Páginas

sábado, 8 de noviembre de 2014

Gothika



Gothika (Gothika)
(2003)

Director: Mathieu Kassovitz.
Guión   : Sebastian Gutierrez.

Halle Berry. 
Robert Downey Jr.
Charles S. Hutton. 
Penélope Cruz.
Kathleen Mckey. 
Bernard Hill.






La doctora Miranda, al volver a casa, se encuentra con una joven en mitad de la carretera...



¡Saludos a todos!

Hoy os traigo una peliculita de ese terror tan típico que inundó las salas allá por finales los noventa y que conistía, admitiendo variaciones aquí y allí, en meter el factor sobrenatural en la trama y hacérselas pasar canutas a los personajes. Y es que, por aquella época (aún hoy me atrevería a decir), la sombra de El sexto sentido fue alargada.

Una vez dicho esto, os puedo decir lo siguiente:

Para empezar,  me gusta mucho la historia. Sí os puedo advertir que, si esperáis una película terrorífica en su estado puro vais listos y, posiblemente, os decepcione un poquito. Y es que esta peli, más que de terror, siempre me ha parcido de intriga... con algún que otro sustito. Sí, vale, hay un elemento sobrenatural evidente en forma de fantasma, claro, pero no esperéis dar botes en el sofá porque no lo vais a hacer. Por encima de todo esto vamos a tener una trama muy bien elaborada que se va a caracterizar por los distintos giros que va presentando que hacen que el guión evolucione. Ojo, que a continuación voy a decir una serie de cositas que puede que te agüen la fiesta pero, de lo contrario, no habría ni reseña ni nada. Por eso, la peli comienza siendo la típica historia de un asesinato en forma de la muerte de Dough, el marido de Miranda. De ahí, se convierte por momentos en una especie de pequeño drama en el que vemos que todo el infierno que la doctora hace pasar (de buena forma) a sus pacientes se vuelve contra ella y, como por mala baba del destino, vive en sus propias carnes el hecho de pasar de doctora a paciente. Estos momentos siempre me han parecido muy angustiosos pues, de suceder una cosa parecida en la realidad, debería de ser algo horrible. ¿Os imagináis pasar de usar la bata de médico al humillante pijama de hospital siendo un paciente más rodeado de todos los que tú has mandado encerrar? Luego, la trama comienza a soltar pequeños trazos de peli de terror en forma de susurros, mensajes en forma de vaho y mucho ruido extraño en mitad del silencio hasta que, al fin el factor sobrenatural, como dije antes, se hace presente en forma de fantasma. Pero, ¿será un fantasma bueno o de los malos que se dedican a amargar al personal? En principio puede parecer esto pero, poco a poco, los guionistas se las apañan para hacernos cambiar de opinión y, de nuevo, enlazar el terror con la trama del asesinato que tiene su culmen en la sorpresa final. Por todo ello, debo decir que la trama me parece muy bien presentada, mejor elaborada y, sobre todo, narrada al espectador. Insisto en que no es, ni mucho menos, una historia de terror en plan El exorcista o Posesión infernal pero, con todo, siempre he creído que mantiene el interés de manera bastante notable y hace que el espectador se pregunte qué pasa hasta el momento final.

Los personajes me parecen muy bien presentados y mejor tratados. Por supuesto, el que destaca por encima de todos el Miranda, más que nada, porque es la prota y se pasa vapuleada durante casi todo el metraje. Me parece muy acertado que empiece siendo una cosa y se convierta, al menos temporalmente, en algo muy distinto (no hay que olvidar que la pobre pasa de médico a paciente en un tris) Pete Graham siempre me ha parecido que sabe a poco pero, la verdad, esta es una peli por y para Miranda. A Dough le ocurre lo mismo que a ella: uno cree que es una cosa y resulta ser otra. Chloe es el secundario ideal del cual se puede tirar siempre que es necesario y cuya presencia es más que importante en la trama. Rachel, por su parte, cumple en su justa medida como todo ente fantasmal que se precie y la presencia del shérif es vital.

Y de los personajes paso a los actores. Con estos ocurre como he dicho antes con Miranda: esta es una peli por y para su protagonista, Halle Berry. Qué os voy a decir; en mi humilde opinión creo que la mujer está muy bien (en todos los aspectos) y, desde luego, hace algo más que lucir palmito. Ahí tenemos las escenas de las crisis (fantasmales) o los momentos en los que tiene que tragarse la vergüenza y, con la sospecha de asesinato encima, pasar de ser una interna más en el psiquiátrico en el que trabajaba. Además, la transición de doctora don nadie a fugitiva estrella creo que lo expresa muy bien. Los demás actores, si bien cumplen en su justa medida, se puede decir que revolotean a su alrededor. Sí debo destacar a John Carrol Lynch como sheryff, sobre todo, en los últimos momentos de la peli. Aunque parezca raro, Robert Downey Junior hace de secundario. Recuerdo que, ya por aquella época, se rumoreaba que el colega iba a ser Iron Man y yo pensé que sería imposible que un tío tan bajito se pusiera la armadura. Charles S. Dutton (Dough), Penélope Cruz (Chloe), Kathleen Mckey (Rachel) o Bernard Hill (Parsons)  cumplen reforzando a la Berry con mayor o menor gracia.







Como escenas destacables os puedo citar varias. Para empezar, todas en las que el fantasma aparece. Ese modo de andar irreal siempre me ha gustado mucho y crea un mal rollo bastante considerable. El momento bajo la piscina está muy conseguido y queda bastante angustioso. Aunque no tiene por qué resultar espectacular visualmente, la escena en la que la doctora entra como paciente en el psiquiátrico o en la ducha me parece muy bien narrado, lo mismo que la del vapuleo fantasmal en la celda. Pero, sobre todo, hago mención especial al flash back en el que, mediante una narración hacia atrás, comenzamos a saber lo que realmente sucedió. Como podéis ver, a pesar de ser una historia de terror, esto no implica que haya efectos especiales abrumadores ni maquillajes repulsivos. Lo que hay y lo que se muestra, para servidor, está bien hecho y mostrado. 
 
 
En cuanto a cosas que me han dejado así, así, lo único que puedo comentar es la escena final, esa en la que Miranda, feliz porque todo ha terminado y, tras despedirse de Chloe, se va por la calle (donde, por cierto, no hay nadie) y ve lo que ve. ¿Qué se supone que significa? ¿Qué es pariente del niño de El sexto sentido? Ahí queda eso...


Esto ha sido todo por hoy. No creo que sea un peliculón ni un clásico pero, desde luego, me gustó cuando la vi en su momento y me sigue gustando ahora. De vez en cuando le doy un vistacito y me quedo tan feliz. En mi opinión cumple de sobra su cometido: entretener sin demasiadas pretensiones y mantener el interés desde que empieza hasta que acaba. Si podéis, dadle una oportunidad.

Por cierto, lo de Gothika supongo que es por el tema de los tatuajes (si ves la peli lo entenderás) Si tenéis otra teoría, estaré encantado de leerla.

Os dejo el vídeo del tráiler para abrir boca:




Vigilad el cielo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario