Páginas

sábado, 9 de enero de 2016

Expediente X - Temporada 1




Expediente X (The X Files)
Temporada 1
(1993)

David Duchovny.
Gillian Anderson.
Mitch Pileggi.
William B. Davis.




El agente del FBI Fox Mulder, especializado en casos paranormales conocidos como Expedientes X, es evaluado por la agente Scully para determinar si sus conclusiones son válidas…

 Debo admitir algo de lo que no me siento muy orgulloso: no vi ni un solo capítulo de Expediente X. ¿Fue por falta de ganas? Ni de broma. La cuestión era que, cuando la serie estaba en pleno auge, la ponían por la noche a la mismísima hora de la cena, lo que equivalía a que era imposible prestar la atención que necesitaba. No obstante, fue una especie de espinita clavada que siempre estuvo ahí. Tuvo que pasar el tiempo hasta que, gracias al milagro del DVD, pude hacerme con una caja que contenía TODA la serie con TODAS las temporadas. Y lo digo sin tapujos: verla así fue toda una gozada que lo único que hizo fue recordarme lo que me perdí en su momento.
Expediente X es un clásico y, conforme pasa el tiempo, lo es cada vez más y se afianza su lugarcito en el Olimpo de serie míticas donde se dan la mano (cada una con sus peculiaridades) el Equipo A, El coche fantástico o Yo, Claudio con otras más actuales como Buffy, Smallville o The walking dead. Las razones que podría dar aquí son muchas y muy variadas. No obstante, por aquello de no dejarme llevar con el riesgo de aburrir al personal, voy a (intentar) centrarme en nada menos que la primera temporada. Vista ahora, se notan a kilómetros las hombreras, los peinados cantosos y demás cosillas por el estilo pero eso, también es cierto, no dejan de ser meros detallitos sin importancia que nada ni nadie puede cambiar y que, por encima de todo eso, hay tesoros de muchos quilates, que es lo que de verdad importa.
Si hay algo que va a destacar esta primera temporada, diferenciándola de las que vinieron a continuación (¡ocho más, nada menos!) es que los capítulos son por completo independientes. Si bien la intención que impera en ellos es el hecho de que Scully tenga que evaluar (y aguantar) las grilladas varias e intensas de su compañero Mulder, sí es cierto que todo esto lo vamos a ver a través de distintos episodios o misterios donde cada uno es independiente del otro. A esto hay que sumar el hecho de que son extremadamente variados. Como vais a ver en el pequeño resumen que os dejo a continuación, aquí hay de todo y para todos en un menú de lo más variopinto. Pero si hay algo que, al menos para mí, llame la atención en el conjunto de la serie, es un detalle por encima de todos: la originalidad que impera en todos y cada uno de estos capítulos. Aquí vamos a tener una ración muy variadita de monstruos que van desde mitos ya de de sobra conocidos (léase el bigfoot, extraterrestres, telekinesis, hombres lobo…) hasta elementos fantásticos de cosecha propia que no tienen que envidiar nada a los primeros. En este último grupo tengo que destacar a un “villano” (vamos a llamarlo así) que me encanta: un individuo de piel amarillenta que es capaz de descoyuntar su propio cuerpo para colarse por las grietas más imposibles. Tan alucinante como repulsivo pero, lo repito, queda estupendo. Y, por supuesto, ese en que la acción se sitúa en mitad de una estación científica polar donde los doctores son contaminados por un extraterrestre. Y, claro está, el tema de la hermana de Mulder, que va a fastidiar a lo largo de toda la serie, está ahí desde ya. Curioso, ¿verdad? Hay más, por supuesto, pero lo dejo para que lo descubras tú.
Como dije antes con respecto a los capítulos, los que vamos a ver en esta primera entrega (que se da también en la segunda, aunque de manera menos evidente) es que son independientes, es decir, podemos considerarlos como aventuras aisladas unas de otras donde los únicos nexos son los protagonistas y el hecho de que Scully tenga que evaluar a Mulder. Al margen de estos dos puntos, cada capítulo constituye un expediente X a investigar que empieza y termina. Y, por supuesto, conste que aquí, por suerte, no todo tiene que acabar bien. Es más hay algunos capítulos cuyos finales pueden ser considerados cualquier cosa menos felices. Bien por el guión.
Esto me lleva a un aspecto muy importante dentro de una serie que, a fin de cuentas, es de carácter fantástico: los efectos. ¿Lo hay? Sí, claro. ¿Espectaculares? No tienen por qué, ya que, después de todo, hablamos de una serie de televisión de presupuesto, supongo, controlado y emitidos en una franja horaria no muy desorbitante. Es más, algunos hasta pueden resultar algo “pobres” pero, ¿impactantes para la historia que cuentan? Eso ni lo dudes. Muchas veces, más que ver o mostrar, el guión recurre a sugerir, lo que hace que todo tenga un aire misterioso más que considerable que viene muy bien al tono de la serie.
Vamos con los personajes. Presentar a los protas a estas alturas puede resultar algo inocente y, si me apuráis, hasta tonto y estoy seguro de que, aunque no hayas visto un solo capítulo, al menos, te suenan: agentes Mulder y Sully, FBI. Sobre sus hombros va a recaer el peso de toda la serie mostrando, por un lado, el eterno paradigma de la pareja de agentes que no pegan (en principio) ni con cola pero que se enfrentan a casos que hay que resolver en plan Holmes; casos cuya gracia principal estriba en el carácter sobrenatural que tienen. Pero una de las cosas que más me gustan de ellos, aparte de lo bien presentados que están, es que, en primer lugar, no son perfectos, no les sale todo bien a la primera y están, de hecho, a años luz de ser imbatibles. Por otro lado, y esto lo señalo como una de las mayores gracias de la serie, es que evolucionan y no se quedan estancados en una imagen que se repite hasta la saciedad; son humanos, sufren y, en varias ocasiones, lo pasan mal, rematadamente mal. Por eso, el alucine de Mulder va en aumento a cada capítulo mientras que el escepticismo de Scully está a un tris de resquebrarse o de reforzarse, según la situación. Si bien los dos me caen fenomenal, lo admito: Mulder Forever.
¿Y qué decir de los actores? Pues estupendos. Aquí, claro está, son muchos los que desfilan por la pantalla, ya que las tramas dan para mucho. ¿Secundarios? Claro. Ahí tenemos a William B. Davis como el enigmático y, a su modo, siniestro fumador, incordiando desde que aparece en el capítulo piloto. También conocemos a Mitch Pileggi como Walter Skinner, jefe de la pareja principal.  Y, cómo no, las dos estrellas de la misma: David Duchovny como Mulder y Gillian Anderson haciendo de Scully. Ambos, leyendas actuales de la pantalla gracias a esta serie y, lo digo con toda sinceridad, con razón. Duchovny es el Mulder ideal: flipado, alucinado, serio en su trabajo, eficaz como él solo, siniestro a su modo y siempre probando que tiene más razón que un santo. Y, sí, gracias a esta serie, rellenó carpetas de quinceañeras de instituto para parar trenes enteros. Por su parte Anderson es la perfecta Scully. Fría, analítica, científica por encima de todas las cosas y luce sin ningún tipo de pudor unas hombreras tremendas y un peinado desfasado por completo. Ambos se complementan a la perfección y uno sin la otra o viceversa no hubiera sido lo mismo.
¿Cosas mejorables? La verdad, poco puedo decir. Quizás, si desarrollo el lado tiquismiquis, sí hay que admitir que, en algunos detallitos (ordenadores, disquetes y demás), puede que se haya quedado algo anticuada pero esto, como decía el maestro Yoda, es el orden en las cosas y, queramos o no, el tiempo pasa. Por otro, una mera curiosidad: Gillian Anderson tenía (atentos) veinticuatro años cuando empezó en la serie. Dicho de otra forma, era una bebota. Para mostrarla más adulta y madura, recurrieron a vestirla de manera espantosa y, (de nuevo) peinarla de forma más horrible aún. En fin…
Pues eso ha sido todo. Ni que decir tiene que recomiendo la serie entera y, desde luego, esta primera temporada donde vemos cómo se cuece todo; un auténtico despliegue de imaginación, creatividad y buen hacer que se refleja a través de unos episodios dotados de historias muy, pero que muy entretenidas, originales y, por encima de todo, bien contadas. Soy de los que opinan que, cada uno de ellos, daría para una película. ¿Cómo se puede condensar unos argumentos tan buenos en cuarenta y pocos minutos? Esa es, entre muchas, una de las gracias de la serie y, desde luego, todo un expediente X...
Os dejo un breve resumen de los capítulos de la primera entrega. Tranquilos, no destripo mucho. Eso, espero, lo hagas por ti mismo.
Vigilad el cielo.

 Expediente X - Temporada 1
Capítulos
Piloto

Una joven aparece muerta. Su cuerpo tiene unas extrañas marcas…

Desde  el principio se plantea la muerte de una chica y que algo pasa otra vez, lo cual demuestra que la serie va a ir al grano sin concesiones. Por eso, los expedientes X salen en el minuto cuatro y la labor de Scully también: hacer un informe sobre Mulder.

Este capítulo es una presentación muy acertada tanto de intenciones como de personajes, ya que las personalidades de los protas (Mulder alucinado, Scully, lógica y racional) están muy claras. Y, desde ya, conocemos la historia de la hermana de Mulder. Y que quede claro: en el FBI son unos chanchulleros y está claro que algo ocultan. Ved la última escena…

Lo dicho: un misterio muy bien planteado y un comienzo muy sobresaliente.

Garganta profunda

Un piloto de pruebas actúa de manera extraña…            

Cómo no, sale el tema de Roswell. Lo bueno es que se deja de lado a los extraterrestres y se tira del hecho de borrar la memoria del piloto para que no se vaya de la lengua. De alguna manera, me recuerda a la película Invasores de Marte. Claro que condensado en tres cuartos de hora. Lo bueno es que trata un tema con una base real y que muchos consideran un secreto a voces: los humanos llevamos tratando de construir aviones basados en tecnología alienígena.

Infiltrarse

Varias víctimas son encontradas sin hígado. El asesino no usa las manos.

Después de dos capítulos de aliens, toca el monstruo de turno. Y muy buen monstruo: nada menos que un ser humano mutante capaz de descoyuntarse para matar. Me gusta mucho cómo lo han representado: delgado, aspecto de loco y con esos ojos de pesadilla. Otra prueba de que muchos capítulos de esta serie, por sí solos, darían para un largometraje.




 Enlace

Una niña desaparece, al parecer, secuestrada por extraterrestres…

Bien porque se habla bien claro del caso de la hermana de Mulder. Por eso, el agente está más que obsesionado con el tema. Es un buen capítulo más de misterio que de fenómenos extraños. Buen golpe de efecto al formar la cara de Ruby con los códigos sobre el papel. Se habla de una posible abducción pero se deja a la imaginación del espectador.

El diablo de Jersey

Un hombre salvaje parece ser el autor de un asesinato…

El capítulo recoge el mito del hombre bestia y, de nuevo, muestra cómo Mulder está obsesionado con su trabajo. Eso sí, donde hay un hombre bestia, hay una mujer. Destaco el final, muy original.

Sombras

Dos cuerpos son encontrados. Las heridas de los mismos no son normales y presentan una carga electrostática de gran nivel…

Cómo no, no podía faltar un tema primordial en los expedientes X: la telekinesis. Aún así, se las apañan para introducir una buena sorpresa. No la cuento; vedlo.

El fantasma de la máquina

El director de una importante compañía muere electrocutado…

Un capítulo curioso en el que el tema paranormal se ve algo eclipsado por el factor humano-tecnológico a través de un ordenador pensante… y asesino.  Se hace referencia a la moralidad que va de la mano de la genialidad. Lo malo de este capítulo s que, al hablar de ordenadores, lo que vemos en pantalla ha quedado muy anticuado (léase el MS-DOS)

Hielo

Un grupo de investigadores en el Ártico sufre un extraño accidente y dejan un mensaje: “No somos quienes somos…”



El capítulo tiene un empiece muy bueno y te deja con ganas de más: dos personajes se suicidan sin motivo. Este capítulo es, a su modo, un calco de La cosa ya que hay situaciones más que evidentes que recuerdan a la peli de Carpenter: personajes aislados en hielo, un ente extraño que los contamina… Hasta hay un perro que desencadena todo. Aún así, un capítulo muy bueno.

Espacio

Algunos proyectos de la Nasa parecen saboteados…

Cómo no, tenía que salir el tema de Marte, algo obligado en cualquier peli/serie de ciencia ficción que se precie. Con todo, es un capítulo algo sosito en comparación con los demás porque, a fin de cuentas, pasan pocas cosas raras. Con todo, tiene una buena sorpresa tirando hacia el final.

El ángel caído

Un extraño objeto cae en un bosque que intentan disimular como un avión estrellado…

De nuevo, le toca el turno al alien que anda suelto. Mulder, en este capítulo, se mueve como pez en el agua en mitad de una conspiración en toda regla, el ejército mintiendo a diestro y siniestro y un extraterrestre suelto haciendo de las suyas. Lo admito: los momentos del extraterrestre camuflado me recuerdan mucho a los momentos de Depredador.


Eva

Un hombre aparece muerto. Su hija, Tina, parece ser el único testigo…

Muy buena escena inicial con el tal Joe muerto en un columpio y una mordida vampiresca de por medio. Una trama muy lograda con clones de por medio. Y, como debe ser, donde hay niñas encantadoras, las hay malignas y asesinas… sean humanas o no. Y otra muestra de que, si se quisiera, cada capítulo podría dar para una peli entera.
  


Fuego

Se dan diversos casos de personas que mueren calcinadas….

Otro capítulo que empieza de manera más que potente: un hombre entra en llamas porque sí. A parte de la trama en sí, hay que destacar que, por primera vez, se deja entrever ciertos celos por parte de Scully. Es un capítulo más de investigación a lo Sherlock Holmes que lo típico de las serie. Cómo no, tiene un buen final.

Más allá del mar

Un asesino condenado a muerte dice saber dónde están unas víctimas…

Muy buena escena inicial con el fantasmal padre de Scully. Está muy bien que amplíen la trama con la del asesino que es capaz de desarrollar poderes mentales. Lo original es que en este capítulo se cambian las tornas: Mulder es el escéptico y Scully se deja llevar.

Cambio de sexo

Hay asesinatos pero no se tiene el perfil del asesino…

La idea de un asesino que puede ser hombre y mujer a la vez es, como poco, genial. Como ya he mencionado, de aquí podría salir, sin ningún problema, un buen largometraje.



Lázaro

Un agente del FBI es herido en un tiroteo. Milagrosamente, vuelve a la vida…

Un capítulo más centrado en la figura de Scully que en las grilladas de Mulder. Lo bueno es que el planteamiento resulta muy original. Lo malo, si se puede decir algo, es que la cosa está clara desde la primera escena y anula un poco el hecho de la sorpresa que pudo haberse creado. Eso sí, Scully aquí no ve las cosas tan claras como hasta ahora. 

Joven de espíritu

La figura de un atracador de bancos coincide con la de un asesino fallecido.

 Mulder las pasa muy canutas en un capítulo donde se mezclan venganzas y alteraciones médicas ilegales: la fuente de la eterna juventud. Era algo que tenía que salir en los expedientes X.

Ente biológico extraterrestre

Se producen avistamientos de luces extrañas…

Salen por primera vez los tres frikis que ayudan a Mulder: el pistolero solitario. Lo bueno es que Mulder comprende lo solo que en realidad está (quitando a Scully, claro) Y, además, al final, lo curioso es que siempre tiene razón: hay conspiraciones, mentiras y extraterrestres capturados.

El hombre de los milagros

Samuel es capaz de realizar milagros como resucitar muertos…

Un capítulo muy curioso con una especie de líder religioso que, al menos, no parece ser un farsante. Lo bueno es que es lo que le hace falta a Mulder. Muy buena la escena del juicio donde todo se llena de langostas. Además, es uno de esos capítulos en los que uno no sabe por dónde va a salir la historia que, por cierto, tiene una buena sorpresa final. Y lo digo de nuevo: es otra muestra de que ciertos capítulos de esta serie darían para un largometraje.

Formas

Un hombre cree matar a una bestia que se come su ganado…

Cómo no, el mito del hombre lobo tenía que salir. El capítulo arranca muy bien cuando una especie de hombre lobo ataca a unos personajes que, al acabar con él, deja algo de aspecto humano, un muchacho indio. Me gusta mucho cuando analizan un cadáver que… tiene colmillos. Lo malo de las historias es que siempre terminan igual: el monstruo es eliminado. Con todo, es muy entretenido.

¿Los indios que se transforman en lobo inspirarían a Stephanie Meyer para su saga de Crepúsculo?

Cae en la oscuridad

Unos leñadores desparecen por arte de magia…

De nuevo, un capítulo rodeado de misterio con aliciente sobrenatural de por medio. Muy bueno el detalle de ver a un tipo conservado en una crisálida. Lo bueno, entre otras cosas, es que se usa la idea de diminutos parásitos en lugar de utilizar el monstruo de turno. Todo ello en la soledad de un bosque. Lo que me gusta es que es de los pocos capítulos que demuestran que Mulder y Scully pueden ser muy listos, pero no invencibles ya que están a un tris de estirar la pata. 

Tooms

Eugene Victor, el hombre capaz de deslizarse por cualquier hueco, vuelve a hacer de las suyas…

Como ya dije en el capítulo “Infiltrarse”, el personaje de Eugene es uno de mis favoritos de esta temporada, por original y macabro. Algo debieron de ver en él porque es el único personaje al que dedican dos capítulos en toda la temporada. Eso sí, sigue igual de repulsivo. Atentos a cómo el amigo Eugene, cuando se centra en una víctima, ve todo en blanco y negro menos a su objetivo. Además, está el hecho de que el FBI acosa a Scully porque los informes sobre Mulder no son lo que creían. La frase: “Solo me jugaría mi carrera por ti” (Scully) “Si hay té helado en la bolsa, esto es amor” (Mulder) Y ella saca una cerveza…

Nacido de nuevo

Una niña llamada Michelle ve y oye cosas que nadie puede ver ni oír…

Después de monstruos y alienígenas variados, le toca el turno al peor de todos: una niña. Lo malo es que esta no solo usa la telekinesis, sino que hasta ve fantasmas. Todo ello aderezado con polis corruptos. No obstante, hay un tema fundamental y muy, pero que muy bueno en este capítulo: la reencarnación.

Roland

Roland, un disminuido psíquico, está relacionado con unos crímenes…

Muy buena escena inicial con la muerte del científico en el reactor. Es más un capítulo de intriga que de terror o fantasía, con el gran acierto de que el eje principal de todo, Roland, ni es un alien ni un extraño monstruo.

EL matraz de ErlenMayer

Un hombre es portador de una extraña bacteria…

Lo curioso de este capítulo es que Scully pone en duda a Garganta Profunda y Mulder, convencido, duda también. El argumento, como siempre, muy agudo: una bacteria que se remonta a cuando dejamos la vida acuática. Y Scully, quizás por primera vez, comienza a creer que Mulder no está tan loco. ¡Y al fin vemos un alíen!





1 comentario:

  1. Buenas noches, Vigilante;

    Por lo que leo toca repasar series de tv, me alegra porque la mayoría de ellas en algún momento se han colado en nuestro salón o han sido tema de conversación en el café de las tardes de domingo.

    Ésta en particular nunca fue una de mis preferidas, podía ser entretenida pero los protagonistas me resultaban demasiado repelentes, muy repelentes, no obstante, si recomiendas la serie seguro que merece la pena, por lo que he leído en otras reseñas tienes una buena visión crítica.

    Has hecho referencia también a la serie
    Yo,Claudio, fantástico repaso a los entresijos de la familia de los césares, como fantástico es el libro del mismo título.

    Seguiremos vigilando el cielo, aunque no hace falta para ver expedientes x, que los podemos observar en la vida misma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar