Páginas

domingo, 3 de febrero de 2013

Dexter - Temporada 7

Dexter 7 (Dexter Season 7)
(2012)

Michael C. Hall
Jennifer Carpenter
Lauren Vélez
David Zayas
Desmond Harrington
C. S. Lee
Yvonne Strahovski
Ray Stevenson 


 

La sexta temporada  de Dexter fue una de mis favoritas hasta la fecha (quizás la que más) En ella, Dexter se tuvo que enfrentar a un asesino llamado Juicio Final y que llevaba a cabo crímenes basados en determinados pasajes de la Biblia. A mi juicio, como ya indiqué en la reseña correspondiente, fue una de las entregas más impactantes y bestiales de toda la serie. Pero, al margen de eso, hubo un momento que la caracterizó de las cinco restantes y que, claro está sucedió en el último capítulo y dejó al espectador con la boca abierta y, lo que es mejor, con ganas de saber más. Me refiero, claro, a la escena final. Y es que, después de cinco temporadas y media en las que el amigo Dexter daba rienda suelta sin ningún tipo de pudor a su “oscuro pasajero” impartiendo su propia justicia desde el anonimato más cerrado, la cosa cambió de golpe: su hermana Debra le descubre justo en el momento en que se carga a Travis Marshall alias Juicio Final. Vamos, todo un finalazo que hace que cualquiera que haya visto esta temporada se le quede cara de pasmo total y, lo que es mejor, unas ganas horribles de saber más. ¿Qué iba a pasar ahora? ¿Por dónde iba a ir la serie ahora que Dexter ya no está solo en este mundo? Y, lo más difícil e importante: ¿podrían, en la nueva etapa, estar a la atura del listón que habían dejado en la escena final de la anterior?
Pues aquí tenemos la respuesta.
Y, para que quede bien claro: para mí, SÍ.
Si has visto cualquiera de las temporadas anteriores de la serie, sabrás que, al menos durante las seis primeras entregas, el patrón ha sido siempre más o menos el mismo y el típico de cualquier serie de esta índole hoy día: hay una trama principal en forma de asesino que con el que Dexter se obsesiona y luego, en mayor o menor medida, pequeñas subtramas que refuerzan as la principal y definen como pueden ciertos personajes, ya sean principales o secundarios.
Pues bien, en esta séptima temporada las cosas cambian y van más allá. Para empezar y más importante es necesario que entiendas esto: aquí va haber unas cuantas tramas principales y otras secundarias por llamarlas de algún modo porque, visto en global, son muy importantes y se deben tener muy en cuenta para entender la temporada como un todo completo. Y, lo que es mejor, todas y cada una de ellas enganchan de lo lindo. Vamos por partes: 
Por un lado, tenemos al gran villano, ese que trae a Dexter de cabeza y viceversa, claro. Me refiero, cómo no, al personaje de Sirko. Este no es un asesino del tres al cuarto, ni el psicópata de turno ni el alucinado con delirios religiosos del montón, qué va. Aquí, el amigo Sirko, es un mafioso peligroso, asesino, psicópata, rencoroso, vengativo… y enamorado (y no digo más para que lo veas pero este aspecto es un gran punto a favor de un personaje muy bien construido) ÉEs Es el némesis de Dexter y este el suyo. Entre los dos, a lo largo de la temporada, destila el odio y el rencor a parte iguales, sí, pero también respeto y comprensión  de asesino a asesino. Cada cual tiene su código y este es sagrado. Lo bueno es que no es la típica relación que Dexter ha tenido para con sus enemigos de temporadas anteriores, es decir, tú-matas-y-yo-te-mato; aquí la cosa va mucho más allá. Y no digo nada para que te animes y lo compruebes por ti mismo.
Otra de las tramas importantes (quizás la segunda más importante) es la referida a un nuevo personaje que vamos a conocer en esta entrega y que da mucho, pero que
mucho juego. Me refiero, claro está, a Hannah, que va a ser la encargada de jugar con el corazoncito del amigo Dexter y que va a hacer que este, desde cierto punto de vista, esté hecho un lío y, si me apuráis, hasta feliz (al menos en algunos momentos) Hannah me resulta un personaje muy, pero que muy importante en esta temporada y, al menos para este servidor, uno de los más atractivos por el juego da. De hecho, gracias a ella, es la primera vez que Dexter, después de todo el plástico bien colocado y el cuchillo bien afilado, no hace lo que se supone debe hacer y se entrega a otras actividades mucho más placenteras que matar al personal. La verdad, entiendo al muchacho.
¿Más tramas? Sí, porque LaGuerta se va a pasar toda esta temporada dando por el saco. Literalmente. ¿Por qué? Porque tiene claro que El Carnicero de la bahía no es quien todos creen y no para de acosar a Dexter. Al respecto no digo nada pero, como se suele decir, si buscas mucho, al final encuentras. Y LaGuerta lo hace. ¡Vaya si lo hace!

LaGuerta haciendo su trabajo. Y lo hace muy bien.
  
Como podéis ver tres tramas principales para doce capítulos. Con todo, los guionistas han estado inspirados (o les han exprimido a base de bien) porque, además, riegan todo el fregado con otras secundarias que no tiene desperdicio. Así, tenemos la de Louis, el becario que está como una chota y que comprueba en sus carnes (por idiota) lo que pasa si se juega con fuego. Es una historia muy al margen de las principales pero tiene la gracia de que, cual afluente, desemboca en ellas y da su juego. Quinn, claro está, también tiene lo suyo porque el amigo se nos enamora de una bailarina de streap-tease y, como debe ser, complica las cosas. También tenemos una subtrama que se deriva de una principal, en concreto, del personaje de Hannah y su novio Wayne Marshall y como afecta a ella y a Dexter. Y, para terminar, hay hueco para la historia de Speltzer, un asesino de chicas con máscara incluida, otro que quema a todo lo que pilla, o el tema de Sal Price, el escritor de investigación que no para de incordiar para acusar a Hannah.

Louis: friki, putero e imbécil
 Y, por encima de todo esto, el cacao mental mayúsculo que Debra, la hermana de Dexter, tiene gracias a este, donde se mezcla el hecho de que ahora sabe que su hermano está como una cabra con el otro no menos importante de los sentimientos que tiene hacia él (y van más allá del amor fraternal…)
Impresionante, ¿verdad? Pues, todo esto, en tan solo doce capítulos. Por eso, me ha parecido una temporada muy, pero que muy potente. Siempre pensé que igualar a la anterior iba a ser difícil pero lo guionistas se han lucido, así que bien por ellos.
Paso a los actores. Para mí, muy bien. Todos ellos, desde el menos importante hasta el que más. Michael C. Halls sigue siendo el Dexter perfecto pero, debo admitir que, en esta temporada, ofrece un registro todavía más amplio del que hemos visto hasta ahora. A ver, el amigo está como un cencerro, de eso no  hay duda (y es el gran atractivo de la serie, claro está) pero aquí, además de psicótico, le vemos preocupado, acorralado, mentiroso y enamorado. Lo mismo digo de Jennifer Carpenter como Debra. La pobre, está hecha un lío. Y con razón ya que eso de que tu hermano sea un asesino en serie debe afectar lo suyo. Yvonne Strahovski  me gusta mucho como Hannah ya que, en determinados momentos, uno no sabe qué pensar de ella y ofrece un personaje vulnerable (¿débil?) y letal al mismo tiempo. Ray Stevenson es el Sirko perfecto: duro, asesino y con su corazoncito. Ah, y chulo, como él solo.
Hermanos de SANGRE (lo de las mayúsculas va a posta)
 El resto del elenco ofrece lo que han ofrecido hasta ahora y, al menos para este que escribe, cumplen muy bien. Desmond Harrington me sigue pareciendo muy buen Quinn y es otro que está hecho un lío considerable pero que no deja de meter en problemas a todo el mundo, claro. C. S. Lee sigue resultando chistosillo y cae bien (la que lía con la mano dichosa) y Lauren Vélez haciendo de LaGuerta resulta muy convincente y, a su modo, odiosa cual mosca cojonera. Lo curioso de este personaje es que, quizás de todos, es la única que hace su trabajo como Dios manda.
La verdad, esta temporada me ha gustado mucho. Se las han apañado para, con tanta trama y subtrama, amén de un montón de personajes, construir un hilo argumental lleno de giros y sorpresas que cumplen a la perfección con el objetivo que creo que toda buena serie de televisión debe tener: enganchar el interés del espectador y hacer que, cuando acabe cada capítulo, uno desee con ganas que venga el siguiente para ver qué pasa. ¿Qué más se puede pedir? Eso sí, para la octava (y creo que última) se lo van a tener que currar pero que mucho para igualar y, en el mejor de los casos, superar esta séptima entrega. Yo, al menos, estoy deseando que llegue.

Vedla, que merece la pena.

Vigilad el cielo.

A continuación, os dejo un breve resumen de cada capítulo. Tened cuidado; puede que haya datos que, si estás siguiendo la serie, no quieras leer. Es más, si estás en esta situación, no leas lo que pongo en el último capítulo y así, de paso, hago que no te acuerdes de nadie de mi familia. Con todo, ahí quedan: 

DEXTER TEMPORADA 7

CAPÍTULOS

1-      ¿Eres…?

Debra descubre a Dexter en plena faena pero él la convence de locura transitoria. Tenemos un asesino nuevo, Viktor, que mata a Mike Anderson. Deb empieza a investigar…
El capítulo termina bien después del decepcionante comienzo porque, ¿Debra se iba a tragar lo de locura transitoria y ya está? Menos mal que no… 

2-      Sol y helados


Después de siete años Dexter, se confiesa con su hermana y le cuenta todo. TODO. La trama de la mano enviada por el becario Louis se acentúa. Debra trata de ofrecer a Dexter terapia. La trama del asesino del policía aumenta. Louis resulta estar tan pirado como Dexter ya que su obsesión es crear un video juego basado en la figura de un asesino en serie, cosa que a Dexter no le hace ninguna gracia. Este trata de matarle pero no puede.
Un capítulo muy curioso ya que Debra cree que lo que tiene su hermano es una enfermedad y, como tal, puede curarse con terapia. Pobrecilla… 

3-      Rebelarse contra el sistema

Dexter hace que despidan a Louis y que su relación con Jamie acabe. El becario quiere tomar venganza pero se encuentra con Sirko y sus hombres que le confunden con Dexter y le matan. Dexter, mientras, se obsesiona con un asesino de chicas, Speltzer. Salva a Deb de sus garras. Esta comprende a su hermano… al fin. “Puede ser un mal necesario” pero también “Todo ha cambiado” Y tanto.
Lo más curioso de este capítulo es que, sobre todo al principio, entendemos que Dexter es lo que es: un asesino que necesita matar y que, incluso, tiene mono por hacerlo. Y es que el amigo  lo lleva en la sangre y no puede evitarlo.

4-      Correr

Speltzer es apresado. La trama de los mafiosos de Sirko se complica cada vez más y da a la policía un falso culpable de la muerte de Mike Anderson: un camarero que trabaja en uno de sus clubs y que sirve de concejillo de indias. Speltzer es liberado por un tecnicismo pero, al final, cae. Lo curioso es que Debra, cuando sabe que su hermano se lo ha cargado, se siente “…contenta” A la vez, se atisba algo, una relación entre Sirko con Viktor.
La  impresión que da es que Dexter está desatado, libre de cualquier necesidad de ocultarse, ya que su hermana sabe quién es. A fin de cuentas, ya no tiene nada que perder. Justo por eso este capítulo está tan bien, ya que Dexter sigue yendo a lo suyo sin cortarse un pelo.

5-      Nadar profundo

LaGuerta investiga el porta sangres encontrado junto al cadáver de Travis Marshall y se plantea que puede haber alguien más detrás de todo. Dexter, por su parte, descubre sangre en su barco: la de Louis. La trama de Wayne Randall va en aumento. La novia, Hannah, ayuda a encontrar los demás cadáveres… pero ella también hizo lo propio con su marido. Sirko es detenido pero da a entender que la cosa aún no ha terminado: el rencor le puede. Parece que la relación entre Deb y Dexter va a mejor, aunque ella debe mentir a todo el mundo.
Muy buena la escena final en la que Sirko y Dexter hablan a través del cristal de la prisión y el mafioso deja clara una cosa: a rencoroso, vengativo y mala persona no hay quien le gane. ¿Se asusta Dexter? Más quisiera…

6-      Haz lo que debas

Dexter está obsesionado con llevarse por medio a la novia de Wayne Marshall, Hannah, que, según él, mató a su marido pero, en el camino, comienzan a tontear más de lo debido, algo que le ha cogido por sorpresa. LaGuerta sigue investigando.
Aparece un nuevo personaje, el escritor Sal Price que tontea con Deb y tiene claro que Hannah es una asesina.
Sirko compra a Quinn para que pierda pruebas a cambio de dejar en paz a Nadia, la bailarina del local que le trae loco.
Dexter obtiene sus pruebas contra Hannah y lo prepara todo según su ritual para cargársela. Conclusión: el tío lo necesitaba… pero no puede hacerlo. En su lugar, encima de la mesa de ejecuciones, hacen algo más divertido y placentero.
Gran capítulo porque creo que es la primera vez que Dexter no cumple con su deber. No me extraña ya que, a fin de cuentas, es humano (a veces…)

7-      Química

Sal Price descubre que Dexter ha mentido sobre Hannah. LaGuerta piensa que algo falta en los asesinatos. Deb la trata de convencer de que no, cosa que le cuesta bastante.
Como la prueba de Sirko  (hermandad Koshka) ha desaparecido gracias a Quinn (con sobornos de por medio), será libre.
Hannah se confiesa ante Price. Dexter se inventa una historia para inculpar a Price con el ADN del cepillo de dientes. A Price le da un infarto. Al caer, se golpea la cabeza. Debra tiene claro que Hannah le envenenó pero no hay pruebas. Y tiene razón: le envenenó por chupar un boli.
Deb escucha la grabación de Price donde Hannah confiesa que apuñaló a la chica. Pide a Dexter que la mate.
De nuevo, sorpresas en este capítulo. Y, además, son de las buenas. Particularmente, me alegro que Price salga del juego porque creo que no podía dar para mucho., Eso sí, me confirma que Hannah es digna compañera de Dexter, tan hábil y psicópata como él.

8-      Argentina

Sirko trata de matar a tiros a Dexter. Pero la cosa se complica más: alguien más trata de matar a Sirko debido a líos entre mafiosos.
REVELACIÓN: Debra confiesa que, cuando le vio matar a Travis Marshall, iba  a decirle a Dexter que estaba enamorada de él.
Conocemos el secreto de  Sirko: es gay. Viktor era su novio.
Muy buen capítulo por el giro de acontecimientos y las dos buenas sorpresas que contiene.

9-      Confusión.

Dos sicarios van a matar a Sirko. Este pide ayuda a Dexter. Por si acaso, secuestra a Hannah para forzarle. Dexter no tiene más remedio que ceder. Cargarse a los sicarios que va a por Viktor es pan comido.
Tenemos un nuevo caso: gente quemada por alguien llamado El Fantasma. Sólo aparece una cosa en los lugares de los crímenes: la palabra Bobby.
A Sirko se lo carga su hombre de confianza. Al final, momento de emoción de asesino a asesino: Sirko Y Dexter hasta comprenden y respetan.
Llegados a este capítulo, uno se plantea que, si quedan unos cuantos más, ¿qué va a pasar ahora? ¡Si Sirko ya está fuera de combate! Pues, como decía Superatón, aún hay más.

10-  El lo que sea… oscuro

El Fantasma sigue quemando gente.
El padre de Hannah es un borracho asqueroso y, de este modo, uno comprende que Hannah esté tan hecha un lío porque, si no le da dinero, tiene información para mandarla a la cárcel. Dexter se lo carga y entiende que su Oscuro pasajero no es más que una excusa para matar. Ya era hora porque al amigo le ha costado siete años admitirlo. Pero, antes, el padre de la chica la ha denunciado. Quinn se carga al jefe de Nadia. LaGuerta ata cabos en torno a Dexter: es el carnicero de la bahía. Dexter averigua quien es el fantasma y lo denuncia a la poli.
Lo mejor de este capítulo es que LaGuerta está empezando a resultar pesada y se masca la tragedia.

11-  ¿Ves lo mismo que yo?

Una de las imágenes más curiosas de toda la temporada (y me atrevo a decir hasta la fecha, de la serie): Dexter y Hannah en el futuro son felices y matan que da gusto.
Dexter, acorralado por LaGuerta, se las apaña para poner pruebas falsas y culpar a Doakes mientras también  se centra en Héctor Estrada, el asesino de su madre.
Hannah pide a Debra que la deje en paz. Esta tiene un accidente. Sospecha que Hannah  le ha puesto veneno. Dexter también pero están tan enamoradito que no sabe qué hacer o pensar. Al final era cierto: Hannah trató de matar a Debra. Por eso, Dexter no la mata, pero hace que entre en prisión.
Cuando Estrada sale libre, es un truco de LaGuerta para que Dexter vaya a por él y así detenerle pero le sale el tiro por la culata.
Uno, al ver el capítulo, tiene la sensación de que todo se va quedando atado pero desea saber más, ya que aún queda un capítulo. ¿Qué más puede pasar?

12- ¡Sorpresa, hijoputa!

Dexter va a ver a Hannah. Sigue prendado de ella.
 Consigue evadir las acusaciones de LaGuerta porque amaña una de las pruebas pero se recibe  un video de la viuda de Mike Anderson donde se ve a Debra comprar gasolina cuando quemaron a Travis Marshall.

Hannah se escapa.
Dexter se carga a Estrada. LaGuerta le ha descubierto pero, en ese momento, Debra llega y... ¡FINALAZO!

No digo nada más para que lo veas.
 

1 comentario:

  1. Es por mucho, de mis series favoritas justo ahora en este momento más que las de temas sobrenaturales que suelen serlo para mí.

    Ahora con temor de revelar algo no me ha gustado sólo algo del último capítulo pero era necesario para que todo siguiera pero no me gustó sólo ese incidente. Como dices la única que hacía su trabajo.

    Y a mí lo de el amor de Debra hacia su hermano no sé buuuf me pone es que a mí todo lo incestuoso y eso me va!

    ResponderEliminar