Páginas

domingo, 6 de octubre de 2013

Los Goonies

Los Goonies (The Goonies)
(1985)
Director: Richard Donner
Guión    : Steven Spielberg, Chris Columbus
Sean Astin
Josh Brolin
Jeff Cohen
Corey Feldman
Kerri Green
Martha Plimpton
Ke Huy Quan
Robert Davi

Joe Pantoliano
Anne Ramsey
John Matuszak

Un grupo de amigos, Los Goonies, se embarcan en una aventura para recuperar un tesoro pirata…

Los Goonies es una de esas películas que todos (o casi todos) vimos en nuestra infancia dorada allá por los años ochenta y que, al igual que Los cazafantasmas, Los Gremlins y unas cuantas más, marcaron nuestros años más tiernos. Todos estos títulos (y solo he puesto unos cuantos) se grabaron a fuego en nuestra memoria y nos calaron tan hondo que es inevitable comparar lo que hoy se nos ofrece con los productos que disfrutábamos aquellos días.
La película es una oda a las aventuras de toda la vida, esas en las que pasaban muchas cosas, había tensión, los buenos eran muy buenos y los malos, malísimos. Pero, también fue un producto muy bien planeado y perfectamente elaborado por algunos de los nombres más respetados, influyentes y de más calidad de Hollywood. No hay que olvidar que, tras esta cinta, están Steven Spielberg (por entonces disfrutando de eso de “el rey Midas de Hollywood” en todo su esplendor), Richard Donner dirigiendo (que ya nos había regalado Superman o La Profecía), Chris Columbus y otros socios de Spielberg muy habituales como Kathleenn Kennedy, Frank Marshall o Michael Kahn. Con semejantes elementos en funcionamiento y perfecta coordinación y armonía no se podía fallar. Y, claro está, no lo hicieron.


La película tiene muchas cosas buenas a favor. Para empezar, ya, desde la primera escena, nos presenta a los malos. No a los chicos, que sería lo más lógico y tentador, no: a los malos. Y ya sabemos que forman un terceto de lo más curioso: una madre con cara de psicópata y dos hijos más o menos obedientes. Lo bueno es la escena que viene a continuación, muy bien planteada y mejor ejecutada, en la que, mientras los criminales huyen, se nos introduce a los Goonies en sí, cada uno de ellos haciendo algo que le defina: la chica es la cara mona, Data y sus inventos, Gordi (sin duda el que más promete; atentos a su súper meneo), Bocazas en plan chulo y Brandon y Mickey. El primero el machote fortachón y el segundo el debilucho y, por ende, el más normal del grupo. Y ya, de paso, nos cuenta la trama secundaria que les obligará a actuar: van a echarlos del pueblo por problemas paternos de dinero.
A partir de este momento, una vez que sabemos quién es quién y el rol que va a tener en la peli, nos adentramos en la trama en sí, es decir, la aventura pura y dura. Y esta viene dada en forma de mapa del tesoro de cierto pirata llamado Will el Tuerto. A lo largo de todo el metraje que sigue, las aventuras se suceden unas tras otras sin parar. Y tiene de todo: su toquecito justo de humor, situaciones peligrosas, algún que otro muerto, un buen toque de misterio y su aderezo justo de romance juvenil. Y, por encima de todo, aventuras, muchas aventuras. Y de las buenas, además. Los chicos se enfrascan en situaciones cada vez más difíciles que incluyen rutas subterráneas, aguas o trampas en forma de órgano. Y si a todo ello le ponemos un barco pirata de tamaño natural, rematamos una faena digan de pasar por la más grande de las puertas grandes del cine de aventuras.
Los actores me parecen pero que muy bien. Todos ellos. Y no distingo entre adultos o niños porque cada uno está metido hasta las cejas en su papel. Y esto es otra de las cosas buenas de la peli: los personajes están tan bien definidos que nadie espera que ninguno de ellos salga por derroteros extraños. Y si de niños hablamos, otro gran punto a favor: caen bien. Para mí, el gran talón de Aquiles que suelen tener las películas con niños como protagonistas (sean humanos o creados en un ordenador) es que, en la mayoría de los casos, salvo algún que otro Anakin Skywalker, Harry Potter, Hermione o Ron, suelen acabar cayendo gordos. Pues bien, al menos para mí, esto no sucede aquí a pesar de que llevan prácticamente todo el protagonismo sobre sus espaldas. Por eso, Josh Brolin (Brand) está muy bien de hermano mayor y maduro del grupo. Corey Feldman lo borda como el bocazas que es. Ke Huy Quan (sí, Tapón en Indiana Jones y el Templo maldito) es el Data perfecto: flipado, alucinado y original. Kerri Green hace muy bien de Andy sin llegar a resultar estúpida y lo mismo le sucede a Martha Plimpton como Stef. Sean Astin, el más soso para mí, ya que el personaje está escrito para que sea la voz de la razón del grupo, cumple como Mikey (pero yo le veo y no puedo evitar imaginármelo diciendo eso de “¡Señor Frodo, señor Frodo!”) Y, para este que escribe, el último y el mejor: Jeff Cohen como Gordi. Admitámoslo, desde que sale la primera vez estampado contra un cristal, echándose encima el batido y enlazar con el súper meneo, lo clava. Fijaos a las expresiones que pone cuando grita o está asustado, por no hablar de sus momentos con Sloth, el hermano deforme de los malos. Y, cómo no, destacar el momento estrella de la peli: su confesión ante los malvados. Vamos, que ni pintado.

Los adultos me parecen muy bien también.  Anne Ramsey como mama Fratelli da el punto adecuado de furia y aguante con esos dos hijos que viene muy bien al personaje y siempre me ha recordado a cualquier madre malvada y cascarrabias de dibujo animado. Robert Davi como Jake también muy bien recibiendo bofetadas de su madre o cantando en italiano. Lo mismo le ocurre a Joe Pantoliano, solo que este no recibe bofetones pero si intentos de estrangulamiento de su hermano. Y aquí debo mencionar otra de las cosas que me gusta mucho de esta cinta: los malos son muy infantiles; malvados a más no poder, pero se pelean por un trozo de pizza a punta de pistola. Y, claro está, tenemos a John Matuszak como Sloth que se defiende muy bien bajo ese maquillaje.




Hay que decir que el director, Richard Donner, se mueve como pez en el agua con la peli. Se muestra ágil, dinámico y saca el máximo partido de situaciones y actores. No en vano, como dije antes, este señor sabe mucho de cómo hacer que un producto comercial sea bueno y llegue a cuantos más mejor. No en vano en su haber están las antes mencionadas Superman, La profecía o la saga de Arma Letal. Pero no hay que olvidar quién está detrás de todo el proyecto, el alma de todo el cotarro y cuya mano se ve y se huele a la legua. Me refiero, cómo  no, al señor Spielberg. Y es que, como suya es la historia y producción, evidente es su influencia. Aquí hay de todo lo que le gusta al amigo: niños, adultos ridiculizados por niños, aventuras a patadas, piratas (su obsesión siempre fue Peter pan, cosa que se nota aquí ya que, piratas a parte, los Goonies tienen mucho de niños perdidos) y el toque esencial en este hombre a saber: la idea de “qué bonito es ser papá” que empaña casi todos sus proyectos. Fijaos en la escena final cuando los padres se reúnen con sus hijos y lo que le suelta el padre de Data: “Tú eres mi mejor invención” Ahí queda.

¿Aspectos mejorables? Alguno, pero no muchos. Las reflexiones de Mikey en voz alta hablando con Willy el Tuerto como si este le oyera siempre me parecieron un poquito horteras. El chico se pone tan serio que parece que corta un poco el rollo al espíritu de la peli. Por no hablar de su momento agorero (y prota) cuando están bajo tierra y hay un cubo salvador en un pozo: “La próxima vez que veáis el cielo será en otra ciudad. Las próxima vez  que hagáis un examen, será en otro colegio” Hijo, qué madurez…
Por cierto, a modo de anécdota, la escena del principio en la que Bocazas interpreta al italiano lo que le da la real gana en versión original no es tal: en realidad, hablan en español. Misterios del doblaje…
¿Fue un éxito? Sí. Y también, a día de hoy, un clásico. En mi opinión, un equilibrio perfecto de todos los elementos que el buen cine familiar debe tener: aventuras, personajes divertidos, emociones, humor y poca ñoñería. Una pena que hoy día no se hagan películas como esta. Así que ya sabéis: si la visteis allá por vuestra infancia, siempre está bien recordar los buenos momentos. Si no es el caso, te recomiendo que la veas; es la escusa ideal para pasar un rato divertido de los buenos.

Vigilad el cielo.

18 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!

    Aunque no te lo creas pensaba escribir sobre Los Goonies en mi blog :) Yo vi esta peli en los 90 y me cautivó. Me trae muy buenos recuerdos de mi infancia y siempre que la dan por la tele la veo. Es como algo obligatorio y siempre me hace sentir como la primera vez que la vi. Todos los actores están fantásticos en sus papeles y es verdad que los niños no caen mal y eso es importante. Es que en ocasiones, los personajes encarnados por niños suelen ser un pelín repelentes. ¡Muy buena entrada!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Laura!

    La verdad es que esta peli me encanta; no solo por lo aventurera que es, sino, sobre todo, por lo que comentas de los chicos. Que haya tantos y ninguno se atragante es todo un logro.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. La considero una joyita del maestro, pelicula aventurera como pocas, divertida , entretenida, completisima, tiene de todo, si te digo la verdad no me acordaba ya de muchos detalles que los recordé gracias a los trailers, no es una pelicula que recuerde haber encontrado mucho en tv, bueno esa es una de tantas que vi cuando mis primeras escapaditas al cine con la pandi ejje muy bueno como siempre y coincides mucho con mis gustos compi, chaooooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gran verdad lo que dices, Jose

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  4. Todo un clásico de los 80 y un film imprescindible para todos los que crecimos en aquella época con films tan memorables como este. Una auténtica joya de culto cuyo visionado cada vez que la emiten por Tv es casi obligatorio.

    Saludos.

    TRAFFIC CLUB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo al cien por cien. Ojalá las de hoy día se parecieran un poco a esta.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Israel, qué recuerdos con esta película! Hace tiempo que escucho sobre rumores de una remake de Los Goonies, pero creo que hay películas que no hay que tocar como esta. Me ha gustado mucho el post, gracias. Un gran saludo, Oz.

    Traffic Club.

    ResponderEliminar
  6. Una de las Top 5 películas de mi infancia. Mitiquísima. "Chocolateee..." "Sloth quiere a Gordi"
    Saludos! traffic-club

    ResponderEliminar
  7. Yo no nunca había visto esta película ni leído sobre ella, después de leer tu reseña me fui directo a you tuve a ver el tráiler, la vere solo por que dices que las actuaciones son muy buenas tanto de adultos como niños.

    A mi los niños que siempre me han caído bien de una película son los "Perdedores", el grupo de 7 niños que salen en la película de Eso, la película que no es ni de mis favoritas de terror (el libro si) me gusta, por eso, los niños, el concepto de amistad y todo eso.

    Esos son los niños que están gravados en mi infancia haha, ... no se si te a ti agraden esos, en fin es cuestión de gustos, pero buscara esta película hoy mismo..

    Saludos

    Traffic Club

    Blog de Warrior.

    ResponderEliminar
  8. Un peliculón, no me cansaré nunca de verla. Y que nostalgia me trae esta clase de cine que se hacía antes y que tanto nos hizo disfrutar a muchos. Este film es inolvidable. Uno que me hizo recordar que aún hoy pueden hacerse películas con ese aire es el señor J.J.Abrahms con su "Super 8". Gracias por recordármela. Un saludo.

    Traffic-Club. Club de Cinéfilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniel.
      Esta película es todo un clásico. "Super 8" logró captar ciertos ecos de estos Goonies lo que demuestra que, cuando se quiere, puede hacerse.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. los goonies que recuerdos y no me canso de ver esta pelicula jajajajaja

    traffic club todo sobre el celuloide

    ResponderEliminar
  10. Hola compañero:

    Menudo post te has currado... Genial!!! Confiesa que "Los Goonies" (junto con Willow) es mi película preferida de la infancia... Me marcó profundamente, debido a que en mis años mozos, me gustaba mucho la aventura, y además era bastante aventurero... Incluso llegué a formar una pandilla, al estilo de Los Goonies, con mis primos. ¡Que Grandes Recuerdos!

    Los Goonies es un clásico... Una grandísima película que resiste el paso del tiempo, con una historia que engancha, y unos personajes muy entrañables, como Sloth.

    A pesar del tiempo que tiene, a mis hijos les encanta...

    Saludos compañero.

    Traffic Club.

    La Taverna del Mastí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Óscar.

      Pues sí; todo un clásico irrepetible que demuestra que, antes, se hacían las cosas pero que muy bien.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  11. Que buenos recuerdos de mi niñez que me trae esta trepidante película de aventuras, una buena película que puede parecer muy infantil pero que al final se convirtió en un clásico del cine de aventuras.

    TRAFFIC. CLUB.
    Albacete Arte Gráfico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran verdad, Fran. Todo un clasicazo irrepetible.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar