Páginas

jueves, 31 de enero de 2013

Superman viaja al Sol







 

Superman viaja al sol (All-Star Superman)
( 2011  )
Director: Sam Liu
Guión   : Dwayne McDuffie
 
James Denton
Christina Hendricks
Anthony LaPaglia
 
 







Superman se ve en un apuro gracias a Lex Luthor: debido a un exceso de radiación, se muere…

 Vamos allá con otro ejemplo de película de animación destinada en exclusiva al mercado de DVD. Esta vez le toca el turno a Superman, el héroe más famoso de todos. Y es que la DC, empresa que se dedica a publicar sus historias, está llevando a cabo un trabajo más que interesante con las realizaciones de películas de corta duración en formato animado hasta tal punto que los lanzamientos de este tipo de cintas se están convirtiendo en todo un acontecimiento para los aficionados. En este caso, la cinta está basada en el cómic All Star Superman con guión de Grant Morrison y dibujo de Frank Quitely y que se publicó entre 2006 y 2008. 
 
Nada más empezar, podemos descubrir que esta película, a pesar de ser de dibujos animados, es otro ejemplo de esa tendencia que se tiene desde ya hace años que consiste en dejar claro a todos y todas que esa imagen que tenemos de que los súper-héroes son para niños es cosa del pasado. Por eso, lo argumentos son más complicados y, por ende, más adultos. Y no sólo eso, ciertos diálogos, como el que podemos escuchar con respecto al limpia ventanas cachas del Planet, son una muestra de ello.

Por eso mismo, ya desde la primera escena, acudimos a un despliegue de violencia más destacable y a algo que hoy día está muy conseguido: una animación muy ágil y bien llevada. El tipo de dibujo, al menos en parte, me ha parecido bien, si bien es cierto que más referido a unos personajes que a otros. Por ejemplo, debo admitir que las chicas (sobre todo Lois Lane) están representadas de manera muy de cómic pero, también, descaradamente sexis.


Otra cosa a destacar, quizás lo mejor, es la trama en sí. Veamos, que Superman es un personaje complicado desde el punto de vista de la creación de argumentos es algo que está claro y que muchos y sufridos guionistas lo han experimentados en sus plumas; el amigo, al ser súper poderoso puede generar más que un quebradero de la cabeza para hacer que no solucione el problema en tres viñetas. Por eso, la historia que nos ocupa destaca en originalidad (proveniente del cómic del que parte, claro): a Superman le otorga los poderes un sol amarillo pero, si cae en él y se sobreexpone a una buena dosis, la cosa tiene consecuencias. Y aquí son fatales, ya que se augura la muerte del kriptoniano. Aquí uno puede poner gesto arrugado de extrañeza: ¿Superman muerto? Pues sí, amigos, pues sí. Y es que, desde ya hace tiempo, la imagen optimista, alegre que se tiene del personaje, esa a la que todos, o casi todos, solemos asociarle, hace mucho que no existe: Superman tiene problemas, lo pasa mal, se casa y, dicho sea de paso, Clark Kent ya no es el tímido inútil que tan famoso hizo al personaje (aunque en esta peli, todavía haya algo de ello. Y es que, ¡hay imágenes tan difíciles de borrar…!)
Súper amor...
Por eso mismo, y en relación con lo anterior, se producen momentos curiosos en la trama a modo de pequeñas subtramas: Superman, por fin, se declara de una vez a Lois, tiene que luchar por ella frente a otros personajes como Atlas o Sanson o, lo que es más interesante, el mundo está hasta la coronilla de Lex Luthor y, tras crímenes contra la humanidad y contra el mismo Superman, es detenido y condenado a muerte.  La cuestión es que, en el ínterin, el súper villano calvo no deja de hacer de las suyas. Como debe ser, que para eso es el malo.
 
 

¿Cosas que no me han gustado demasiado? Alguna. Bueno; varias. Para empezar, si, como ya he comentado, el diseño de Lois está muy bien, el que peor me parece el de Superman. Puede sonar raro pero es así. Para empezar, le han puesto unos labios pequeñitos, muy marcados y gruesos que le dan cierto aire, al menos para mí, embrutecido. Su cuerpo, cachas hasta el límite, me ha resultado muy ancho y poco fibrado, como si le faltase algo de definición súper-heroica. La capa, uno de los detalles que menos me han gustado, se la han puesto muy cortita y, parte de ella, cubriéndole los hombros, dándole un aire de toalla de playa que no me ha hecho ninguna gracia. Pero, nada más verle, había algo que no me cuadraba, algo que se me escapaba hasta que caí: el pantaloncito (ese que hoy ya ha desaparecido de los comics y de la peli) rojo deja de tener esa forma de calzoncillo que todo el mundo conoce para tirar más a pantalón corto propiamente dicho. Eso hace el efecto de que las piernas, al menos para mí, se le queden como cortas. Con todo, sobre gustos, los colores…
 
 
 
Lois super-flipándolo
 
Sigamos. Los súper héroes se pueden cambiar, modernizar o lo que queramos, pero hay una constante que siempre existirá en el género: la acción. Y es que, en sus historias, las aventuras, la acción y la adrenalina van de la mano en paz, concordia y armonía. Por eso, el momento Lois/Clark en la Fortaleza de la soledad se me ha hecho muy largo y pesado; demasiada charla y, como dije, poca acción. Y eso de que Lois tenga por veinticuatro horas los poderes de Superman y, con traje a medida incluido, se ponga a volar como si lo hubiera hecho toda la vida, vamos a dejarlo…  Y si de coqueteos hablamos, me ha sobrado del todo la inclusión de los personajes  de Atlas y Sansón. En primer lugar, creo que no pintan nada en la trama. En segundo lugar, que los dos y Superman se peleen como gallos en un corral por el amor de Lois ya me ha parecido de traca. Lo dicho, algo que no aporta nada al eje principal de la peli.

Y, hablando de tramas, este es el detalle que más me ha llamado la atención de esta cinta: me ha resultado que, en general, es un batiburrillo de cosas que, en mayor o menos modo, alejan o acercan al espectador al centro argumental sin mucha coherencia: se mezcla el tema de la posible muerte de Superman, el coqueteo con Lois, los astronautas kriptonianos así porque sí, el tema de Solaris, Luthor en la cárcel y luego con poderes, la charla acerca de física que suelta al final, Superman y Lois dolidos porque… ¿no pueden tener hijos? Y ya, de remate, ¿la sobrinita de Lex Luthor a qué viene? Quizás leído en las páginas impresas la cosa haga otro efecto pero, visto en una peli de no muy larga duración, me ha resultado un refrito tremendo donde uno no sabe muy bien en qué fijarse.
En resumen, amigos vigilantes del cielo, una película que me ha dejado más bien frío. Para mí, un buen ejemplo de ese refrán que dice “Quien mucho abarca, poco aprieta”, una muestra de una trama más bien simple pero engordada con un montón de cosas sin ton ni son. Por supuesto, supongo que, leída, la historia quizás resulte otra cosa pero condensado todo en forma de peli de duración no muy extensa, lo que he visto me ha resultado todo lo que acabo de comentar. Creo que un personaje como Superman, merece un poquito más pero, claro está, para gustos, los colores.
Seguid vigilando el cielo…
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario