Páginas

domingo, 21 de abril de 2013

Oblivion

Vigilando el cielo
Oblivion (Oblivion)
(2013)

Director: Joseph Kosinski
Guión   : Joseph Kosinski, Karl Gajdisek, Michael Arndt
 
 

Tom Cruise
Andrea Riseborough
Olga Kurylenko
Morgan Freeman
Melissa Leo
 
 
La Tierra ha quedado destruida tras una guerra contra alienígenas. Una pareja, Jack y Victoria, tratan de mantener el control hasta que puedan ir a Titán con los demás…

 Tom Cruise ataca de nuevo. Y lo hace esta vez con un género que parece que, entre unas y otras, está de enhorabuena: el de la ciencia ficción futurista y apocalíptica. La película se ha anunciado a bombo y platillo como unos de los (muchos) platos fuertes que nos reserva el 2013. Muy bien…

A favor debo destacar muchas cosas. En primer lugar, me gusta mucho la introducción con la que empezamos cuando oímos la voz de Jack (el amigo Tom) que nos mete bien en faena dejándonos claro lo que ha ocurrido: hubo una invasión de unos seres que, primero, se cargaron la Luna. Luego, esto ocasionó las catástrofes naturales propias sobre la Tierra, hecho que los alienígenas aprovecharon para masacrarnos. Ganamos, eso sí, pero perdimos el planeta. Además, tengo que resaltar las espectaculares imágenes que acompañan al relato de Jack en  las que vemos el estado lamentable en el que ha quedado nuestro planeta. Debo señalar que, por una vez, a pesar de todo, ganamos la guerra, cosa rara en una historia de este tipo.

Vigilando el cielo
Los personajes son presentados inmediatamente y conocemos a Jack y Victoria: sabemos a lo que se dedican (reparar Drones, una especie de robots guardianes y muy bien armados) y que hay muy buen rollo entre ellos, tanto como para trabajar o para despelotarse en la piscina y alegrarse la noche. Genial; ¿para qué perder más tiempo si son solo dos protagonistas? Como siempre digo, las cosas, si se dejan claras del modo más rápido, mejor.

La película, a pesar de todo, avanza de manera lenta pero segura. Por eso, vemos a Jack trabajar y sabemos que tiene problemas para dormir pero es evidente que algo se respira en el aire, algo raro que sabemos que puede estallar en cualquier momento. Por eso, hay una cosa fundamental que destaca en esta cinta y que me gustaría señalar como algo bastante sobresaliente: el misterio. El guión se las apaña para, en los momentos clave, meter unos cuantos buenos giros en el argumento que van a hacer que te quedes pegado a la butaca y no quites los ojos de la pantalla. Vale, reconozco que, si fuera malo (y mira que me está tentando la idea), te los escribiría y me quedaría tan a gusto pero, lo mismo que yo los he disfrutado, me gustaría que lo hicieras tú. Con todo, desde que Jack baja a esa especie de biblioteca espectacular y destrozada para reparar al Dron, las cosas se ponen pero que muy interesantes. Con respecto a esto también me gustaría destacar una cosa: han sido lo suficientemente hábiles para saber dosificar las sorpresas y el grado de las mismas a lo largo de toda la peli, es decir, durante unas dos horas y media (buen metraje) Digo esto porque, desde que fuimos testigos de las peripecias de Bruce Willis en plan Casper en El sexto sentido, ha habido una especie de afán por soltar la sorpresa al final a modo de bomba para que el espectador se quede con cara de pringado mirando a la pantalla. Repito: aquí, sorpresas hay varias y de las buenas pero muy bien repartidas a lo largo de la peli. Y, además, son de las buenas, es decir, cada una más potente que la anterior, con lo que matrícula de honor para el guión.

Sigo. Esta es, a fin de cuentas, una película de ciencia ficción o, como dirán muchos, de fantasía. Y
Vigilando el cielo
eso y hablar de acción son cosas que suelen ir cogiditas de la mano. Muy bien, aquí hay la dosis justa de acción que, siendo sincero, no es mucha: los tiros (que los hay) están cuando deben de estar pero sin abusar de ellos ni utilizándolos de excusa para que pienses “¡Uau, qué  bueno!” De hecho, mejor que vayas a verla quitándote la idea de la cabeza que vas a ver una cinta de acción. Aquí hay mucho hablar y, derivado de esto, mucho investigar. Pero, para que la monotonía no se imponga, también hay sus momentos vertiginosos: los Drones persiguiendo a Jack por el aire, alguna que otra pelea o el intercambio de disparos entre humanos y máquinas. Dicho de otra forma: acción, la justa y necesaria.

Vigilando el cielo
Esto me lleva a otro aspecto que hoy es imposible pasar por alto: los efectos especiales. Para mí, muy bien hechos. Pero, ojo, que esta peli no es de esa en la que todo está hecho para apabullar al espectador. Lo que vemos aquí sirve para contar la historia. Por eso, no es que destaquen pero también es cierto que, cuando lo piensas en frío, los que vemos están muy conseguidos. Los que emulan el vuelo de las naves o los Drones están geniales, por no hablar de las naves gigantescas que absorben el agua marina o, uno de mis favoritos, las imágenes de todo derruido y destrozado. Lo digo de nuevo: ayudan a que la historia avance y están cuando les corresponde estar.

Vigilando el cielo
Soy Tom. Oh, yeah...
Los actores me han parecido muy bien. No hay muchos, pero bien avenidos. Como en cualquier película en la que participa, esta es una cinta por y para Tom, que se luce lo suyo desde que empieza hasta que se acaba y, cuidado, que aquí Tom (o Toms. Si la ves, sabes a lo que me refiero) hay para rato. Debo admitir que el amigo Cruise no es que sea santo de mi devoción y, a veces, se me atraganta un poco cual espina de pescado pero, vale, aquí el muchacho se lo curra y lo borda y, aunque lo años, a veces, se notan, el tío tiene cuerda para rato y hay que ser sinceros y decir las cosas por su nombre: sigue siendo un reclamo tremendo para cualquier película. Y, si después de tantos años sigue donde está, por algo será. Andrea Riseborough  es una buena Victoria si bien me resulta un pelín robótica, siempre con ese pelito tan bien peinado (en contraste con Cruise, que recibe y se ensucia de lo lindo) y su rostro de “somos un equipo efectivo” parece que necesita algo más de vida. Olga Kurylenko como Julia también queda bastante correcta aunque, en cierto modo, eclipsada por los otros dos. Si esperas deleitarte mucho con Morgan Freeman, te lo aviso: aquí es un mero comparsa, un personaje secundario, pero ahí queda.
Vigilando el cielo
Efictiva, es...
 
Vigilando el cielo
 

Pues eso ha sido todo. Para mí, una sorpresa muy agradable. Han sido como dos horas y media que se me han hecho muy cortitas. Una trama muy bien llevada con unos buenos golpes de efecto que harán que no quites los ojos de la pantalla. Pero, por encima de todo, un buen misterio, aventuras variadas y ciencia ficción de la buena. ¿La recomiendo? Sin duda. Dentro de poco vendrá una especie de respuesta a este Oblivion en forma de After Earth, con Will Smith, su hijo y M. Night Shyamalan (mira tú, el director de El sexto sentido) dando réplica a Tom y compañía. Vamos a ver qué tal.

Vigilad el cielo.
 

3 comentarios:

  1. Definitely believe that which you stated.

    Your favorite reason appeared to be on the internet the easiest
    thing to be aware of. I say to you, I definitely get irked while people think
    about worries that they just do not know about.
    You managed to hit the nail upon the top as well as defined out the whole thing without having side-effects , people could take a signal.

    Will likely be back to get more. Thanks

    Feel free to surf to my webpage: noticias

    ResponderEliminar
  2. Una amiga que fue a ver la película me dijo que le pareció un rollo, aunque por lo que tú cuentas, parece que habrá que darle una oportunidad y verla algún día. Muy buen análisis.

    Un saludo ;).

    TRAFFIC-CLUB
    http://www.mietereomausoleo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Grimmjow.
    Si la ves, espero que te guste.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar