Páginas

lunes, 19 de septiembre de 2011

Plan 9 del espacio exterior


Plan 9 del espacio exterior (Plan 9 from outer space)
(1956)
Director: Ed Wood Jr.
Guión   : Ed Wood Jr.
Gregory Walcott
Mona McKinnon
Duke Moore
Tom Keene
Carl Anthony
Paul Marco
Tor Jonson
Dudley Manlove
Bunny Breckinridge
Joanna Lee
Lyle Talbot
Bela Lugosi


¿Qué se puede decir de «Plan 9...» que no se haya dicho ya? Aclaremos las cosas: Plan 9 del espacio exterior es un clásico. Es, a las películas cutres, lo mismo que Lo que el viento se llevó, Casablanca o Ben-Hur son al buen cine.
            Partiendo del argumento, la película no tiene desperdicio: los extraterrestres invaden la Tierra. ¿Cómo? Esta vez toca el noveno de los planes, el que usa muertos vivientes a tal efecto. Pero, ¿por qué nos quieren destruir? Fácil: consideran que somos un peligro y que, tarde o temprano, inventaremos la bomba capaz de destruir el sol y eso provoque una reacción en cadena que acabe con todo el universo.
            Con semejante historia, la diversión está asegurada. Ed Wood quiso rodar su obra magna sea como fuere y tiró para delante a pesar de las adversidades. No hubo problema al que no se enfrentase del que no saliese airoso, aunque los resultados en pantalla fueran más bien confusos. Para empezar, se rodeó de un equipo de actores cuya capacidad interpretativa estaba a la altura del cordón de un zapato porque, más que profesionales de la interpretación, eran amiguetes de Wood. Todos menos Bela Lugosi, el gran Bela, que en esta cinta ya luce anciano y enfermo, pero era Bela Lugosi. Sabido por todos es que el pobre hombre falleció antes de terminar el rodaje. Quizás fuera lo mejor. ¿El resto? Gregory Walcott en el papel de Jeff parece que suelta las frases o más bien se le caen de lo mal que lo hace. Y, por si fuera poco, ved la cara de empanado que tiene a lo largo de toda la peli, sobre todo en la secuencia en la que, por segunda vez, se le ve en la risible cabina de avión pensando en su mujercita. El tío ni siquiera hace por simular que pone las manos en los “mandos” hechos de cartón. Luego tenemos a Tor Jonson y Vampira haciendo de zombis sin mediar palabra pero poniendo caras de todo tipo. Mención a parte tiene John Breckinridge, amigo personal de Wood que pasea amaneramiento alienígena en cada plano leyendo descaradamente sus frases en un papel que ponían a su disposición. ¿Y qué pensó Wood cuando Lugosi se fue al cielo de los actores? No hubo problema: contrató a Thomas R. Mason para que le sustituyera. Pero, ni este era actor ni se parecía lo más mínimo a Lugosi. De hecho, hasta era más alto y más joven. Haya calma: actuó toda la peli sin abrir la boca y tapándose la cara con un brazo, cosa que le daba un aire misterioso que tumbaba. Y, por supuesto, está Criswell en plan adivinador realista hablando con ese tono de voz teatrero y narrando todo lo narrable...
            Por supuesto hay muchas más cosas: ovnis que eran llantas de coche colgados por hilos que se ven a la perfección, cabinas de avión hechas con cortinas y mandos de cartón, escenas en el cementerio que unas veces son de día y otras de noche, el tono cutre que le da a muchas escenas el hecho de que Criswell, en plan narrador, te cuente lo que estas viendo con un tono teatralmente dramático...
            Mención a parte tienen los diálogos, cuya finalidad se supone que era aportar seriedad al tema pero que hacen que todo tenga un tono carcajeante bestial. Ahí van unos pocos:

            
            —Hay que castigar a los culpables y ser justos con los inocentes...
                        (Criswell) – Suena a película de juicios, ¿verdad?
            —He visto un platillo volante.
            —¿Un platillo volante? ¿De los que se ven en el cielo?
            —Sí, de esos... Tenía forma de un puro
                        (Diálogo entre matrimonio protagonista) ¿En serio? ¿Forma de puro?
            —¿Está muerto?
            —Sí.
            —Creo que el platillo tiene algo que ver.
            —Cualquier teoría es buena. Sólo estamos seguros de que el inspector Clay está muerto, asesinado, y alguien es el responsable        
(Diálogo entre policías) . Si te matan, fijo que alguien es el responsable.
            —¿Qué plan va a seguir ahora?
            —El plan 9...
            —El plan 9... (mira unos papeles grapados) ¡Ah sí! ¡El plan que trata de la resurrección de los muertos...!
                        (Diálogo alienígena) Así, como quien no quiere la cosa.

            En fin, una película que, de veras, no tiene desperdicio se mire por dónde se mire. Quizás por ello está considerada como la peor película de todos los tiempos y otorgó a Wood el título de peor director de la historia. Todo un despliegue increíble que quedará para la historia como eso: un clásico cutre. Sólo me quedan dos dudas a saber: si este era el plan 9, ¿cómo fueron los otro ocho? Y, a ver, ¿cuál es la más cutre, este Plan 9 del espacio exterior o Robot monster? Yo creo que andan ahí, ahí. La duda está servida.
            En fin, ved esta película y disfrutad. Después de todo, se hizo para eso.
            PD: A pesar de todo, para mí, lo más alucinante, es la cintura de Vampira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario