Páginas

lunes, 24 de junio de 2013

El hombre de acero

El hombre de acero (Man of Steel)
(2013)

Director: Zack Snyder
Guión    : David S. Goyer, Christopher Nolan

Henry Cavill
Amy Adams
Michael Shannon
Kevin Costner
Diane Lane
Russel Crowe
Christopher Meloni
Antje Traue
Ayelet Zurer

 

El planeta Kripton está a punto de desaparecer. El científico Jor-El envía  a su único hijo a la Tierra, donde se convertirá en el mayor héroe de todos los tiempos… 
¡Y llegó el día!
Después de mucho tiempo de especulaciones, fotos y trailers variados, Superman ha llegado al a Tierra. Y tras veintiún minutos de trailers, he podido verlo con mis propios ojos.

Tengo que reconocer que, en su momento, la sola mención de otra peli de Superman, después de la (para mí, por supuesto), horrorosa Superman returns, hacía que la sangre me hirviera. Y es que servidor de ustedes, fan del personaje y de las llamadas películas originales, casi sufre un síncope al verle en bata de hospital. Por suerte, el tiempo pasó, el proyecto cambió de manos y, como siempre se ha dicho acerca de esta peli, el reinicio sería absoluto bajo la batuta de Zack Snyder con la supervisión de Christopher Nolan, el responsable de las nuevas pelis de Batman. Muy bien, pues, a favor, puedo decir…
… Muchas cosas. Todo, si, me apuráis. Y es que la peli me ha encantado (el primer sorprendido al escribir esto soy yo; jamás creí que lo haría) Es todo un espectáculo muy digno desde que empieza hasta que acaba que hace que te quedes clavado en la butaca y el tiempo se te pase a súper velocidad (agudo juego de palabras, ¿eh?) Pero, como no hay que precipitarse, vamos por partes.
En primer lugar, la trama. Antes de nada, me gustaría decir que, si bien hay una general, esta es una película de tramas, todas ellas enlazadas, claro.
Vamos con la primera. Todo el mundo conoce la historia de Superman aunque no haya leído ni una sola de sus viñetas ni visto ni una peli/serie de televisión. Pues bien, podemos decir que esa historia es la misma sin llegar a serlo. Sí, aquí Kripton está en las últimas y cierto científico, el único inteligente del planeta, sabe lo que va a pasar y manda a su hijo hacia las estrellas para que se salve. Muy bien, pero se las han apañado para, sin cambiar esas raíces tan clásicas, añadir ciertos toquecitos que las enriquecen y que, en el conjunto del metraje, me parece que quedan muy bien. Así, por un lado, el núcleo de Kripton está hecho un asquito. Por otro, la situación político/militar del planeta está en el filo de la navaja e incluimos un golpe de estado por cortesía del general Zod.
Y aquí debo hacer referencia a Kripton en sí. Nada que ver con lo que conocíamos hasta ahora. No hay hielo ni todo es blanco. El planeta se muestra real, lleno de flora y fauna, mostrando unos animales estrambóticos y alucinantes de ver. Los kriptonianos visten de manera no menos extraña y están llenos de tecnología. Y. además, sabemos que el modo de reproducirse, completamente artificial, está organizado en castas: cada uno nace para ser una cosa determinada. Muy buen tanto a favor, desde luego.
Siguiente trama: la de Kal-El, que no la de Superman o Clark Kent. Y es esta una de las cosas que más me han gustado. Kal se muestra hecho un lío, sin terminar de encajar en un mundo al que sabe de sobra que no pertenece. Por eso, se pasa la vida tratando de ayudar a la gente pero, también, huyendo, como un fantasma o una sombra que nadie ve o en la que nadie repara. Y todo esto, de manera magistral, se muestra de dos formas. Por un lado, el Kal-El del tiempo presente, buscando sus orígenes para saber quién o qué es. Por otro, conocemos su bagaje a través de una serie de flash backs (algo increíble en una peli de súper héroes) que definen muy bien al personaje y nos hace entender que puedes tener los poderes y habilidades más increíbles pero, por dentro, estás hecho un lío. Aquí sabemos cómo el joven Clark comienza a descubrir sus poderes (lo cual le hace un bicho raro) y, además, comprobamos cómo le afecta eso. Todo esto, y mucho más, hace que el personaje sea muy real (y respondón, como cuando echa en cara a su padre que no lo es, solo lo encontró en mitad del campo) y comiences a olvidarte de la visión tan optimista que teníamos del personaje hasta ahora. Por cierto, incluso se hace mención de distintas formas a la intervención divina con respecto a él, bien porque lo piense la madre de un niño al que salva, bien porque el propio Clark de pequeño se cuestione por qué Dios le hace eso, o cuando Kal pide opinión no a su madre (persona más cercana), sino a un sacerdote al que le confiesa quién es. Por cierto, con respecto a identidades secretas, hay que señalar que aquí tampoco es que se corte en demostrar lo que puede hacer o quien es, como podemos ver en la escena en la que cura a Lois su herida.
Otra trama: la de Lois Lane. Y esta sí que me ha gustado. Desde un principio, Lois se entera de quién es Superman. Nada de ser una mera periodista que, más o menos, se mete en líos. Por eso, tienes todo el metraje por delante para que la relación entre ambos se consolide pero no por ello tiene que caer en el tópico de héroe/chica del héroe que se enamoran hasta las cachas porque sí.
 
Y, para finalizar en cuestión de tramas, claro está, tenemos la del propio Superman. Una vez que el personaje comienza a asumir quién es y lo que puede hacer, tiene que demostrarlo. Y, para ello, necesita un malo a su altura. En este caso, el centro de esta trama es el vengativo y dictatorial general Zod que, por un lado, quiere echar el guante al último kriptoniano y, por otro, volver a restaurar el esplendor de Kripton en la Tierra.
Sigo. La película no pierde el tiempo en absoluto y presenta a los personajes de manera inmediata. A quien primero conocemos es a Jor-El y su mujer Lara. Ambos, aunque no salen mucho, muy bien definidos y marcando el antagonismo que dará pie al meollo de todo con respecto al general Zod. Aquí no hay medias tintas, nada más salir este en pantalla sabes que va a ser el malo. Y uno a la antigua usanza: mandón, tiránico y de mirada loca.
Ya en la Tierra, Clark nos es presentado del mejor modo posible: salvando a los miembros de algo parecido a una plataforma petrolífera en alta mar. Eso sí, no tiene por qué ser perfecto. Por eso, las consecuencias de este salvamento son la excusa ideal para que empiecen los flash backs y el personaje sea definido tan bien. En cuanto a su rol como Superman, debo decir que me ha encantado porque han sabido ir más allá con él, pero respetando su esencia. El carácter heroico no se lo quita nadie porque eso acabaría con el personaje pero, además, han sabido otorgarle un arrojo al que, quizás, no estábamos acostumbrados. Superman aquí es resolutivo y no tiene por qué resultar un corderito sometido a normas. Ahí está la escena en la que se harta de estar encadenado y deja claro que, las reglas, con él, no valen o esa otra en la que derriba drones que tratan de determinar quién es en realidad. Dicho de otra forma, no resulta ese perfecto boy-scout repleto de nobleza que, cual nene buenecito, se adapta a todo. Y, por encima, una cosa fundamental que enriquece al personaje: está plagado de dudas, ya sea de pequeño (cuestionando a Dios pro hacerle eso) o de mayor, cuando duda de todos los habitantes de la Tierra. Genial.
 
Y no se puede hablar de Superman sin hacer referencia a Lois Lane. Como dije antes, me ha gustado mucho en el enfoque que le han dado. Sigue siendo la periodista que se mete en líos pero han ido más allá y la han mostrado como alguien real y, sobre todo, del siglo XXI. Ver (y oír) a Lois Lane decir a un militar en plan desafiante “quién la tiene más grande” ha sido todo un acontecimiento para mí.
Los efectos especiales, como uno se puede imaginar, son espectaculares. Ya dieron muestras de ello en los primeros trailers pero, vistos en el contexto de la peli, te dejan, literalmente, clavado en la butaca. Lo primero y fundamental: las escenas de vuelo. Perfectas. No solo en los planos alejados sino, también en los más cercanos donde se ve a Superman expresar emociones con sus gestos. Los planetas (Kripton, maravilloso), los monstruos, las naves, las explosiones, las peleas (tremendas) o las escenas de destrucción masiva en Metrópolis están clavadas. Y es que, Superman, no podía conformarse con menos. Destacar aquí los detallitos tecnológicos de Kripton, donde cualquier cosita es una máquina que hace cosas alucinantes. La zona fantasma, estupenda (aún así, el elemento del espejo gigantesco me parece muy difícil de superar) Ah, y muy bueno el detalle de la visión calorífica de Superman, donde vemos como, antes de salir los susodichos rayos, podemos apreciar que la zona de alrededor de los ojos se funde cual lava.
 
 
 
Y es que, dentro de lo espectacular del argumento y personajes, han sabido aportar algo fundamental a todo el metraje y sus elementos que ya pudimos ver en las pelis de Batman (como es obvio, la mano de Nolan, aquí, se ve, se palpa y se mastica, si me apuráis): realismo. Decir esto de un tipo que no es de este planeta, que vuela, que hace de todo y que está buenísimo (cuando la veas, entenderás este comentario) puede resultar algo ridículo. En las manos inapropiadas, sin duda. Pero este, desde luego, no es el caso. Todo tiene una explicación y a veces se centra en cosas tan obvias que llaman la atención justo por eso. Si te preguntabas por qué Superman viste ese traje, aquí te lo dicen. Si no entendías muy bien la razón de sus poderes, aquí se explica. Y, por raro que te parezca, la “S” en su pecho lobo kriptoniano no es de “Superman”, sino de “esperanza” en kriptoniano, el emblema de la casa de El. Sublime. Ah, y si de realismo hablamos, debo repetirlo: también se aplica al mismísimo Superman. Mientras en las otras pelis (me refiero las cuatro de Christopher Reeve) el personaje es el colmo de la perfección (bien peinado, rizo supremo, noble, todo lo tiene claro y un largo etcétera. Ojo, que a mí, todo esto en esas pelis, me encanta) aquí el amigo es kriptoniano pero tiene las imperfecciones propias de los hombres, que pueden ir desde tener un montón de dudas acerca de todo, odiar, ser rencoroso (la escena del camionero) y desear cargarse a alguien o tener pelo en el pecho o en la cara. Y, sí: Superman bebe cerveza mientras ve un partido en la tele o sangra por la boca. Ah, y nadie nace sabiendo ni volando, incluso Superman tuvo que recurrir a eso del ensayo-error.
 
¿Momentos memorables? Muchos. Todos y cada uno de los flash-backs son muy destacables, sobre todo, el de la muerte de Jonathan Kent, momento que considero sublime y en el que, desde luego, la inspiración estuvo subida (relax, no diré nada). La aparición de Superman está muy bien, lo mismo que la escena de la entrevista. Toda la batalla final está clavada. Pero, sin duda, hay un momento clave que no se me olvidará: el resultado del enfrentamiento con Zod y el final de este. Y es que, repito: aquí, Superman, aunque sea por deber, hace lo que hace, aunque te choque viniendo de alguien como él. Tranqui, no te digo más; ve a ver la peli. Hay muchos más pero eso los dejo para que vayas al cine.
Paso a los actores. Muy bien, todos ellos. Henry Cavill ha demostrado ser un Superman/Clark Kent muy digno. Debo reconocer que, por las fotos (o la imagen que han querido dar) siempre pensé que le muchacho era un pelín soso e inexpresivo. Craso error por mi parte. Como Clark resulta muy real. Como Superman, tremendamente natural y cercano. Todo un descubrimiento y, además, de los buenos. Ni me puedo imaginar la presión que este hombre ha tenido que sufrir por el hecho de asumir la responsabilidad de interpretar a un icono como Superman, más aún teniendo en cuenta el legado de Christopher Reeve. Para mí, ha superado la prueba con sobresaliente. Y el amigo está cuadrado, perfecto para meterse bajo ese uniforme. Michael Shannon me ha gustado mucho como Zod, ofreciendo una cara y miradas de demente muy a tener en cuenta. Al contrario de la interpretación que nos regaló Terence
Stamp allá por 1980 (calmado en general, salvo ciertos momentos), aquí se muestra muy visceral, colérico y capullo a partes iguales, un tirano despótico que cree que los fines justifican cualquier medio. Amy Adams como Lois Lane queda bien, si bien es cierto que, del conjunto, es la que más así, así me ha resultado. La chica lo hace bien pero, desde el principio, esperaba otra cosa (la sombra de Erica Durance, es alargada) Russel Crowe me ha gustado mucho como Jor-El, bastante creíble y con un papel mucho más destacado que lo que hemos visto del personaje hasta ahora (¡al fin!) Kevin Costner Y Diane Lane cumplen como los papis adoptivos de Superman y, al fin, nos alejamos de la imagen de vejetes adorables que teníamos de ellos. Antje Traue es una buena Faora. Decir, dice poco, pero las suelta como panes. Christopher Meloni (como el general), Lawrence Fishburne (Perry White) o Ayelet Zurer (Lara) complementan muy bien al elenco principal.
Paso a un factor que ha dado mucho que hablar y que, desde la primera foto, ha despertado polémica: el vestuario. Por supuesto, me refiero al de Superman y a los kriptonianos. Debo decir que, cuando vi los primeros diseños, no me gustaron nada. Todos ellos parecían hechos como de cotas de malla y tenían un aspecto de coraza muy raro. Ver a Superman sin el calzoncillo rojo no me gustó un pelo; me parecía tonto, feo y artificial. Bueno, hay que rendirse a la evidencia y, sobre todo, dar una oportunidad a las novedades. Después de toda una infancia viendo a los de Kripton con pelucas y túnicas, todos tan blanquitos y brillantes, es normal que estos nuevos diseños me chocaran. Tengo que reconocer que, en el contexto de la peli, después de verla con tranquilidad, sí me pegan. A los de Kripton los definen como lo que son en parte: una raza guerrera. Y siempre echaré de menso los calzoncillos por fuera de Superman pero admito que el uniforme me ha convencido, agradeciendo que hayan respetado las botas altas del personaje cuya ausencia tanto fastidiaron la imagen de Brandon Routh en Superman returns. Y, por fin, ha sabido aprovechar todo el juego que puede dar la capa. Esto, como todo, va en cuestión de gustos y no deja de ser mi opinión.
¿Detallitos? Yo te puedo decir varios que no dejan de ser meras cositas: Emil Hamilton, personaje que vimos en Smallville, aparece aquí y el actor que le dio vida en la serie también (pero haciendo otro papel) Si te fijas, uno de los camiones de la batalla final es de Lex Corp. Y, ya puestos en plan friki-que-no-veas, hay una escena en la que Zod está DE RODILLAS ante Superman. Esto puede ser que sea casualidad pero mi mente calenturienta lo ha interpretado por otros derroteros. ¿Más? Si prestas atención, en una pelea, Zod coge de la capa a Superman y le hace girar para lanzarle, cosa que Christopher Reeve hizo a Terence Stamp en Superman 2. Y, desde luego a mí, la “S” tiene mucho de la que lución George Reeves en la serie de los cincuenta. ¿Se me habrán escapado más guiños? Ni lo dudes pero es algo que no me preocupa: yo me dejo llevar por la peli sin más.
¿Y qué hay de la banda sonora? Decir Superman y hacer referencia a la musiquita que todo el mundo conoce, obra de la batuta de John Williams, es todo uno. No obstante, el reinicio ha sido tal que la partitura ha sido nueva de principio a fin, firmada por hans Zimmer. ¿El resultado? Para la peli y la imagen que tiene, sí es adecuada. ¿Echo en falta esa marcha que todo el mundo conoce? Sí pero reconozco que en esta peli no pegaría mucho. Aún así, ahí queda.
Pues esto ha sido todo. Sí, recomiendo que la veas. Para mí ha sido toda una revelación, una sorpresa de las buenas y un ejemplo claro de que eso de prejuzgar no es bueno. Y es que Superman se merecía un regreso como este. Ya estoy leyendo cosas tipo “le hace falta humor” o “Un Superman excesivo” Bueno, sobre gustos no hay nada escrito. Creo que los toquecitos de humor tan propios de las pelis originales (y que tanto criticaron) aquí no tienen cabida. Sí te puedo decir que, para mí, es un espectáculo tremendo desde que empieza hasta que acaba. Y, además, de los buenos, de esas pelis que te hacen olvidar tus problemas durante dos horas y te tienen entretenido todos y cada uno de los minutos de metraje. Si le añadimos una historia (¡o historias!) de las buenas, bien planteada y mejor contada, unos actores muy convincentes y unos efectos especiales de bandera, el resultado es, justo ese: un buen espectáculo.
Atención, pregunta inevitable si se habla del personaje: ¿es mejor o peor este Superman que otros? A mí, desde luego, es algo que no me importa ni creo que me corresponda juzgarlo.
Eso sí, me he creído a pies juntillas que un hombre puede volar.
Y escupir rayos por los ojos.
Y tener una fuerza enorme.
Y soportar unos golpes tremendos.
Y repartir leña.
Vigilad el cielo.
 
 

9 comentarios:

  1. Muy interesante y completo tu artículo. Habrá que ir a verla.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Santi. Espero que te guste.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me encanta tu crítica sobre la película. ¡Muchas felicidades! Yo voy a ir a verla el miércoles y me alegra ver que te ha gustado porque, hasta el momento, no sabía qué idea hacerme sobre la peli. He leído críticas buenas pero no eran entusiastas y no sabía qué pensar. Ahora me quedo más tranquila. Siempre he sido muy fan de Superman y Batman y mientras Christian Bale es para mi el Caballero Oscuro (Batman de toda la vida) y eso que crecí con el Batman de Burton (las otras no, por Dios) creo que en el caso de Superman la sombra de Christopher Reeve es alargada. No me imagino a nadie más como Superman. Espero que Cavill sea un digno sucesor. En el caso de Lois Lane, Amy Adams me gusta mucho como actriz y creo que le dará un gran toque al personaje. Y sí estoy contigo con lo de Erica Durance, me encantó en Smallville, fue una grandísima Lois Lane y le daba mil vueltas a la Lana de Kristin Kreuk. Bueno, yo el jueves o el viernes colgaré mi crítica. A ver si coincidimos!!!

    Saludos,

    Laura

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me ha gustado mucho la crítica que has hecho. Muchas felicidades!!! Yo voy a ir a verla el miércoles y tu comentario me ha dejado más tranquila. He leído críticas buenas pero no entusiastas y no sabía qué pensar. Ahora ya me puedo hacer una idea. Siempre he sido muy fan de Batman y Superman y mientras que Christian Bale se ha convertido para mi en el Caballero Oscuro (y eso que crecí con el Batman de Burton, las otras no) en el caso de Superman creo que la sombra de Christopher Reeve es alargada. Para mi él es Superman y será muy difícil que alguien consiga quitarle el puesto. Espero que Henry Cavill sea un digno sucesor. En el caso de Lois Lane, Amy Adams me gusta mucho como actriz y creo que le dará un gran toque al personaje. Y estoy contigo con lo de Erica Durance. Fue una gran Lois Lane y le daba mil vueltas al personaje de Lana Lang. Le aportó frescura a la serie. Bueno, el jueves colgaré mi crítica sobre Man of steel. A ver si coincidimos!!!

    Saludos,

    Laura

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Laura!
    Celebro que te haya gustado la entrada.
    Espero que, cuando veas la peli, te guste. Mira que yo también soy un mega-fan de Christopher Reeve pero, aún así, creo que han hecho un trabajo muy digno aquí. Estaré encantado de leer tus impresiones y, si te animas, compartirlas. Ya me cuentas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Israel!!
    Me encanta tu crítica sobre la película, no puedo estar más de acuerdo contigo, pues después del superman blandengue (que casi me da algo) de "Supermán Returns" le temía más que a una vara verde. Además de los 11 actores que habían encarnado a Supermán Christopher Reeve (con el cual crecí) dejó el listón muy alto. Herny Cavill se presentó a varios castings entre ellos para dar vida a Batman pero he de decir que da mucho mejor el perfil para encarnar a Superman, por cierto, en la peli sólo dicen un par de veces la palabra "superman". También eché de menos la banda sonora.
    En resumen, la peli me encantó de principio a fin. No digo más porque ya lo has dicho tú todo en tu critica.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Mari Carmen, me entusiasma ver que pensamos lo mismo, sobre todo, con respecto a Superman Returns (lo repito, verle en pijama de hospital fue un duro revés a mi frikismo y pasión por el personaje)Creo que con con Cavill han dado en el clavo (¡que ya era hora) Es verdad, dicen "Superman" un par de veces (me encanta esa escena en la que están hablando de la "S" y ella está a puntito de decirlo)
    Por cierto, ¿sabes que Cavill se presentó al casting de Crepúsculo para ser Edward pero no se lo dieron por ser muy mayor? Luego se presentó al de James Bond y tampoco se lo dieron por ser muy joven. Al final no le ha ido mal (pero admito que de Bond me pega) Como sea Mr. Grey en 50 sombras ya va a ser tremendo...
    ¡Me encanta hablar contigo!
    ¡Estamos en contacto!

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, Mari Carmen, se me olvidó preguntarte si te gustó Smallville. A mí, desde luego, sí. Incluso Cavill, al final, como Clark Kent, me dio un parecido a Tom Welling...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se dan un aire dependiendo de la foto, pero si te soy sincera Tom Welling me cuadra para la serie pero no para la peli a la hora de un superman más hecho. Smallville no me gustó mucho, lo veia de cuando en cuando y yo soy de las que si una serie me gusta no me pierdo ni un capítulo.
      Saludos!!

      Eliminar