Páginas

sábado, 18 de abril de 2015

An american horror story: Freakshow


An americam Horror story: Freakshow

(2014)

Jessica Lange.
Sarah Paulson.
Evan Peters.
Finn Wittrock.
Kathy Bates.
Angela Basset.
Denis O'Hare.
Michael Chiklis.





Elsa Mars dirige un circo de engendros. Todos ellos, esconden un pasado truculento. Dandy Motts, un niño mimado, querrá hacerse con él...


¡Saludos!


Hoy os traigo la cuarta temporada de An American Horror Story. Por si no sabes muy bien de qué va todo esto, te diré que se puede definir como una serie que, usando más o menos los mismos actores, los coloca en distinta situaciones a cual más sórdida y macabra. Para que veas que no exagero, la primera fue en una casa con fantasmas incluidos, la segunda en un sanatorio con médicos locos y extraterrestres y la tercera en una escuela de brujas. ¿Qué quedaba? Pues lo que más repelús me da: un circo. Pero no uno de esos con acróbatas y payasitos graciosos (que nunca he aguantado); este es un circo de engendros. Mira: hay una mujer forzuda, otra barbuda, torsos andantes, tíos con los dedos fundidos, pigmeas y una mujer con dos cabezas. Como lo has leído. ¿El resultado? Pues es lo que te voy a comentar.



Para empezar, me han gustado las tramas. Sí, lo has leído bien, en plural. Y es que, si has visto alguna de las temporadas anteriores, sabrás que la serie se caracteriza por tener un montón de argumentos que desembocan en uno principal, como si fueran los afluentes de un río. Aquí hay para dar y tomar y todas son importantes. La de Elsa Mars, la dueña de todo el circo de monstruitos está muy bien, ya que tiene un pasado considerable que le afecta en su presente y, a la vez, un ego monumental. Y, sí, tiene su punto de locura. El tema de la de la chica de dos cabezas tiene lo suyo porque una cabeza es mojigata y la otra un pelín siesa pero, las dos juntas, son una bomba. Luego tenemos la trama del forzudo Dell Toledo y su mujer de tres pechos (...) que tienen mucho que ocultar. ¿Más? Claro porque tenemos un chico cuyos dedos están, digámoslo así, fusionados y son la  excusa ideal para dar placer a las féminas morbosas y salidas (y, su madre, es la mujer barbuda) Y aún hay más porque Dandy Mott es un niño adulto al que no le pasa nada salvo que es un malcriado, mimado y chifladísmo adulto que no se corta en matar a quien se le pone por
delante y cuya ilusión en esta vida, a pesar de ser millonario, es dirigir un circo de engendros. Añade un buscafortunas salido (de esto hay mucho aquí) que mata engendros para ganar dinero, un payaso asesino que recuerda al Joker pero en grotesco o un espíritu que mata a todo aquel que trabaja en Halloween y tienes, como resultado un circo de tíos y tías a cual más extraño y extravagante que te puedas imaginar, todos con pasados retorcidos, ansias oscuras y todos sus derivados que les hacen ser eso, engendros puros y duros. Pues bien, todas estas tramas (y alguna se me habrá escapado) están perfecta y claramente hilvanadas para tejer una gran trama principal que es la que da nombre a la serie. Siempre he pensado que los guionistas deben de sudar la gota gorda para dar un poquito de sentido a todo esto pero a mí me parece que lo han hecho muy bien y, si me apuráis, lo han clavado. A pesar del lío mayúsculo que parece, todo está muy bien llevado y contado de manera amena y, sobre todo, entretenida.



Pero si hay algo que, por lo menos yo, destaco de esta cuarta temporada es lo violenta que ha sido. En todas las anteriores hay dosis sobradas de sangre, muerte y sexo pero en esta la cosa es tremenda. Desde que vemos en el primer capítulo a ese payaso gordo, asqueroso y sonriente hacer de las suyas, las raciones de muertes y asesinatos son de primera división. Añádele las correspondientes de sexo y da como resultado una temporada muy potente, muy bestia y, desde luego, digna de emitirse a altas horas de la noche.



Paso a los personajes. Todos muy bien mostrados y llevados y, como dije antes, aquí no hay absolutamente nadie normal. Te aseguro que esto no es un modo de hablar. En el circo de Elsa ni el tato se libra y lo curioso es que atrae a seres raros como la miel a las moscas. Como es habitual en la serie, aquí todos son protagonistas y, aunque alguno que otro tenga más minutos de cámara, todos tienen su importancia y todos cuentan. Pensándolo en frío, creo que por aquí no pasa nadie que puedas decir que actúa de manera racional. Curioso...



Los actores siguen tan convincentes como en etapas anteriores y muestran muy bien las situaciones caóticas en las que se ven envueltos. No te voy a nombrar a todos porque, entonces, el post se eternizaría, así que señalaré a los principales. Jessica Lange sigue bordando cada minuto en la pantalla y clava el personaje de Elsa. Evan Peters como Kimmy está también muy bien y demuestra que, desde luego en esta serie, le toca siempre hacer de sufrido y desgraciado a partes iguales, cosa que consigue. Sarah Paulson supera el reto de hacer un papel doble en su personaje doblemente cabezudo con el mérito de interpretar a dos personalidades casi opuestas. Pero, sin duda, tengo que destacar a Finn Wittrock que resulta ser un repulsivo, repelente, asqueroso, criminal, consentido Dandy Mott. El tipo lo borda y, siempre que sale en pantalla, esperas que haga algo más truculento que lo anterior, cosa que consigue. Frances Conroy, Kathy Bates, Denis O'Hare (este es muy bueno, te lo aseguro), Michael Chiklis (sí, La Cosa en Los 4 Fantásticos) o Angela Bassett, entre muchos más, complementan a la perfección a los, digamos, principales. Ah, y, sí, también sale Matt Bomer y Neil Patrick Harris. El primero, de pasada, quedándose en calzoncillos y luciendo gimnasio. El segundo... mejor lo ves y me cuentas.









¿Cosas que no me llaman mucho? Lo único que te puedo decir es que esta temporada ha le ha cogido el gustito a eso de rememorar cosas del pasado (flash-backs) y, también, de un futuro posible hasta el punto en que, a veces, me he preguntado si lo que veía era presente, pasado o futuro. Menos mal que hay un truco:; cuando la tonalidad de la imagen cambia, hay un salto en el tiempo. Por otra parte, y esto no lo digo como algo negativo, he tenido la buena idea (de casualidad) de verla entera de golpe, ya que la tenía grabada. Te digo esto porque entre tanto personaje, tanto nombre y tanto pasado te puedes liar un poquito. Ah, y que no se me olvide: demasiada canción. Desde que Jessica Lange cantó eso de "The name game" en la segunda temporada, parece que les ha molado lo de meter numeritos musicales.

La verdad, creo que puedo decir que es la temporada que más me ha gustado, cosa curiosa, referida a un mundo (el circense) que siempre me ha causado repelús (algo que no puedo explicar) Me ha parecido el colmo del entretenimiento y, por supuesto, muy bien llevada. Creo que va a haber una quinta aunque, desde mi modesta opinión, los guionistas ya pueden afinar porque repetir por quinta veza la misma fórmula de "un montón de personajes chiflados matando y teniendo sexo" puede agotarse en cualquier momento. Con todo, yo la veré. Hasta entonces, te recomiendo, din duda, que le des un vistazo a este circo de engendros.

Vigilad el cielo.




6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Estupendo post! Hace tiempo me hablaron de esta serie. Pero no me he atrevido a verla. No me gusta demasiado la sangre, ni lo excesivamente extraño la verdad.

    Saludos, compi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Te advierto que, aquí, de sangre y rarezas la cosa está sobrada jejejejejeje.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
    2. Me gustan las rarezas..... la sangre no tanto! :P

      Eliminar
    3. ¡Aquí hay más de lo primero, así que, pásate!

      Eliminar
  2. no quise leer esta ves
    por riesgo de spoiler
    ya que tengo pensado ver esta serie, tengo toda la temporada descargada

    saludos!

    ResponderEliminar