Páginas

domingo, 1 de septiembre de 2013

Ulises 31


Ulises 31 (Ulysse 31)
(1981-1982)

Director: Nagahama Tadao
Guión    : Jean Chalopin, Nina Wolmark 














Ulises y Telémaco deben viajar por el universo del Olimpo hasta encontrar el camino a la Tierra. En el trayecto, deberán pasar por innumerables aventuras… 

Antes de nada, echad un vistazo a esto:


Cualquiera que ahora tenga treinta y muchos o cuarenta y poco recordará esta serie que, lo mismo que muchas de su época, es un clásico dentro del mundo de la animación. Durante 1981 y 1982, cada domingo después del telediario, los niños de la época (y algún adulto en forma de padre que, de paso, se quedaba a verla) teníamos una cita con Ulises, Telémaco, Thais y el robot Nono. ¡Y qué cita! Durante media hora escasa (un poquito menos) pero sublime, nos transportábamos a mundos extraños y desconocidos pero, sobre todo, fascinantes, de la mano de Ulises y sus compañeros. Y, rodeando todo el conjunto, ese sentimiento de maravillosa aventura que hacía que, durante media horita, te olvidaras de los deberes, del odioso cole y, en definitiva, de todo.
Pero Ulises 31 fue, sobre todo, una excelente serie de dibujos que, en opinión de este vigilante del cielo, tiene muchos puntos a favor y todos ellos muy buenos. No en vano, siempre que se hace mención a ella, la palabra “clásico” sale a relucir. Bien, pues… ¡Por la gran galaxia, vamos allá!
Lo primero que destaca es que el conjunto tiene cierto toque manga que no llega a ser tan evidente como, por ejemplo, en Mazinger Z. Eso es porque, en realidad, es franco-japonesa y, producida por Tokyo Movie Shinsha (Japón) y DiC Entertainment (Francia) por lo que bebió de las fuentes que cada país le ofrecía sin decantarse claramente por uno o por otro. Eso hace que, aunque en determinados momentos veamos unos ojos muy bien definidos pero no muy realistas (esos primeros planos de Ulises), no sean los típicos ojazos irreales propios de los mangas. Lo mismo puedo decir de la forma de dibujar las bocas de ciertos personajes (aquí me remito a Telémaco o a Thais) que pueden parecer algo más pequeñas de lo normal pero los dibujos mantienen cierta compostura y dichas partes no se deforman nunca hasta el absurdo.
Pero esta es, por encima de todo, una serie de dibujos a la antigua usanza. Dicho de otro modo, las aventuras de Ulises 31 son (por suerte) pre-ordenador y, por lo tanto, lo que vemos aquí salía de las manos de animadores. La animación que impera a lo largo de los veintiséis capítulos es excelente, mostrando unos personajes ágiles, dinámicos, donde los movimientos de los mismos, así como los de las naves, monstruos y robots variados, están muy conseguidos. A ello debemos de añadir los fondos, cuidados de manera exquisita pare reflejar los extraños mundos que vamos a ver a lo largo del viaje. Ese toque clásico (¿veis como sale la palabrita? Os garantizo que no estaba preparado) de dibujos hechos, entintados y coloreados a mano se nota por los cuatro costados, aportando una naturalidad al conjunto que se te queda y que marca una gran diferencia con muchas de las series de animación de hoy día (Ojo, que esto lo digo sin menospreciar a las modernas. Solo opino que, al menos a mí, me gusta mucho más lo otro)
Por supuesto, el marco en el que se mueven Ulises y compañía es el de la ciencia ficción, ya que esta historia está ambientada en el siglo XXXI. Con todo, se las apañaron para hacer notar ese “toque máquina” que refleja los tiempos futuros pero, a la vez, sin olvidar muchos vestigios del pasado. Por esta razón, entre la maraña de seres y personajes raros que van a desfilar por la serie, vemos largos vestidos que ondean al viento, botas muy familiares, capas, espadas o reyes muy de antaño. El equilibrio entre todo me parece sublime y es uno de tantos puntos a favor de la serie.
Pero, si hay algo que me encanta de Ulises 31, además de todo lo que llevo dicho hasta ahora, es lo bien trabajados que están los argumentos de todos y cada uno de los episodios. En ningún momento se toma a los niños por idiotas (cosa que ocurre mucho en los últimos tiempos) pero eso no implica que las tramas fuesen ridículas, infantiles o facilonas. Todo lo contrario. Dad un vistazo por encima al análisis que hago de los capítulos a continuación y podréis entender lo que digo. El hilo argumental estaba muy bien trazado en todos ellos, con una presentación  no muy larga, un buen desarrollo y un final que no siempre tenía que ser agradable. Esto hacía que la serie pudiera ser disfrutada tanto por los pequeños (porque nos alucinaba ver naves, luchas o seres extraños. Y, encima, Ulises tenía una pistola que era un híbrido con un sable de luz…) sino, también, por los adultos. Además, en muchos momentos, la trama general se asociaba de manera directa con la más clásica de las mitologías griegas, representando dioses y diosas variados adaptados al contexto de ciencia ficción que, al menos a mí, me hacían buscar en libros y diccionarios (eso de Internet era propio de una peli de fantasía loca) para ver cómo eran los verdaderos en los que se basaban. Además, en las historias había acción y aventura, sí pero, también, humor (no mucho. Nono se encargaba de eso, aunque de manera muy somera), drama e incluso muertes. Y, cosa curiosa, por el hecho de ver esto, a los niños de entonces no nos pasaba nada, ni nos traumatizábamos ni nos hemos tenido que convertir en psicópatas. La serie destacaba valores tan básicos como la amistad, la nobleza de espíritu, el respeto, la valentía o el valor del deber bien cumplido. Cosas que, en los tiempos que corren, parecen olvidadas en su mayoría o, en el peor de los casos, cursis y desfasadas (alguien ha debido pensar que es mejor ver a un padre de familia borracho burlándose de un hombre en silla de ruedas) Una pena…
Paso a los personajes. Para mí, al menos, muy acertados. Cosa extraña, siempre me resultó muy curioso (incluso en aquella época) el aspecto de Ulises. Aunque suene raro, para mí, los héroes debían de ser inmaculados. Flash Gordon (otra SERIE. Así, con mayúsculas) tenía el pelo cortito, siempre bien peinado y afeitadito. Lo mismo pasaba a Koji Kabuto (este, por lo menos, lucía melea y patillas alucinantes) a Superman, Luke Skywalker o Fred, el guaperas de Scooby Doo. Pues bien, Ulises me rompía los esquemas: melena al viento que se movía cuando peleaba, flequillo ulta-fashion con la raya al medio y barba espesa. Y, para colmo (esto lo digo desde el máximo de los respetos, por supuesto) me recordaba a Jesucristo con esos ojos tan claros. Quizás por todo ello, entre otras cosas, Ulises era un héroe especial y, desde luego, muy convincente. Ah, y esa pistola-espada laser y el escudo que le surgía de la muñeca era el colmo de lo más. Por no hablar de las ocasiones en las que se ponía un casco que recordaba a un león (Acabo de caer. Yo TENÍA un muñeco de goma no articulado con ese casco) Telémaco siempre me cayó bien porque no era el niño hortera, pedante y ridículo que pudo haber sido. De hecho, es bastante razonable y buen hijo. Eso sí, la diadema que lleva en la cabeza sigue siendo un misterio para mí. Lo  mismo puedo decir de Thais, tan azulita, con ese pelo blanco tan mono y los ojos de gata (“¡Numaios, hermano mío!”) Además, el hecho de que su pobre hermano se pase frito y flotante toda la serie le da un toque dramático que, por suerte, no llega a la ñoñez. Nono, cosa rara, nunca me hizo mucha gracia; incluso de niño recuerdo que me sobraba pero hay que admitir que el robotito gustaba mucho entre los tiernos infantes de la época. Poniéndome nostálgico, aunque esto os importe un pimiento, acabo de recordar que, en la época,  con unos yogures, regalaban uno a modo de premio que movía las piernas. Un niño lo llevó al cole (le considerábamos un privilegiado) y todos, embobados, mirábamos al muñequito caminar. En fin… Pero la riqueza de la serie en cuanto a personajes, radica, sobre todo, en los secundarios y, a veces, malvados que desfilan por ella: dioses, reyezuelos, ancianas brujas, robots, alienígenas… Vamos, una gozada.

Hablando de muñecos, no puedo creer que haya encontrado
una foto del susodicho. ¡ERA ESTE!
 
¿Más? Claro. Otro gran detalle a favor de esta serie es que era un todo unitario, es decir, tenía un planeamiento, un nudo y un final generales. Nada de ser algo que empieza pero no acaba (como hicieron con Dragones y Mazmorras) Desde el primer capítulo se nos deja claro el objetivo de la serie: salir del lío en el que están metidos y volver al hogar (después de ser vapuleados por los dioses del Olimpo) Pues bien, cuando lo consiguen, fin. Nada de alargar las cosas hasta el aburrimiento o de, en el peor caso, no terminarlas. De hecho, bien mirado, desde este punto de vista, es de las pocas que terminaba (Mazinger Z también lo hacía pero, debido a la queja de los padres por la violencia, fue cancelada muy pronto. ¡Qué padres tan majos!)
Y, para finalizar, otra de los grandes aciertos de esta serie, al margen de la original, es el espectacular elenco de actores de doblaje que podemos oír a lo largo de la misma. La lista no tiene desperdicio. Para empezar, contó con Salvador Vidal (Mark Hamill, Harrison Ford, George Clooney, Don Johnson) como Ulises. María Luisa Solá (Carrie Fisher, Kim Basinger) haciendo de Shyrka, Nuria Mediavilla (Winona Ryder, Racherl Weisz, Cameron Diaz, Uma Thurman) fue Thais o Julia Gallego (Mia Farrow o Koji Kabuto en Mazinger Z). ¿Hay más? Claro. De fondo podemos oír a Constantino Romero (Clintg Eastwood, Roger Moore y, sobre todo, Darth Vader) haciendo de Zeus, a Juan Manuel Soriano (Kirk Douglas en Espartaco, Rock Hudson…) o a Pepe Mediavilla (Morgan Freeman) Vamos, un plantel de primera que hacía que escuchar la serie fuera toda una gozada.
Pues esto ha sido todo. Una serie de bandera, de esas que ya no se hacen y que, situada en el contexto en el que se hizo y se emitió, constituye, al menos para mí, todo un clásico de la televisión, aparte de ser un producto cuya calidad es capaz de llegar al Olimpo (galáctico) y más allá, toda una lección de saber hacer y, sobre todo, de saber contar y tratar a la audiencia a la que iba dirigida.
Os dejo un breve comentario de cada capítulo: 

1 - Cíclope

Sabemos que Ulises debe volver a su hogar o Penélope deberá escoger marido. Vemos a Telémaco y Nono, regalo de cumpleaños del niño. Una masa atraviesa la nave y secuestra a Telémaco. Conoce a dos zotranos, Thais y Numaios, víctimas de los adoradores del Cíclope. Acaban con el cíclope y Zeus castiga a Ulises y su tripulación.

Muy buena introducción y presentación de personajes.

2- El planeta perdido

Un satélite de Zotra se aproxima al Odiseus. Sus habitantes están convertidos en estatuas… pero sus sombras corren.

Curioso el monstruo de varias cabezas y el pelo de la bruja, que es muy tópica. Además, el detalle de las sombras corriendo me gusta bastante y me resulta muy original.

3-Hératos

Ulises conoce al ciego Ératos. Tiene la clave para llegar a los cielos galácticos. Pero los dioses quieren que, en realidad, les guía hasta el Cementerio de los despojos.

Un ejemplo de nada de luchas y sí mucha carga emocional.

4- Eolia

El Odiseus se ve arrastrado hacia una extraña construcción. En realidad, todo es un juego macabro de Eolo.

A destacar el combate de ajedrez de Ulises… hasta un pinball gigante. Lo malo es que él es la bola. De nuevo, final dramático. 

5- Sísifo

Sísifo trató de descubrir los secretos de la muerte para vivir eternamente. Por ello, es castigado a trabajos en el desierto Tártaro hasta que alguien le reemplace. Ulises, que pasa por allí, es el candidato. Otro ejemplo de que una historia clásica se pasa por el filtro de meter máquinas. Aquí, unas máquinas enormes fabrican los desperdicios del Olimpo una y otra vez para desesperación de Sísifo. Una muestra de que en esta serie no todos tienen por qué acabar bien.

Sí admito que me parece algo infantil los intentos de Telémaco (vestido de fantasma) por echar a Sísifo de la nave.

6-Las Flores salvajes.

El Odiseus se ve atraído por la masa de un planeta que no tiene indicios de vida. Se trata de una ciudad gigantesca: un planeta hospital. Ulises cree que es el lugar ideal para reanimar a sus compañeros. Allí descubren que sus habitantes descubrieron el modo de utilizar la energía del Olimpo para ayudar a revivir a los que habían perdido la vida. Por eso, los dioses sembraron en el suelo del planeta la semilla destructora de la vida a través de plantas maléficas y destructivas.

7- La insurrección de los compañeros.

Una turbulencia electromagnética revive a la tripulación del Odiseus. Lo malo es que, ahora, son violentos y se hacen con la nave.

Un capítulo muy trepidante y original.

8- La esfinge

El Odiseus se encuentra con unas pirámides y una gigantesca esfinge. Ahí viven la Esfinge y su hija. Tienen preparadas para él unas trampas mortales y acertijos. Ulises pasa la prueba pero la hija de la Esfinge no está dispuesta a dejarlos marchar. Telémaco Y Thais le ayudarán con el misterioso Espejo de la verdad, que muestra la bondad o maldad en el corazón de cada uno.

9- El dios del tiempo

El Odiseus se ve atacado por naves tridentes pero se mete en el reino de Cronos, el rey del tiempo. Allí, el tiempo transcurre con mucha rapidez. Pero Cronos resulta cualquier cosa menos amigo y, además, los compañeros en estado de hibernación, al pasar el tiempo muy rápido, pueden morir de senectud. Cronos quiere recuperar el favor de los dioses entregándoles a Ulises. Este deberá modificar el reloj del tiempo del universo.

Un argumento, sobre todo, original. Curioso el diseño de Cronos, que tiene dos caras: una de anciano y otra más joven.

10- Los lestrígonos

Un extraño planeta atrae al Odiseus. La nave, Ulises y sus amigos son encogidos a un tamaño minúsculo. En el planeta viven los lestrígonos, gobernados por Antípates, que colecciona naves en miniatura.

Capítulo que me recuerda a El increíble hombre menguante, con gato incluido.

Como curiosidad, vemos por primera vez Penélope a través de una grabación que tiene Telémaco.

11- El sillón del olvido

El Odiseus se cruza con un transportador de tridentes teledirigidos. Deciden seguirla. Al hacerlo, penetran en una nueva dimensión. Debe enfrentarse a los peligros que le envían los dioses. Deberá escoger entre dos sillones misteriosos que le harán elegir entre regresar a casa o salvar a su hijo.

12- Los planetas opuestos

Nuestros amigos se encuentran con una nave que data del año 2001 pero que emite una señal de socorro. Hay un tripulante, un hombre de esa época. Pero todo es un engaño de los dioses.

Retoma cosas de la historia de Ulises a través de los planetas gemelos Escila el glacial y Caribdis el ardiente.

13- La laguna de los dobles

Un meteorito se cruza en el camino del Odiseus. Al seguirlo, llegan a un planeta parecido a una gran Laguna. Allí hay unos seres capaces de clonar a nuestros héroes. Pero son seres muy distantes y diferentes.

14- El tesoro de las sirenas

Los protagonistas se encuentran con los restos de una nave que contiene un extraño arca con un cuerpo que tiene un mapa del sistema solar Sirena, donde se encuentra el tesoro del Olimpo: la carta de navegación del Olimpo.

De nuevo se retoma parte del texto clásico y Ulises se ata al mástil. Destaco el diseño del plantea, oscuro y lleno de niebla, así como las sirenas, muy mangas.

15- El segundo arca

Ulises llega a un planeta igual a la Tierra hace 300 millones de años.

Se habla de Incas y su adoración a seres extraterrestres que usaban los dibujos de Nazca para aterrizar así como de un segundo arca de Noé. Vamos, que el argumento está muy currado.

16- La maga Circe

Ulises llega al planeta de Circe, un amaga obsesionada por saber de todo y guardar todos los conocimientos construyendo una torre enorme. Cuando conozca todo el universo, será más poderos que los dioses.

Otra vez, parte del clásico de Homero pero añadiendo el factor tecnológico. De hecho, hasta hay conversión de la tripulación en cerdos. “El poder no puede nada contra la ciencia”, dice Circe. Al final, los dioses destruyen el conocimiento.
17- El laberinto del Minotauro

Ulises debe encontrar a Teseo de las garras del laberinto. Curiosamente, el minotauro es quien puede ayudarle a volver a la Tierra… pero Ulises no lo sabe.

Siguiendo la ruta del capítulo anterior, personajes mitológicos pasado por el filtro de la tecnología. Un capítulo muy interesante.

18- Atlas

El Odiseus se aproxima a los Hielos Galácticos. Allí se encuentra con el nieto de los dioses, Nerus: le pide que robe la piedra de la frente de Atlas que aporta conocimiento infinito… y así regresar a la Tierra.

19- Nereo

El Odiseus se encuentra con Galatea, procedente del planeta Nereópolis. Todo es una trampa y nuestros amigos son capturados. Nereópolis está bajo el control de los hombres tiburón. Todos creen que Nereo el rey está muerto pero no es así. Ulises le ayudará a regresar.

Destaco el modo de representar a los hombres tiburón, escualos puros y duros.

20- El mago negro

Ulises llega a un planeta que tiene un agujero en mitad. Es el hogar del Mago Negro. Este libera a sus compañeros… a cambio de la esclavitud de tres hombres.

El aspecto del mago es muy manga. Más, quizás, que ningún otro personaje de la serie. Atentos al final, muy original.

21- Las revoluciones de Lemnos

En Lemnos, los hombres tienen presas a las mujeres. Ulises se topa con una de ellas que escapaba para pedir ayuda a Tracia.

Ya sólo con leer el argumento, podemos ver la originalidad de la serie y que, desde luego, los capítulos los podían ver niños y adultos.

22- La ciudad de Córtex

Ulises y sus amigos son presa del rey Córtex, rey del planeta de las máquinas.

Capítulo, como todos, original en su planteamiento, si bien tiene un factor más infantil cuando Nono y Nina llevan a cabo su sesión de ligoteo. Eso sí, con su toque dramático al final.

23- Calipso

Ulises acude a la llamada de socorro de Calipso. Todo es una trampa urdida por Zeus para capturarle. Pero algo con lo que Calipso no contaba sucede: se enamora de Ulises.

Calipso me parece muy bien dibujada y estupendamente diseñada. De nuevo, final dramático sin infantilismos de por medio, como debe ser.

24- Ulises encuentra a Ulises

Ulises debe regresar en el tiempo para ayudar a su antepasado Ulises, rey de Ítaca.

No me digáis que el argumento no es sublime. Vemos el futuro mezclado con los griegos del pasado. Se recrea el episodio del arco de Ulises. Lo dicho: buenísimo.

25- Los devoradores de lotos

El Odiseus está dañado. Para ello, deben reponer piezas de un extraño plantea lleno de esmeraldas. Allí conocerán a sus extraños habitantes que suelen tomar una sustancia llamada semilla de loto, que hace olvidar.

26- El reino de Hades

Ulises llega, al fin, a los Hielos Galácticos. Deben aterrizar. Allí conocen a Orfeo, que les pide que le lleven al reino de Hades para reunirse con su amada Eurídice.

Muy buena la escena en la que visitan Hades y ven a sus ciudadanos que, muertos, les dan la espalda aunque la vida les atrae.

Atentos a la referencia del texto literario: se le nombra como “Ulises el de las mil astucias”, referencia clara a la obra de Homero (en la Odisea se le llama “Ulises Laertíada, fecundo en ardides”)

Lo mejor de todo: la serie tiene un final. Y es un final donde las cosas, por suerte, acaba bien.

Tripulante del Odiseus: “¡Viva Ulises y viva la Tierra!

Ulises: “Ha sido un viaje muy extraño”

Telémaco: “¡Un viaje maravilloso!”

Y tanto…


18 comentarios:

  1. Oh, que recuerdos, jaja. Pues fíjate que me ha picado la curiosidad porque creo que aún conservo varios de esos muñecos. Al menos Ulises y Telémaco los tuve. Gracias por recordármelo. Saludos.

    Traffic-Club.
    http://clubcinefilos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Daniel!
    La verdad es que conservaba muy buenos recuerdos de la serie y, cuando la he vuelto a ver, los he confirmado. Todo un espectáculo, y de los bueno.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Daniel, regresé a mi infancia con este post; gracias por el mismo. Yo también creo que tengo algunos de los muñecos guardados ya que coleccionaba estas figuras en mi infancia.
    Saludos, Oz.

    Traffic Club.
    http://el-cine-que-viene.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Bueno, sinceramente el muñequito me dio bastante miedito, deberían haberlo hecho un poquito más gordito o forzudo, bueno, es mi pensamiento. jajjajaja

    como siempre amigo, tus posts son del tipo CRITICO PROFESIONAL, no deberias estar acá, vos tenés que estar en un programa o como panelista televisivo o de radio criticando los ultimos estrenos de las peliculas del cine, porque eres realmente GRANDIOSO.

    un abrazo grande amigo

    adios volvere


    tigrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrra


    traffic-club


    www.tigra-cuentosdehorror.blogspot.com



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tigraaaaaaa!

      La verdad es que sí, el muñeco no se lo trabajaron mucho pero en aquellos tiempos era lo más de lo más. Y, ahí donde lo ves, no estaba nada articulado; era algo así como Mr. fantástico pero en galáctico y futurista. Ay, la infancia...

      Gracias pro tus palabras, amiga. Hacen siga en la brecha publicando y, lo mejor, es leerte por aquí y que te guste.

      ¡Nos vemos muy pronto!

      Eliminar
  5. madre mia que recuerdos en menos de 2 segundos y medio jejejejej

    traffic.club

    http://todo-sobre-el-celuloide.webnode.es/

    ResponderEliminar
  6. Supongo que cuando todos hemos visto el dibujo , no hemos quedado todos flipando, y a mi me han venido bastantes buenos recuerdos, y es que todos eramos uno chipurris, jajaja, que bueno verdad, sin problemas, jajaja, solo mami te pone el bocata nocilla y a ver ULISES, que tiempos amigo, muy buena idea el recordarla Israel, la de veces que he dibujado esta serie, se me da muy bien el dibujo, y desde bien enano ya destacaba en ello, cuando querais os enseño algunos cuartos y habitaciones que he pintado para niño, bueno seguimos que me voy del carril, jejeej, los PHOSkitos en la guarde, en cole, en el instituto , y si me apuras hasta hace poco y tengo 36 años, jeje, todas los cromo de ulices, que daria por haberlos conservado, aún recuerdo parte de la letra de la sintonia de la serie, yo soy nono pequeño robot, jajaja,l bueno tio que me ha encantado y supongo que a muchos recordar esta serie, por cierto no estaría mal una buena adaptación al cine.

    traffic-club

    www.siniestrotecamera37.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Jose!
      Me alegro de tenerte de vuelta.
      Pues sí; Ulises 31 me encantaba y me sigue gustando. Y anda que no me comí Phoskitos... ¡y qué buenos estaban!

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  7. ¡Hola!

    Qué curradísima está la entrada!! Cuentas muchos detalles y eso me gusta. Me ha traído muchos recuedos la serie. Me acuerdo que la veía con mi hermano, sentados en el suelo. Cuando comenzaba la serie cantaba la canción y me ponía de pie de un salto... me resultaba tan emocinante... Tenía una figuirta de Nono, uno de mis personajes favoritos. Me alucinaba todo. La foto del muñeco, qué cachondo! jajajaja. Pelín desproporcionado lo veo! Pero mola mucho. Los Phoskitos... el álbum de cromos... me has hecho volver a mi niñez! Gracias.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esta serie es de mis favoritas. Tenía un toque adulto que la diferenciaba de las demás y Ulises ,me parecía el personaje perfecto: serio, valiente, padre... No me importa decirlo: tengo al serie entera y me lo paso fenomenal con ella. Ah, y recuerdo al muñeco de Nono; un compañerito de clase lo tenía y se le movían las piernas. ¡Era lo más!

      ¡Mil gracias por comentar!

      Eliminar
  8. Qué bueno que tengas la serie, porque eso significa que te dejó huella y revivirla de vez en cuando es genial! Yo alguna vez que otra he visto episodios y no puedo evitar emocionarme. Nono, era simplmente especial. Una pena que ya no tenga la figurita. se me perdieron tantas cosas de esa época, snif! Pero el recuerdo es lo que cuenta. Y sí que era lo más.

    Estoy encantadísima de comentar. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Y fue una huella muy grande la que me dejó. Tanta que, un porrón de años después, estoy tan orgulloso de decir que la tengo y la veo más feliz que una perdiz.

      ¡Encantado de que comentes!

      Eliminar
  9. Son recuerdos preciosos que nos quedarán para siempre. Forma parte de nosotros. Cuando tenga ocasión quiero que mis sobrinos pequeños vean la serie. No sé si les gustará, porque ahora son otros tiempos y una nueva era de dibujos extraños algunos.... se han hecho presentes y lo mismo les parecen aburridos. Pero por intentarlo que no quede.

    ResponderEliminar
  10. Hola... Hace muchísimo tiempo vi esta serie buenisima... Ahora la he vuelto a ver con mi hija, a los peques de hoy les hace falta mucho con las series actuales... Vamos por el capitulo tres y esta encantadisima... Le imprimir el cómic del capitulo de Nereo y lo leyó antes de ver el capitulo... Ahora lo leyes luego de verlo y dice leerlo con la voz de los personajes... Que maravilla... Esta serie tiene de todo... Y forma carácter con sus valores y amistad... La próxima que veremos será: tunder tunder tunder cast ohhhhhhh..jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Luis!

      Pues coincido contigo. Esta serie es mucho más que meros dibujos animados. Puede ser vista y disfrutada tanto por niños como por adultos y, cada uno, extrae cosas distintas. Yo creo que series como esta hoy no se hacen pero, por suerte, podemos recordar a Ulises tantas veces como haga falta.

      ¡Muchas gracias y nos leemos!

      Eliminar