Páginas

sábado, 11 de febrero de 2017

El último hombre sobre la Tierra





El último hombre sobre la Tierra.
(The last man on Earth)
1964.
Director: Ubaldo Ragona,Sidney Salkow
Guión: William F. Leicester, Richard Matheson, Ubaldo Ragona, Furio : Monetti.



Vincent Price.
Franca Bettoia.
Giacomo Rossi Stuart.


El doctor Robert Morgan es el único hombre vivo después de que una plaga asolase el planeta... o eso cree él.


Saludos.

Pregunta sencilla: ¿has oído o visto una historia de un pobre desgraciado que es el único ser humano vivo de la Tierra? 

Fijo que sí. Pues bien, eso se lo debemos a un librito que se llama Soy leyenda, que fue escrito por Richard Matheson y nos cuenta eso, cómo un hombre está más solo que la una y debe sobrevivir bajo ciertas circunstancias. 

La peli que hoy te traigo es especial por varias razones. Yo te daría dos: la historia y el prota, esto es Vincent Price, un tipo que me encanta y con cuyas pelis me lo he pasado bomba (y espero hacerlo en el futuro si servidor está en él) Pero, como siempre hago, voy por partes y empezaré por lo que me ha gustado.


Imagen relacionadaLo primero y fundamental: la historia. Veamos, esta se ha llevado al cine de muchas y muy diversas formas. Hay dos muy famosas. Una, con Charlton Heston y que ya he comentado por aquí y que llamaron El último hombre vivo. La otra, con Will Smith bajo el título Soy leyenda. Ambas comparten mismo argumento e ideas: hombre solo, plaga que que mata a todos y seres contaminados en forma de mutantes feos y capullos. Vale. Pues aquí está el grandísimo acierto de la versión que te traigo hoy porque en ella vemos la historia original del libro. Y es que en este hay un hombre solo... ok, una plaga... ok y la plaga ha convertido a la humanidad en... VAMPIROS. Como lo has leído. En la de Heston y Smith son algo así como mutantes nucleares pero aquí, como en el libro, son vampiros, de esos que repelen el ajo y a los que hay que clavar una estaca en el corazón. Este respeto da a la peli una mezcla entre  futurista y de terror muy conseguido y, sin duda, va a ser uno de los aspectos (entre varios) que se te queden de la cinta. Pero, no te preocupes, que no solo de soledad vive el hombre o la peli. De hecho, cierta esperanza en forma de chucho o de mujer despistada dará (aún) más vida a la peli.

Otro de los aspectos potentes de la peli es la ambientación que predomina a lo largo de todo el metraje y que capta la atención del espectador sin esfuerzo. Las calles se presentan abandonadas y descuidadas. Y llenas de vampiros, unos vivos y otros muertos. De hecho, el prota, Robert, los va recogiendo como trapos usados para quemarlos y dejar que apesten y molesten. Ya sabemos todos que eso de irte a dar un paseo y pisar un muerto (viviente o no) es algo molesto y desagradable. Todo esta derruido, destrozado, y da al conjunto un aire muy triste que viene muy bien a toda la película.

Resultado de imagen de the last man alive 1964La cinta, como dije antes, puede ser considerada como de ciencia ficción o de terror, según te pille. Creo que para ser de 1964 es muy potente, demasiado potente. Los cadáveres en las calles son muy explícitos y los primeros planos, para que todo se vea, abundan sin problemas. Por eso, la película tiene unas cuantas escenas muy atrevidas que me parecen, como poco, curiosas. Por ejemplo, los primeros minutos de metraje, en los que Robert se encuentra con cadáveres a la puerta de su casa y los recoge lo mismo que un empleado del Starbucks los restos de una mesa están muy logrados. Una de las escenas más fuertes me ha parecido esa en la que hay una fosa común espectacular llena de vampiros muertos y que arde y apesta de manera constante, lo mismo que la de la cripta en la que el pobre Robert sale de ver la tumba de su mujer y se encuentra con todos esos seres. Pero no todo tiene que ser truculencia; fijaos en una de las escenas iniciales donde vemos a Robert sonreír mientras abre una botella de licor, pone música relajante... y, de fondo, los vampiros gritan. Muy, muy bueno. 

¿Sigo? Vale. Porque, te puedes preguntar, ¿a qué viene todo esto de la plaga? Pues mira, la cinta tiene un flash-back de gran duración en la que se explica todo. De hecho, se puede decir que la peli tiene tres momentos: uno antes del flash-back, otro el propio flash-back y el que viene después de este. Sencillo pero muy efectivo.

Resultado de imagen de the last man alive 1964¿Y el terror? Bueno, como puedes imaginar, puede pensarse que está centrado en las criaturas vampíricas y, desde cierto punto de vista, es así. Los han pintado torpes (tipo muertos vivientes) pero, también, parlanchines y, además, tienen memoria porque recuerdan. Tienen ciertos trozos de maquillaje en la cara muy conseguidos. Atentos a la escena en la que la mujer de Robert vuelve. Muerta, pero vuelve. No obstante, aquí hay mucho de terror en forma de situaciones angustiosas basadas en la soledad y la desesperación, que son muchas, evitando el efecto casquería que podría haber caído en lo típico y vulgar.



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires
Dicen que el amor dura para siempre... ¿verdad?



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires



Resultado de imagen de the last man alive 1964Paso a los actores o, mejor, al actor. Si te digo que Vincent Price me encanta, creo que sería repetirme pero, como hacerlo me importa poco, lo hago: el tipo me parece que está sublime en la peli y se puede decir que el 90 por ciento de la cinta cae sobre sus hombros. Se muestra abatido, contento, deprimido, esperanzado o medio loco con una facilidad pasmosa. Hay en concreto una escena en la que ve pelis caseras donde empieza riendo por el pasado pero acaba llorando que pone la carne de gallina. Era un actorazo y aquí lo demuestra de manera pasmosa, por eso esta es una peli de vampiros, de terror o de ciencia ficción pero, por encima de todo, una de Vincent Price. Sí, salen Franca Bottoia como Ruth y Giacomo Rossi Stuart haciendo de Ben pero, seamos sinceros, son moscas pequeñitas revoloteando por ahí.

¿Cosas en contra? Bueno, vamos a ver, diré un par. La primera y fundamental: no entiendo por qué, respetando de manera tan acertada el quid de la cita (repito, vampiros y todo lo que estos implican: estacas, ajos, espejos...) se saltan a la torera el final. Aquí lo convierten más en peli de acción pero, bueno, se entiende que es cuestión de las adaptaciones al cine. Curioso que la de Heston hizo lo mismo. Por otro, y esto es más una curiosidad que otra cosa, la versión que yo he visto es una coloreada. Creí que esto ya no se llevaba pero se ve que, de vez en cuando, lo hacen. Vale, ahora el efecto queda mejor, más perfeccionado pero se sigue notando un tono raro y artificial en la piel que no me gusta. Yo la tengo en blanco y negro y eso se nota. Eso sí, lo admito, el color gris en los vampiros queda muy bien.

Hasta aquí escribo hoy. Si puedes, dale una oportunidad. No solo porque la peli está muy bien y es muy entretenida, sino porque lo que vas a ver aquí son vampiros de los de siempre, de los malos y de los que quieren morder, algo que nuestro tiempo parece haber olvidado. Ah, y sale Vincent Price. Con eso te digo todo.

Y, para terminar, un detallito que te importará un comino y que no sale en la peli (se intuye si has leído el libro) pero que quiero compartir contigo. Y es que, ¿te has preguntado por qué narices los vampiros no se reflejan o no se pueden ver en un espejo? Pues bien, en el libro, el prota lo averigua: no es que se derritan, o se debiliten, ni nada de eso. Es porque al verse en el espejo en lo que se han convertido, siente una vergüenza atroz de sí mismos. Chapeau y ahí queda eso...


Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de the last man alive 1964 vampires


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada