la historia. Sí, todos sabemos que esta cinta iba a ir
de cómo los rebeldes se las apañan para conseguir los planos de la Estrella de la Muerte para destruirla. Es algo que reina a lo largo de todo el Episodio IV, algo que todos conocemos pero que nunca se nos ha dicho cómo demonios sucedió. Muy bien, aquí tenemos la explicación... y muy bien explicada además. Pero aquí se puede decir que la trama se divide en dos partes. Por un lado, está el hecho de la construcción de la estación espacial en sí, mejor dicho, de la finalización de la misma. Por otro, todo lo que sucede para robar los planos. Centrarse en ambos aspectos  ha sido, desde mi punto de vista, un acierto ya que, en conjunto, es uno de los acontecimientos más atractivos de toda la historia de los rebeldes y el Imperio del que no sabíamos mucho, prácticamente nada. Lo que vamos a ver aquí es cómo, desde el mismo principio (salvando detallitos del genial Episodio II) se lleva a cabo la construcción de la Estrella de la Muerte con todo lo que esto acarrea. A esto hay que añadirle que, al fin, conocemos a los responsables que están implicados y por qué. Creo que en cuestiones de trama en general, la película está muy bien llevada y mantiene el interés de manera muy acertada... salvo cierta cosita que luego explicaré en el apartado de cosas que no me han hecho mucha gracia.




Pero, por encima de todo, hay un detallito que me ha encantado de la cinta y que, depende de cómo te afecte todo el tema de la saga, te va a llegar (o no) de distinta forma. Me explico. Si no has visto nada de las anteriores pelis o eres de los que las viste en su momento o en alguna tarde perdida en la tele puede que ni te hayas dado cuenta. Vamos, que hayas visto este Rogue One y aquí paz y
después gloria. Pero si eres un apasionado (como este que escribe) de este universo, te habrás dado cuenta que esta es una peli de guiños. Guiños muy bien puestos, mostrados y que cumplen a la perfección su cometido, a saber: llegar al corazoncito del fan. Y, más que llegar, lo atraviesan. Ahí tenemos a RA-7, el androide que sale un par de segundos en el episodio IV mientras C3-PO y R2-D2 están en el transporte de los jawas (y que aquí ha debido de gustar cantidad porque sale varias veces, creo que diciendo la misma frase), la aparición esporádica de Cornelius Evanzan y su compinche que vimos en e episodio IV en la cantina y que hizo que Obi Wan se luciera con su espada de luz, Mon Mothma, Bail Organa... Pero hay tres cositas que me han encantado. La primera, vemos dónde vive Darth Vader y el (lamentable) estado en el que lo hace, una escena impresionante que me dejó clavado en la butaca. Pensad que, en el resto de los
episodios, Vader está siempre en alguna nave o en algún planeta masacrando a alguien. Aquí, al fin, vemos dónde reside y descansa. ¿Es Mustafar? A saber. La segunda, la inclusión de personajes clásicos como, por ejemplo, el gobernador Tarkin. Impresionante; se me puso la piel de gallina cuando vi a Peter Cushing de nuevo. La tercera, la que más me ha alucinado, ver a los pilotos originales del episodio IV insertados con total naturalidad y con distintos diálogos. Y ahí va una cuarta de regalo: ver, entre los rebeldes, muchos bigotes, ese maravilloso toque setentero que tiene el episodio IV y que en los demás se fue reduciendo.  Como digo, pequeños detallitos pero tan bien colocados que aciertan de lleno al corazón de fan de la saga sin problemas. 

¿Escenas memorables? A patadas. Toda la batalla final lo es. El momento en el que ese anciano (por cierto, ¿quién es?) va a ver a Vader y este está en el tanque es tremenda, lo mismo que la batalla de la playa. Cerca del final, cuando vemos a Darth vader en todo su esplendor, asesinando a los pobres soldados rebeldes, me parece el colmo de los aciertos y, cuando por fin vemos el interior de la Tantive IV, para qué comentaros. Hay más, pero son cosas que hay que ver en el cine y por uno mismo.








Paso a los efectos. Clavados. Es cierto que aquí hay mucho CGI
(no puede ser de otro modo) pero, también, se las han apañado para usar el disfraz de toda la vida, cosa que se agradece. Los planetas, la Estrella de la Muerte en todo su esplendor, tan nuevecita y redondita y tan enorme... todo está perfecto. El tema de las naves y sus vuelos, los rayos láser, las explosiones y las criaturas raras cumplen el nivel que se espera de ellos. Pero, por encima de todo está el tema (por si no lo has leído antes, SPOILER) de la inclusión de personajes clásicos de manera digital. Muy, pero que muy bien hechos. Tarkin da escalofríos y, aunque evidentemente se nota que estamos viendo algo generado en la pantalla de un ordenador, la verdad es que tiene mucha vida y se lo han trabajado muy bien, lo mismo que ocurre con la princesa Leia y que casi hace que se me salten las lágrimas de la emoción por motivos que todos conocemos. Vamos, en general, hablando de efectos, de diez o, mejor, de pura, simple y llana matrícula.

Los personajes cumplen y, como suele ocurrir con las buenas pelis de Star Wars, están muy bien definidos y sabes perfectamente lo que puedes esperar de ellos. Jyn Erso está claro que va a ser la heroína rebelde, lo mismo que Cassian Andor el compañero perfecto para ella. Orson Krennic es un personaje que me ha encantado y que, dicho de paso, aunque esto importe un comino, con esa capa me recuerda al Magneto de X Men. Chirrut Îmwe, Baze Malbus, Saw Gerrera, K-2SO (el robot enorme) o Bodhi Rook lo que hacen es complementar a esos dos principales y, como tales, se les usa (luego hablaré de ellos) Por su parte, Galen Erso es un buen personaje que, además de ser la clave para explicar muchas cosas, aporta cierto factor humano. Por supuesto, aunque me repita más que un cromo, grandísimo acierto utilizar a Vader, Tarkin, Organa, Monthma o Dodonna para recordarnos que estamos en un episodio intermedio previo a uno mayor.


¿Y los actores? Pues la verdad es que todos me han parecido 

bastante correctos. Reconozco que Ben Mendelsohn me ha gustado mucho como Krinnic, lo mismo que Mads Mikkelsen haciendo de Galen (el tipo, con esa cara que tiene, parece que siempre tiene que ser el malo) Diego Luna queda bien en el papel de Cassian y su indumentaria me recuerda mucho a la de Han Solo en Hoth. Cosa curiosa, la que más simple me ha parecido es la prota, Felicity Jones. Ojo, que no digo que lo haga mal; es que parece la menos expresiva. Esto, claro, es mi opinión...




Y ahora voy al siguiente paso, es decir, las cosas que no me han gustado mucho. Veamos...

La peli se me ha pasado en un suspiro, lo cual es muy buena señal para este que escribe. No obstante, debo reconocer una cosita: la cinta, como ya he comentado más arriba, tiene dos partes. En la primera hay una presentación de personajes e intenciones de la trama y, en la segunda, todo lo referido al robo de los planos. Vale pues, esa primera parte creo que es demasiado larga. No mala, pero sí larga. Todo lo referido a la infancia de Jyn me vale pero, ¿por qué gastar tantísimo tiempo en presentar a unos personajes que, a fin de cuentas, no dejan de ser secundarios? Y, con respecto a estos, ¿de verdad hacían falta tantos? Quiero decir, al final son prescindibles del todo. Vale, Chirrut nos recuerda que hay restos de la Fuerza pero no más. Me da que tantos y de orígenes tan variados son el resultado del ansia de Disney de mostrar una variedad cultural en los personajes que, como siempre, le queda algo forzada (a todo esto, ¿a santo de qué acentos asiáticos y árabes? Por lo menos, en e doblaje español. ¿No estamos en una galaxia muy, muy lejana?) De hecho, la peli se anima y coge velocidad desde el momento en que Galen cae. Por otro lado, y este es un detalle de tiquismiquis galáctico de proporciones planetarias, si os fijáis, creo que es Malbus el que se carga un AT-AT con una especie de bazuca. Vale, la escena es genial pero, ¿nadie pensó en El Imperio contraataca usar ese bazuca en los Speeders para combatir en Hoth? Lo admito de nuevo: comentario friki y puñetero...

Pues bien, cositas a parte, sí, recomiendo, sin duda, ver esta peli. Muy bien hecha, muy bien llevada, mostrando un respeto bestial hacia la saga original que se palpa en cada minuto de metraje y, a fin de cuentas, ofreciendo un espectáculo muy digno que se traduce en diversión de la sana desde que empieza hasta que termina (y qué bien termina) Me parece muy, pero que muy curioso, y esto lo digo como nota personal, que un spinn-off sea tan superior a un "episodio oficial" de la saga (sí me refiero al VII) Ya pueden espabilar para el VIII para que se dejen de tonterías porque este episodio 3.5, como lo llaman algunos, les ha puesto las cosas muy difíciles y el listón muy alto.

Por cierto, una cosita más. ¿No os habéis preguntado por qué en Una nueva esperanza se habla de los robos de los planos pero NO de quién ha hecho ese robo? Bien, aquí tenéis la explicación.

Vigilad el cielo.