Páginas

jueves, 17 de mayo de 2012

Sombras tenebrosas

Sombras tenebrosas (Dark Shadows)
(2012)
Director: Tim Burton
Guión    : Seth Grahame-Smith, John August

Johnny Depp
Angelique Bouchard
Bella Heathcote
Helena Bonham Carter
Jackie Earle Haley
Chloë Grace Moretz
Gulliver McGrath


Barnabas es convertido en vampiro por una amante despechada que es una bruja. Además, le encerrará en un ataúd durante doscientos años. Pero, la casualidad, hará que Barnabas regrese en los años setenta…

 Y vamos allá con una película recién estrenada. Antes de nada, debo decir que no tenía ni idea de la existencia de la serie en la que está basada, si bien es cierto que, por lo que he oído, en Estados Unidos es una especie de clásico que todo el mundo conoce. Pues bien, de todos sus fans, había un tres jóvenes a los que caló muy hondo: Tim Burton, Johnny Depp y Michelle Pfeiffer. Por suerte para ellos, el destino les tenía reservado la oportunidad de hacer una película a lo grande de la susodicha serie. De hecho, ha sido el actor el que compró los derechos de la serie y convenció al director para que la dirigiera. Pues bien, aquí la tenemos. Veamos…
El Barnabás de la serie y el de la peli...
La película es, por encima de todo, un producto de Tim Burton desde que empieza hasta que termina. Sabido es por todos que al amigo Tim le privan los ambientes góticos, las sombras y lo tenebroso. Eso, además de personajes excéntricos, raros y pálidos como ellos solos. Muy bien, pues, mirad por dónde, estas sombras tan tenebrosas le ofrecen todo eso y, quizás, algo más. Que al resto de la humanidad esto le guste ya es otra cosa…

Me ha gustado mucho el comienzo. Va directa al asunto desde el principio, presentando la historia y familia del niño que se convertirá en el protagonista de la trama, Barnabas Collins. Muy curiosa esa escena en la que, para salvar a su amor, se arroja al mar y, al caer, se da cuenta de que está maldito. Y mejor aún, el momento en que se convierte en un ser de las tinieblas. Muy sutil, pero efectivo. Aquí debo admitir que me sorprendí un poquito: todo parecía muy serio para el tipo de cine al que Burton nos tiene acostumbrados.

Y es que la historia me parece más que interesante. Hay que admitirlo: coger un vampiro, encerrarlo en un ataúd y sacarlo dos siglos después me ha resultado muy original (¿Esto es así en la serie? Ni idea), una especie de revisión más o menos cercana del mitro de Drácula. Por supuesto, esto da lugar a una subtrama mejor aún, es decir, ver cómo un ser (llamarlo persona no es lo más adecuado) se tiene que adaptar a una época para la cual está por completo desfasado.
Sigamos. Esto es una opinión del todo personal pero me ha parecido que esta es la película donde Burton se muestra más violento. No hay muchas escenas truculentas, desde luego (y algunas, se insinúan, como la de los hippies) pero hay que reconocer que la masacre que el amigo Barnabas hace con los obreros al comienzo ya lo dice todo. Y me ha llamado la atención que incluya escenas de sexo, ya sean explícitas (con Angie, destrozando todo lo que pillan por delante) o, de nuevo, susurradas al espectador (esa en la que la doctora Hoffman le saca sangre por primera vez… y otras cosas)
La cinta, además, cuenta con varios toquecitos de humor que el guión nos pone aquí y allí centrados, casi siempre, en la figura de Depp y sus reacciones ante la época hostil que le rodea. No son momentos para partirte de la risa (al menos yo, claro. Eso sí, un tipo en el cine soltaba cada carcajada de vez en cuando que crujía la sala) pero ahí quedan. Mirad la foto de la derecha y entenderéis a lo que me refiero. Y eso me lleva a comentar una cosa que me ha parecido, cuanto menos, curiosa: por la razón que sea, están vendiendo la idea de que esta peli es una comedia con tintes fantásticos, al estilo de La familia Adams, por ejemplo; un producto al más puro estilo de "cinta para toda la familia" Ojo que esto no es así. De hecho, la historia que tenemos por delante, quitando el par de momentos light de Barnabas, es de lo más seria, llena de venganzas, crímenes, maldiciones y sus derivados. Lo que ocurre es que esto se da, sobre todo, de la mitad para delante. Y digo esto porque la sala estaba repleta de niños de siete u ocho años…
A destacar los efectos especiales que, si bien en la primera parte de la historia aparecen de manera muy soterrada (caídas por acantilados, despertares en mitad de una obra, entes fantasmales que flotan…), lo cierto es que en la escena final es cuando más se hacen destacar. Bien por esa pelea con Angie y  cómo la piel de esta parece resquebrajarse como la cáscara de un huevo.
¿Y qué tal los actores? Bien, claro pero, a decir verdad, aquí hay una prota: Johnny Depp que, literalmente, eclipsa a los demás desde que empieza la peli hasta que termina. Es la estrella absoluta y, de nuevo, cumple muy bien en un papel que le viene que ni pintado: un tío raro, excéntrico, estilizado y con mucho maquillaje, como mandan los cánones del cine de Burton, que puede resultar cómico al contemplar una lámpara de lava o un brutal asesino en potencia y acto. Que Michelle Pfeiffer o Helena Bonham Carter pululen por la pantalla de vez en cuando (sobre todo esta última. Debe ser lo que tiene ser la mujer del jefe), vale, pero no son más que meros comparsas alrededor de Depp. Sí destaco a Eva Green como Angelique Bouchard haciendo de bruja malvada donde las haya pero que, al menos a mí, me ha caído bien. Chloë Grace Moretz como Carolyn, la hija rara, grosera y lobuna se luce poco y Gulliver McGrath hciendo de David, el niño rarito y amargado cumple sin más ni más.
Bouchard haciendo de las suyas
¿Cosas mejorables? Claro. Para empezar, como ya dije al principio, esto es más de lo de siempre. Si habéis visto alguna peli de Burton (quitando, quizás, El planeta de los simios) sabéis a qué me refiero: personajes raros, maquillados, caras pálidas y toque gótico por todas partes. Si esto te gusta, muy bien. A mí ni me gusta ni me deja de gustar; sí me repite un poquito pero, para gustos, los colores… Otra cosa: me ha dado la impresión de que, en cuestión de intenciones, la película no me ha quedado clara. Me explico y, repito, desde la ignorancia hacia la serie: ¿esta cinta es una comedia negra con toques fantásticos? ¿Al revés? ¿O puede que sea una peli de fantasía/terror con algún momento más o menos graciosillo por aquello de liberar tensiones? No sabría decir. Quizás hubiera quedado mejor si la historia se hubiera decantado del todo por la comedia (motivos y posibilidades había con Barnabas) o, por el contrario, hubiera ido de cabeza hacia un tono serio de pies a cabeza (de nuevo, posibilidades en este aspecto creo que hubiera tenido ya que, a fin de cuentas, hablamos de un vampiro sanguinario) Lo mismo sucede con la estrella del cotarro, Barnabas, que pasa de vampiro que cae (o trata de caer) simpático a demonio sanguinario asesino de una escena a otra (hago mención, de nuevo,  a los pobres hippies) El caso es que han hecho una mezcla de una cosa y de la otra que no me acaba de quedar clara, como si por un lado trataran de atraer a un público de los más variado (otra vez, esos niños de la sala...) pero, por otro, hubieran intentado ponerse serios de verdad. Me ha parecido que, por eso, los golpecitos de humor están metidos un poco con calzador, haciendo que queden un pelín forzados. Lo mismo que los momentos de sexo o violencia están muy de sopentón en comparación con los anteriores. Lo digo de nuevo: es una mera impresión personal. Y, también debo admitir que la acción está tan centrada en Johnny Depp (cosa lógica, ya que es el motor de todo) que los demás personajes o se quedan cortos (como el de Carolyn, que tiene sorpresa final que pasa sin más ni más o el de Victoria, cuya historia se cuenta de manera muy precipitada) o, tan sólo, me sobran. Y aquí hablo de Roger (Jonny  Lee Miller) que pasa sin pena ni gloria. Y que quede claro que no sé cuál ha sido la intención de la escena final bajo el agua. ¿Una segunda parte? No creo porque me parece que el asunto no puede dar tanto de sí. Quizás, como dije antes, ser la mujer del dire es lo que tiene…
Pues eso es todo, amigos. Una Burtonada de pies a cabeza. Si queréis pasar un rato más o menos entretenido, vedla. No es una maravilla (al menos, a mí no me lo ha parecido, claro) pero se puede englobar dentro del grupo de “curiosidades” ¿Esperaba más? Ni sí ni no, ya que Burton hace bastante que ni me apasiona ni me decepciona (bueno, lo de Alicia en el país de las Maravillas me pareció de traca…) pero sí hace que, cuando llega un proyecto suyo, lo espere en plan “...A ver qué tal…
Gracias por leerme y vigilar en cielo conmigo…


No hay comentarios:

Publicar un comentario