Páginas

domingo, 7 de abril de 2013

The walking dead - Tercera temporada


The walking dead
(Temporada 3)
(2013)

Andrew Lincoln
Laurie Holden
Steven Yeun
Chandler Riggs
Norman Reedus
Melissa McBride
 Lauren Cohan   
                                     
Michael Rooker     
                                                       
Danai Guira                                                              

David Morrisey
Scott Wilson
 

Rick y los suyos continúan tratando de sobrevivir a la catástrofe. Para ello, se instalan en una cárcel. Pero no son los únicos supervivientes. En un pueblo no muy lejano, el gobernador también trata de seguir adelante…

 Aquí os traigo la tercera temporada de la serie sobre muertos vivientes que está arrasando (y con razón) en la tele en los últimos años (puedes leer la reseña de la segunda temporada aquí) Después de dos temporadas en la que Rick y demás supervivientes lo han pasado muy mal (aquí no es que lo pasen bien, precisamente), los productores nos ha traído esta tercera entrega donde va a haber una serie de cambios bastantes significativos que voy a comentaros.
Vigilando el cieloAspectos a favor tengo que señalar varios. En primer lugar, y para mí esto es muy importante, la serie (supongo que como los cómics en que están basados, claro), lo que hace es evolucionar. Es decir, no es lo mismo de siempre. En la primera temporada, los pobres protas se pasaban huyendo sin saber muy bien hacia dónde. En la segunda fue más de lo  mismo salvo el hecho de que hacen una paradita en la granja de Hershel para, a fin de cuentas, salir pitando de nuevo. Pues bien, aquí, hartos de huir a ninguna parte, se encuentran con un lugar que les viene de maravilla para detenerse y asentarse: una cárcel. Eso sí, una cárcel que, en un primer momento, al menos, está plagadita de caminantes (léase zombis, muertos vivientes etc…) Estupendo porque, como ya he apuntado, hubieran corrido el riesgo de hacer más de lo mismo y caer en la repetición (como hacen algunas series cuyo nombre no quiero señalar) Además, esto posibilita un aspecto que me parece más que destacable: aquí ya no es cuestión de ver un zombi y volarle la cabeza (que, si se tercia, bien viene); ahora, todo consiste en buscar un hogar, mantenerlo y, sobre todo, defenderlo, bien sea de los muertos… o de los vivos.
Vigilando el cieloOtro aspecto a tener en cuenta y que, en mi opinión, viene muy bien a la serie: los personajes. En esta tercera entrega nos encontramos con dos cosas: por un lado, hay más, como Michonne, el Gobernador, Milton o Merle (que, más que ser nuevo, lo que hace es reaparecer como hijo (o hermano) pródigo) Por otro, ahondamos muchísimo más en los que ya conocemos y los vemos, poco a poco, evolucionar. Y este es el gran factor a favor que, al menos para este vigilante del cielo, tiene esta temporada. Aquí no solo los conocemos más, sino que ahondamos en cada uno de ellos, compartimos sus alegrías (pocas, pero las hay), penas, frustraciones y sufrimientos (de estos hay a patadas) y, a fin de cuentas, se nos muestran como lo que son: humanos (y este calificativo es algo más que importante en una serie donde los muertos tiene mucho protagonismo) Esto hace que sean mostrados no como los típicos héroes a los que, a pesar del peligro, todo les sale bien, son guapos, cachas y van, de manera inexplicable, siempre limpitos. Nada de eso; aquí los amigos sufren, las pasan canutas, están a un tris de que se les vaya la cabeza y, por supuesto, no son perfectos y caen cuando deben de caer. En esencia, eso: humanos. Y en este apartado hay que alabar lo bien que lo vemos en la serie y, desde luego, no lo olvidemos, lo original que es la trama del comic en la que está basada.
Sigo. La serie no se reduce a sentirse más o menos agobiados por el hecho de estar en un sitio que hay que limpiar (y mucho) de muertos resucitados o verse rodeado por ellos. Aquí, hay un factor fundamental que está muy en moda hoy día y que, cosa curiosa, no solía darse en las serie de antes. Me refiero, claro está, a que hay bajas y la gente muere. No sólo entre los malos, sino, también, entre los buenos (¿alguien se imagina la muerte de, por ejemplo, Fénix en el Equipo A, la de Devon en el coche fantástico o de Bobby en Dallas? (este, bien mirado, es el primer muerto viviente de la historia de la tele. Toma reflexión)) y son de las importantes. Tranquilo que no te voy a decir cuáles pero, al menos a mí, me parecen perfectas y, en algunos casos, muy necesarias, animando aún más todo el cotarro.
Vigilando el cieloPero si hay algo que sí que me ha gustado es que hay lo que podemos llamar un malo. Vamos a ver, en las dos primeras, los malos de turno está claro quiénes son: los amigos zombis que pululan por el planeta (vaya futuro que nos espera) como Pedro por su casa, eso está claro. Lo que pasa es que en la entrega que nos toca hay lo que podríamos decir el villano de turno. Me refiero, claro está, al asqueroso del gobernador. Y, ¿cuál es la función de todo buen villano? Fastidiar a los buenos hasta el extremo de hacerles la vida imposible. Y este lo hace, ¡ya lo creo! El tipo es vil, rastrero y traicionero como él solo y aporta un puntito esencial que te hará saborear más los capítulos porque otorga a la trama general un motivo más para que los buenos, que  ni se meten con nadie y solo quieren sobrevivir, estén aún más agobiados. Si a ello le añadimos que el colega gobernador incluso hace que entre las filas de Rick las cosas incluso se dividan, mejor.


Vigilando el cielo
Amo y señor...
 
¿Más? Sí. Todo una cierto recuperar a Merle. Sí, ese que en la primera temporada dejan abandonado en un tejado esposado al suelo y que, para sobrevivir, se amputa la mano. Lo admito, si a mí me hacen eso, digo yo que tendría un puntito de rencor, algo así como cierto deseo de venganza insana y fría, de esas que te come por dentro cual zombi devorador. Creo que Merle ha sido un gran punto a favor y, es curioso como en una sola temporada (lo que sale en la primera, por breve, no cuenta mucho) vemos cómo un solo personaje puede ser tan bien mostrado y desarrollado. ¿No te lo crees? Ve la serie y me cuentas. Y, si de personajes nuevos hablamos, lo mismo puedo decir de la incorporación de Michonne, un personaje que da mucho juego y, además, es el motivo (uno de ellos) que hace actuar al gobernador.


Vigilando el cielo
Merle a lo suyo.
 
Pero en una serie como esta es fácil dejarse llevar (bien sea en la página impresa, bien en la pequeña pantalla) por la idea de los zombis y caer en la repetición que lleve a la monotonía que va directa al aburrimiento. Pues no porque, aquí, se las apañan para poner el toque dramático justo y apropiado. Y este puede ser de varias formas: el principal, ya lo he dicho, es el hacer que algunos personajes bien potentes caigan. Otro es el herirlos, como ocurre con Hershel y su pierna amputada y bien amputada (qué buena escena esta) y otro es que los personajes duden, cambien de opinión o mostrarlos tan humanos como a Rick, que está hecho unos trapos y refuerza lo que dije antes: esta no es una serie de héroes; es de seres humanos normales y corrientes.
Vigilando el cieloPaso a los actores. Para muy, muy bien, todos ellos. Empezamos con Andrew Lincoln, que es un Rick tremendo, valiente, atormentado y, admitámoslo, en esta temporada está hecho un lío tan gordo que se le va la cabeza (literalmente hablando; si has visto la serie sabes a qué me refiero) en unas cuantas ocasiones. Laurie Holden queda muy bien como Andrea y, según te pille, te cae bien o te dan ganas de arrojarla a los zombis. Norman Reedus sigue muy bien como Daryl y, además, con la inclusión de Merle, aquí el personaje tiene mucho más lucimiento que en las otras temporadas. Michael Rooker como el propio Merle es perfecto: brutal, asesino, despiadado, bestia y con su puntito de humor. Además, con esa cara de salvaje y mirada de loco que pone el actor, queda estupendo. Danai Gurira es una buena y letal Michonne. Scott Wilson como Hershel sigue aportando el toque de madurez y sentido común que hace falta a todos los personajes de la entrega y que tanto necesitan. Steve Yeun y Lauren Cohan haciendo de Glenn y Maggie respectivamente tienen la oportunidad de lucirse un poquito más y, por tanto, de pasarlo peor. David Morrisey, como dije antes, es el perfecto gobernador: malo, liante, mentiroso, abusón, retorcido y, bien mirado, chiflado como él solo. El actor se las apaña para parecer encantador o tirano total. Y es que, si te topas con un tío que colecciona cabezas de muertos en formol, huye. Eso sí, hasta él tiene su puntito tierno (me refiero a su hijita y no digo más) Y mucho ojo con Chandler Riggs como el pequeño Carl porque el nene promete (ved el episodio final y sabréis qué digo)

Vigilando el cielo
 
Pues esto ha sido todo. Puede que si te pones un poquito en plan tiquismiquis saques a relucir una cosa que, vale, es evidente en esta tercera entrega: el protagonismo de los muertos vivientes es mucho menor que en las otras dos. Aquí dan caña pero bastante menos que en etapas anteriores, limitándose su acción a estar esparcidos por la cárcel, deambular alrededor de esta o servir de diversión al gobernador y los suyos. Sí, puede que tengas razón pero no olvides que esta tercera temporada es para que ahondemos más en los personajes, sus motivaciones, deseos y miedos. Y creo que este es el gran acierto de estos nuevos capítulos. Que gusten más o menos, ya depende de la opinión y gustos del personal. A mí, desde luego, me han encantado y estoy deseando ver la cuarta temporada.
Animaos que, creo, merece la pena.
Os dejo un breve resumen de los capítulos. Si no has visto la serie y quieres hacerlo, mejor que no leas porque te puedo destripar más de un detalle y hacer que te acuerdes de quienes no tienen la culpa de nada: mis antepasados. Si te da más o menos igual, hasta lo puedes ver interesante. Si te importa un comino todo lo que estoy diciendo, es normal que ni te pares a dar al botoncito de la flechita de tu ordenador para pasarlos rápido. Con todo, el que avisa no es traidor y ahí quedan.

Vigilad el cielo.

The walking dead
Tercera temporada
 

1

Buena secuencia sin dialogo metiéndose en una casa matando todo lo que pillan. Lo  malo es que están rodeados. Empezamos bien, muy bien.
Es un capítulo muy sanguinario: la entrada a la cárcel. Matan muertos que da gusto.
Atentos a los que no tienen  brazos. ¿Quién es esa en plan capucha jedi con esbirros? Sí, Michonne.
La escena del corte de pierna de Hershel está muy bien.
Buen final: hay humanos en la cárcel.

2

Algo se prepara ya que estar encerrados con presos en una cárcel no puede traer nada bueno. Además, el cabecilla está loco del todo.
Rick demuestra que, de timorato, nada. Se carga al cabecilla y deja a otro rodeado de caminantes.
¿Y Hershel? Se salva, pero sin pierna. Mucha tensión con el momento.

3

Empieza bien: un helicóptero se estrella.  Escena fuerte: un piloto cortado por la mitad.
Buena sorpresa: aparece Merle… y un montón de gente más. Cogen a Andrea y a Michonne y las llevan a  la ciudad del Gobernador. Es obvio que en ese ambiente tan idílico algo huele mal… como luego podemos comprobar.
Un capítulo bastante curioso que deja con ganas de más. Está claro que la trama del gobernador va a dar para mucho. La escena final, viendo un montón de cabezas cortadas en formol, da que pensar.

4

Alguien abre las puertas de la cárcel y entran caminantes a patadas. Encima, uno de los presos que encontraron da la alarma. Primera baja real: T-Dog. Encima, Lori se pone de parto y algo va mal. Cesárea a lo vivo a Lori, que muere.
Sin duda, uno de los capítulos más angustiosos de toda la serie.

5

Empezamos bien: el gobernador peinando a su hija, una niña zombi. Michonne descubre el secreto del Gobernador y se harta de él. Deja a Andrea.
Muy bueno el momento en que Rick se carga al zombi que se ha dado un festín con Lori.
Final: alguien llama por teléfono.

6

Michonne se carga a varios hombres del gobernador.
La llamada es de alguien anónimo, representante de un grupo. Saben cosas acerca de los protas.
Andrea y el gobernador se enrollan.
Merle captura a Glenn y a Maggie.
Un capítulo, en resumen, algo flojo.

7

Michonne llega a la cárcel y les cuenta todo el tema del gobernador.
El gobernador hace experimentos con resucitados para ver si tienen algo de conciencia: nada.
Al final, Maggie confiesa.

8

El grupo va a por Glenn y Maggie a la ciudad del gobernador.
Un nuevo grupo se mete en la prisión.
Michonne acaba con la hija del gobernador y le vuela un ojo.
Merl y Daryl se encuentran.
9

El gobernador quiere cargar con las culpas a Merl. Obliga a luchar a los dos hermanos.
Son rescatados por el grupo. Los caminantes entran en el pueblo. Daryl elige separarse del grupo e irse con su hermano.
Rick no quiere aceptar al nuevo grupo que quiere unirse a ellos. Ve visiones de una mujer extraña.

10

Rick continua viendo a la mujer de blanco frente a unas tumbas. Es Lori.
El gobernador quiere pasar el poder a Andrea.
Glenn quiere abandonar la prisión.
Merle y Daryl acaban discutiendo.
El gobernador ataca la prisión. Son salvados por Glenn, Daryl y Merle.

11

El gobernador quiere formar un ejército. Vigila de cerca a Andrea.
Merle no es aceptado en el grupo.
Andrea regresa a la cárcel.
Los que Rick echó se unen al gobernador.
Andrea va a matar al gobernador pero no puede.

12

Rick, Michonne y el Carl van en busca de armas a un pueblo. Hay un tirador: Morgan, de los primeros capítulos. Pero está loco. Con todo, cogen un montón de armas.
En un capitulo algo soso.

13

Rick y El Gobernador se reúnen para pactar El gobernador quiere a Michonne pero no respetará el trato. Rick: “esto es la guerra” 

14

La guerra se prepara. Milton, el segundo del gobernador, pide a Andrea que se vaya y que alerte a Rick y equipo. Esto hace que el primero se obsesione con ella. Además, ya hay dudas en las filas del gobernador.
El gobernador acecha a Andrea cual fiera. Ella le encierra en un almacén lleno.de caminantes.
Alguien ha saboteado la fosa de caminantes que el gobernador tenía previsto usar contra Rick y los suyos.
Al final, captura  a Andrea y la piensa torturar.

15

Rick, hecho un lío, decide entregar a Michonne. Merle decide entregarla por su cuenta pero ella le convence para que la libere. Él lleva caminantes a los hombres del gobernador y se carca a unos cuantos. El gobernador le mata.
Glenn y Maggie se prometen en matrimonio. Rick deja de ser el líder. Quiere que la democracia vuelva.
Merle es un zombi. Le mata Daryl

16

El que quemó cadáveres era el hombre de confianza del gobernador: Milton. Después de maltratarle, el gobernador le pide que mate a Andrea. Milton intenta matarle  pero es al revés.
Cuando el gobernador llega a la cárcel, Rick y los suyos ya se han ido… o eso cree él. Hay un tiroteo y el gobernador es expulsado. Enfadado,  ejecuta a sus hombres menos a una chica.
Rick, Daryl y Michonne van a por el gobernador.
Milton, como zombi, muerde a Andrea, que se suicida.
Rick vuelve a la cárcel con gente del pueblo.
 

Vigilando el cielo

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario