Páginas

domingo, 29 de septiembre de 2013

Dexter - Temporada 8


Dexter – Temporada 8 (Dexter Season 8)
(2013)



Michael C. Hall
Jennifer Carpenter
Charlotte Rampling
Yvonne Strahovski
Sam Underwood
Darri Ingolfsson 







Dexter se enfrenta a detalles de su pasado y a un nuevo rival que, desde luego, está a su altura…

 Y llegó el momento. Y es que, si hay una constante en este universo, aparte de otras, claro, es que todo lo que comienza, tiene que acabar. Y Dexter, por supuesto, no es una excepción.
Si has leído cualquiera de las reseñas que he hecho de otras temporadas de la serie, sabrás que me encanta y no me corto nada en decirlo. Eso sí, siempre he considerado a Dexter una serie un poquito distinta a las demás. Todos sabíamos que Clark se convertiría en Superman al final de Smallville o que Buffy se enfrentaría en una gran pelea final con los demonios de turno(a pesar de ser un capítulo que me decepcionó muchísimo) Eran cosas que uno esperaba pero cuyo misterio estribaba en cómo lo mostrarían. Pues bien, en el caso de Dexter la cosa siempre tuvo para mí un “pero” porque la sorpresa podía venir de ambos hechos: de cómo la finalizarían y de cómo lo mostrarían. Y es que Dexter, por unas o por otras, no es una serie “normal” ya que, a  fin de cuentas, estamos hablando de un asesino que se ha cargado todo lo que se le ha puesto a tiro. A pesar de mis cábalas, siempre pensé que, si los guionistas se lo curraban, la cosa, al final, podría ser una especie de eclosión. SI se lo curraban (las mayúsculas van a posta) Muy bien, estas son mis impresiones.
A favor de esta octava y última temporada puedo decir muchas cosas. Vamos a ello.
Para empezar, se va a mantener algo que es muy típico de todas las temporadas. Y es que Dexter no es una serie donde haya una trama, sino que hay una principal, claro, que luego, como ya he comentado en otras reseñas, se reforzaba de manera bastante directa con otras más secundarias que podían llegar a ser muy, pero que muy importantes.  Pues bien, esto se va a mantener solo que de manera un tanto especial. Aquí, más que tramas secundarias, hay un motón de giros en el argumento que tienen como misión fundamental despistar al espectador, cosa que consigue sin problemas.  Pero, y esto es lo  importante, dichos giros se centran en los malos de turno. ¿Te has dado cuenta? He dicho  malos, en plural. Y es que esta temporada tiene un malo, claro pero, antes, varios de ellos para que te hagas un lío. No digo más para no destripar nada pero, debo admitirlo, esto me ha gustado.
Sigo, que aún queda. Desde la sexta temporada, Deb y Dexter han, digámoslo así, reiniciado su relación. La cosa tiene miga: ella, de algún modo, está enamorada de su hermano y, encima, descubre que el colega es un asesino en potencia y mucho acto. Pues bien, aquí, si bien la relación está pero que muy mal, la cosa se va poniendo mejor para, incluso, reforzar la relación entre ambos. Esto me parece un punto a favor de la serie porque, de este modo, se nota que los personajes evolucionan y no se quedan estancados. Esto se aplica a Deb, a Dexter y a todos los demás, por supuesto.
Aquí debo hacer referencia especial a Deb. Está claro que, en esta temporada, han trabajado mucho con ella y, desde luego, puedo decirte que se han cebado con la pobre. Tranqui, cuando veas esta etapa sabrás a qué me refiero. Al principio está hecha polvo a todos los niveles e incluso se puede decir que odia a Dexter. De hecho, hasta cambia de oficio pero, como podrás imaginar, poco a poco, las cosas van cambiando. Después de todo, asumir de golpe todo lo que es y representa su hermano debe de ser, como poco, un trago un poquito difícil de tragar y peor de digerir.
¿Más? Claro. En esta entrega hay un personaje fundamental que va a aportar muchos quilates a la serie. Me refiero, claro está, a la doctora Vogel. Esta no solo va a ser un pilar fundamental en la vida de Dexter, sino que, también, será el desencadenante que lleve todo al sprint final. No creas que digo todo esto por decir ya que, entre otras cosas, la amiga Vogel no solo fue fundamental en el pasado de Dexter; también lo es en el presente porque, a fin de cuentas, muchas cosas giran en torno a ella.
Los asesinos locos, en Dexter, son como los vampiros en Buffy; algo fundamental porque, a fin de cuentas, son la razón de ser del personaje eje de todo. Bueno pues, como he dicho antes, en esta temporada, no vamos a tener un único asesino. Son muchos los que van a tener el honor de verse con el forense más sanguinario de la tele. Y el repertorio es variadito: uno que colecciona restos de cadáveres y se los come, otro que fue paciente de Vogel, un niñato (del que luego hablaré) con vistas a ser el nuevo Dexter… Vamos, que la cosa está completa. Supongo que, de algún modo, por ser el final de la serie, no han querido repetirse lo que hicieran en las otras siete, cosa que me parece muy, pero que muy bien.
Hablando del niñato con aires de asesino en serie. Zach me parece un personaje muy interesante. Plantéatelo así: si Obi-Wan tuvo un aprendiz padawan y Batman tiene a Robin, ¿por qué Dexter no iba a tener a Zach en plan maestro-discípulo? Creo que esto es un buen detalle que, de algún modo, pudo explotarse mejor,  pero esto lo dejo para el apartado de cosas mejorables.
La trama, asesinos variados y buenos personajes a parte, se va a reforzar con la reincorporación de otros ya conocidos. Y es que, por suerte, han tenido el buen juicio de recuperar a Hannah. Sí, esa rubia letal que le robó a Dexter el corazoncito y que, dicho sea de paso, es tan asesina como él. Gran punto a favor porque, la chica, aparte de poner una cara muy guapa a la serie, es un personaje muy potente que da mucho juego y que influye de manera directa y definitiva en Dexter. Y es que da igual lo duro que seas o lo asesino en serie que te creas: si aparece una cara guapa que te roba el corazoncito y sus derivados, te ablandas. Esa es otra de las constantes del Universo (preguntádselo a Han Solo, a Sansón o al mismísimo Adán, ese que caminaba en pelotas tan feliz por el Paraíso hasta que apareció Eva)
Y si de personajes potentes hablamos, tengo que hacer una mención especial al malo de turno; el principal. Hablo de… Ehhhh. Vamos a hacer una cosa. No voy a decir el nombre porque creo que sería una faena por mi parte. Solo voy a decirte que, aparte de ser un malo con ganas y muy intenso, es todo un rival a la altura de Dexter. ¿La razón? Es tan asesino como él pero, mientras Dexter, digámoslo así, está en el lado luminoso de los asesinos en serie, el Malo (lo pongo con mayúsculas) está en el rincón más recóndito del lado más oscuro, podrido, tenebroso  de los asesinos en serie. Y tiene una mirada de loco que no veas. Eso amén de una mala leche asesina que le da mucha fuerza y le convierte en todo en un rival para Morgan.
Como puede verse, creo que esta temporada contiene varios elementos que son muy interesantes y, sin duda, unos puntos a favor muy a tener en cuenta en esta etapa. Para mí, todos ellos, resultan familiares en general porque, a fin de cuentas, se mantiene una línea pero, a la vez, tiene cierto aire distinto a las otras temporadas que creo que le viene muy bien.
Lo actores, todo ellos, cumplen a la perfección con sus papeles y se les nota muy metidos en ellos. Decirte que Michael C. Hall queda bien como Dexter es quedarse corto: el tío lo borda. Y aquí, además de asesino, también muestra su lado “humano”, ya que sufre lo suyo.  Lo mismo te digo de Jennifer Carpenter que, como Deb lo clava. Pero si ellos lo hacen bien, atentos a Charlotte Rampling como la doctora Vogel, que destila tablas y saber hacer dando vida a una psiquiatra que, cómo no, es mucho más de lo que aparenta.  Yvonne Strahovski sigue muy bien como Hannah, aunque en esta temporada se luce un pelín menos. Sam Underwood haciendo de Zach o Darri Ingolfsson ponen la guinda al pastel en cuento a principales. Los secundarios son los de siempre, así que aquí no hay sorpresas aunque debo admitir que, en esta temporada, son más secundarios aún que en las otras. Por eso C. S Lee (Masuka), David Zayas (Batista), Aimee García (Jamie) o Desmond Harrington (Quinn) cumplen en justa medida.
 Y ahora vamos a la parte de los aspectos mejorables que, en esta ocasión, tiene un poquito de peliaguda porque hablamos del final de la serie. Vamos poco a poco.
Hay ciertas cosas que creo que ni pinchan ni cortan en la historia. La principal, la de la hija de Masuka. Esta subtrama no tiene importancia ninguna en la trama general. No sé si lo han hecho por dar importancia al propio Masuka o por otorgarle algo de protagonismo pero lo cierto es que ni importa ni afecta a la temporada.

Sigo. Hannah, si bien es un personaje potente, me parece muy desaprovechado. No hace nada ni se luce como la asesina que es. Es más, se pasa toda la serie escondida y timorata (salvo en el capítulo final,  que hace algo) Lo mismo digo del personaje de Zach. Creo que podrían haberle sacado mucho más jugo al personaje en lugar de tratarlo como alguien que pasa sin más ni más. Esto, claro está, lo digo desde mi más humilde opinión.
Y ahora paso a ese detalle peliagudo que he nombrado antes y que, si das un vistazo por Internet, verás que está trayendo cola y todo lo que tú quieras. Me refiero, claro está al final.
Bueno. Como dije al principio, siempre he tenido la impresión de que Dexter era, a su modo, algo como lo que se planteó en Perdidos. Dicho de otra forma: o hacían un final brillante que pusiera un colofón brutal a la serie o lo estropeaban de manera espantosa. Los términos medios en estos aspectos no valen; o es negro o blanco, pero lo del gris no pega mucho.  Está claro que en el caso de los grillados de la isla maldita metieron la pata hasta el fondo. Muy bien, aquí va mi opinión con respecto a Dexter: no me ha gustado. Pero nada. Repito que esto solo es mi opinión como mero espectador que ha disfrutado mucho con la serie. A quien le haya gustado, genial y os puedo garantizar que, en cierto modo, le envidio. Yo, por mi parte, esperaba mucho más o, al menos, otra cosa. En la trama final del último capítulo suceden varias cosas que no voy a contarte porque, repito, no quiero destrozar sorpresas (buenas o malas) pero, una de ellas, que es muy fuerte, me parece que sobra y, por tanto, lo que sucede después, también. Creo que, después de ver a un individuo que se ha cargado a tanta gente y que ha salido airoso de tantas situaciones complicadas (no quiero utilizar otra vez la palabra “peliaguda”) se merecía algo mejor, más espectacular y, sobre todo, más animado. Y, como ya he dicho, ya que el malo de esta temporada es un buen némesis para Dexter, un igual si me apuráis (solo que en el lado malo) podrían haberse currado algo mejor el enfrentamiento. Yo, al menos, esperaba una confrontación final épica, algo sonado que dejara atrás lo que vimos en las otras temporadas, léase la mesa, los plásticos y los cuchillos en el pecho. Que un boli (ya me comprenderás si ves este capítulo) solucione la papeleta me ha quedado simple, soso y, si me apuráis, pobre. Lo digo de nuevo, es mi opinión.
Pues esto ha sido todo. Ahora que ha terminado, puedo decir que, en conjunto, Dexter ha sido una serie muy notable. No le pongo el sobrete por el final pero, desde luego, creo que pasará a la historia como una serie original y, a su modo, innovadora y muy entretenida. A esto, de manera personal, debo añadir que pudieron haberla terminado mucho mejor para que hubiese quedado redonda. No deja de resultarme curioso cómo, en ciertas series, los gui0onistas se pasan años sorprendiendo al personal para luego, en el último capítulo, quedarse muy cortos. En fin, sobre gustos, los colores…
Según he leído, los productores, ante la avalancha de quejas que están recibiendo, se están escudando en que, desde el principio tuvieron este final en mente y que es lo que el personaje ha precisado, a sabiendas de que sabían que este provocarían las iras de millones de fans. Yo creo que este razonamiento, desde cierta perspectiva, es lógico pero, también, aparte de lo que la trama pueda precisar, también hay que tener en cuenta a todos esos millones de espectadores que han estado siguiendo el show durante ocho largos años.
¿Vosotros qué creéis?
Pues, colorín colorado (colorado sangre, claro) este cuento se ha acabado.


Y ahora, como siempre hago, aquí te dejo un resumen de cada capítulo. Muy breve; sólo para que te hagas una idea. Por favor te lo pido, si no has visto el final de la serie y quieres mantener el misterio para darte el gustazo de verla por ti mismo, NO LEAS LO QUE VIENE A CONTINUACIÓN. Conste que, el que avisa, no es traidor.

DEXTER – TEMPORADA OCHO
RESUMEN DE CAPÍTULOS

1.      Un día precioso.
LaGuerta está muerta hace seis meses y Dexter feliz de la vida. Pero feliz. Eso sí, Deb está hecha una piltrafa y se ha pasado al sector privado.
Hay un muerto: tiro en el pecho y medio cerebro fuera: Robert Bayley. La doctora Vogel, que parece muy interesada en el Carnicero de la bahía asesorará el caso. Mientras, Quinn se lía con Jamie y Dexter estropea el caso en el que estaba trabajando Deb.
Un muy buen capítulo que da comienzo a una temporada que se promete potente. Para empezar, el personaje de Vogel promete. Además, Dexter admite lo que no ha hecho durante siete años: está perdido. Y es su hermana quien se lo ha hecho ver.

2.      Cada rayo de esperanza.
Más sorpresas: Vogel fue la psicólogo a la que su padre acudió cuando él era pequeño. Ella sabe que es un asesino; fue quien le enseñó el código. El asesino del cerebro ha enviado un trozo de uno a Vogel. Esta quiere que Dexter lo encuentre.
El supuesto asesino que acosa a Vogel es encontrado muerto… asesinado por el verdadero.
El supuesto asesino actuó obligado por el real.
Aun estamos comenzando y la serie se pone muy, pero que muy potente.

3.      ¿Qué reconcome a Dexter Morgan? 

Hay otro asesinato. Voguel sigue recibiendo paquetitos. Nuevo sospechoso: Ron Galuzzo. Este tipo está loco: colecciona restos humanos y luego se los come.
Debra confiesa oficialmente que mató a LaGuerta. Dexter se carga a Galuzzo.
Las cosas se ponen muuuuy complicadas para Dexter.

4.      Scar tissue

Nueva víctima: Norma Rivera. Dexter continúa investigando posibles pacientes de Vogel como  potenciales asesinos: EJ Yates. Y el tipo es un asesino en toda regla.
Dexter descubre que, para Vogel, no es más que una cobaya, una rata de laboratorio. Por su parte, la doctora está tratando a Deb para que se pueda recuperar. Poco a poco comienza a asumir lo que hizo. Buen final: Deb trata de suicidarse y, con ella, a Dexter.
Massuka tiene una hija.

5.      El cerdito
Yates ya es identificado como el asesino. Tiene el jardín lleno de cadáveres y, encima, secuestra a Vogel. Yates sufrió una operación de cerebro porque, según Vogel, estaba enfermo.
Dexter y Deb consiguen rescatarla y Dexter, cómo no, se carga a Yates. El caso es que esto une a los hermanos…

6.      Un pequeño reflejo
Dexter cree que Zach Hamilton es un asesino, más que nada, porque fotografía escenas del crimen.
Hay un nuevo asesinato, una chica.

Zach le confesó a Vogel que mató a otra chica, Norma rivera. Dexter quiere matarle pero ella insinúa que se le puede enseñar el código. Zach va a matar a su padre por infiel pero Dexter le coge. Al final, le enseñará el código.

Buen final: aparece Hannah

7.      Código de vestimenta
Dexter sigue Hannah: está casada con un millonario que no la deja ni respirar. Manda dar una paliza  a Dexter. Ella le mata.
Cassie, la vecina de Dexter, aparece muerta

8.      ¿Ya llegamos?
Dexter sigue buscando a Zach, que, por cierto, no mató a Cassie; eso sí, se cargó a un compañero de instituto.

Deb se propone coger a Hannah.

Zach aparece muerto, sin media cabeza.
9.      Crea tu propia música.
Dexter encuentra sangre junto el cadáver de Zach… relacionada con Vogel.
Conocemos la historia de Vogel: tenía dos hijos. El mayor, Daniel, mató al pequeño. Luego murió en un incendio.
Dexter lo identifica: Daniel es Oliver Saxon, novio de Cassie: han tenido al asesino siempre delante de sus narices.
Vogel se alía con su hijo.

10.  Adiós Miami
Dexter está decidido a irse a Argentina con Hannah y Harrison.
Quinn, mientras, vuelve con Deb.
Oliver se carga a Vogel con mucho placer… y delante de Dexter.

11.  El monito en la caja

Dexter quiere irse con Hannah pero antes se quiere cargar a Oliver. Vende su casa antes de irse… y Oliver se la compra. Desafía a Dexter: o le deja en paz o se enfrentan.
Quinn descubre que Oliver es hijo de Vogel.
Dexter coge a Oliver pero no le mata. Se lo entrega a Deb. El fantasma de su padre se le aparece por última vez: “Ya no me necesitas” un investigador que va en busca de Hannah libera a Oliver y este hiere a Deb

12.  ¿Te acuerdas de los monstruos?

Dexter está a punto de embarcar cuando se entera de todo.
Oliver, al fin, es detenido.
Pero la herida de Deb se complica. De seguir viva, sería un vegetal. Dexter la desconecta de la máquina.
Dexter mata a Oliver con un boli.
Consciente de que todo el que esté cerca de él corre peligro, manda a Hannah y a Harrison a Argentina. Él finge su muerte y acaba de trabajador anónimo en un aserradero.

FIN
Vigilad el cielo.                                               

¿Dexter?

6 comentarios:

  1. Hola Israel:

    Como muy aficionado a Dexter, que la considero mi serie favorita... el cual también tengo y me he leído las novelas... El final me dejó frío y bastante decepcionado. No por como acaba, que dentro de todos lo males, es el menos, ya que por lo menos, los guionistas nos sorprendieron con el devenir de Debra y Dexter; sino por la sensación de que los mismos guionistas han desperdiciado los capítulos de los que han dispuesto en subtramas de relleno, que no van a ningún sitio y muy irrelevantes, que sin lugar a dudas han ido lastrando la serie cada vez más. Como por ejemplo la de Masuka y su hija, la de Quinn con Jamie, la de Vogel y su hijo psicópata, la de Elway persiguiendo a Hannah, etc...

    Una Lástima!!!

    Traffic Club.

    La Taverna del Mastí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Óscar.
      Desde luego, esperaba mucho más. Aunque la serie, en general, me ha gustado mucho, no ha terminado de quedar redonda.
      Pena, penita, pena.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. amigooooooooooo que buen post
    impresionantemente completo y con absolutamente toda la informacion sobre esta fantastica serieeeee
    me encantoo muchas gracias
    saludos
    tigra
    traffic-club
    tigra-pantro

    ResponderEliminar
  3. Uff, yo me quedé en la segunda temporada. El caso es que la serie me gustaba pero no llegaba engancharme. Un saludo.

    Traffic-Club. Club de Cinéfilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo comencé poco a poco... y aquí me ves.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar