Páginas

sábado, 23 de junio de 2012

Star Trek

Star Trek (Star Trek)
(2009)
Director: J. J. Abrams
Guión   : Roberto Orci, Alex Kurtzman 
Chris Pine
Zachary Quinto
Eric Bana
Karl Urban
Zoe Saldana
Simon Pegg
John Cho
Anton Yelchin 



El planeta Vulcano es atacado por una extraña nave. La joven tripulación de la nave Enterprise acudirá al rescate…


Y, después de muchos, pero que muchos años, varias películas, series de televisión y un largo etcétera, por fin asistimos al reinicio definitivo de la serie clásica de ciencia-ficción por excelencia: nada menos que la celebérrima Star Trek.





Era cuestión de tiempo, claro. En los últimos años estamos asistiendo a un montón de remakes y reinicios de lo más variado, revisitando personajes y películas que, hace tan sólo unos años, hubiera sido imposible de revisar y actualizar. Que les tocase a los miembros más famosos de la Flota Estelar era cuestión de saber esperar y, sobre todo, ponerle muchas ganas.

La cosa no pintaba fácil. Y es que, no me paso en absoluto si digo que la sombra de la Enterprise es alargada. Para empezar, la serie Star Trek (que, pese a lo que muchos consideran, tan sólo duró tres temporadas. ¡Pero qué tres temporadas!) es un clásico televisivo y de la ciencia-ficción donde los haya que arrastra seguidores acérrimos y que ha traspasado el estatus de “serie clásica” o “de culto” para convertirse en una auténtica leyenda. Luego, además, está el hecho de que la serie original ha generado cuatro películas consideradas clásicas (Star Trek, la película; Star Trek, la ira de Khan; Star Trek, en busca de Spock y Star Trek, misión: salvar la Tierra) más otras tantas (seis más, si las cuentas no me fallan) Si a ello le añadimos que el fenómeno Star Trek ha sobrepasado las ondas televisivas o el celuloide para convertirse en un auténtico fenómenos social de masas, la cosa esta clara: afrontar una nueva película de Star Trek suponía todo un reto.

Pero, para más inri, esta nueva entrega suponía un desafío aún mayor. Y es que no se iba  a tratar de una continuación de la última de las entregas, sino que se haría todo un reinicio de la saga. Gran responsabilidad porque ello no sólo implicaría empezar de cero; también supondría que personajes que han quedado anclados de manera irreversible a los actores que los interpretaron (y aquí hablo de William Shatner como Kirk o, cómo no, Leonard Nimoy interpretando a Spock) tuviesen nuevos rostros. ¿Cómo reaccionaría el público ante esto?
Pues… ¡a toda máquina y empecemos!

La película comienza con una escena trepidante en la que vemos una nave de la Flota Estelar que recuerda pero que mucho a la Enterprise. Yo aquí medio boto en la butaca ante la perspectiva de ver
Chris Hemsworth es el papá de J. T. Kirk... antes de convertirse
en Thor
la futura nave de Kirk realizada con tomas digitales en todo su esplendor. No hay tiempo para pensar mucho: el USS. Kelvin esa tacacado por una nave extraña y gigantesca. En mitad de todo ese lío, y tras ver el interior de la nave y a los miembros de la misma uniformados con un aire de serie tremendo, ya oímos un apellido familiar: Kirk. Hay que contener la emoción; más que nada, porque luego oímos otro que también nos suena: Spock. Y aquí somos testigos de un ataque estelar en toda regla y vemos la destrucción de la nave. Muy bien hecho todo, con unas tomas fantásticas de ambas naves retorcerse en el espacio mientras los phasers iluminan la pantalla. Y el ciclo de la vida se cumple: la nave de la Flota se hace añicos pero, a la vez, nace un niño: James T. Kirk. ¿Os suena?

Cambiamos de tercio. Esta vez dejamos el espacio y nos vamos a uno de los planetas más emblemáticos de la serie que, al menos para este humilde aficionado, han clavado en esta entrega: Vulcano. Me ha encantado cómo lo han representado, tanto desde fuera, con esos perfiles rocosos, como por dentro (¡Al fin!) penetrando en sus construcciones y espectaculares templos. Y ahí conocemos al joven Spock que ya, desde niño, va a vivir algo que le va a perseguir el resto de su vida o, en su defecto, el resto del metraje de la peli: las emociones. A fin y al cabo, su padre es vulcaniano y su madre (Winona Rider), humana.
Tras saber que el pequeño James Kirk es cualquier cosa menos un niño tranquilo y bueno, damos un salto de tres años. Y es aquí donde la trama que nos impactó en la primera escena sufre una parada momentánea para presentarnos de manera magistral a todos los personajes principales de la que será la futura tripulación de la Enterprise. Primero, Kirk, que aquí sorprende porque, si estas acostumbrado al de la serie o el de las películas te va a chocar un poco. Y es que, el amigo es borracho, pendenciero, indisciplinado, chulo y ligón. Dicho de otra forma, lo opuesto al personaje de la serie original. Curioso esto porque, si veis la serie, hay un capítulo (no sé cual) en el que Kirk, creo que habla con Spock, y le dice que, de joven, era bastante impulsivo. ¡Y tanto! Así que muy bien el haber cuidado ese detalle. Ya de paso, conocemos a Uhura en el mismo bar que Kirk, que ya apunta maneras con su capacidad para las telecomunicaciones. Y, mostrando que han cuidado los detalles al máximo, conocemos a otro personaje que el aficionado a la serie recordará: el capitán Christopher Pike. Si no has visto la serie y no sabes quién es te lo digo yo: es un miembro de la Flota Estelar muy respetado que, en la serie original, interpretado por Jeffrey Hunter, participó en dos de los capítulos que más me gustaron por calidad y originalidad, The cage. Si podéis, vedlos; buenísimos.
Continuamos. Los detalles siguen a apareciendo cuando acudimos a la construcción de la Enterprise; es sólo un esqueleto pero ya tiene la forma que todos conocemos y te hace desear de verla completa surcando la pantalla. Conocemos a más personajes: McCoy (Karl Urban) y un Spock crecidito pero igual de impasible.



Urban (McCoy
Después de esta presentación de personajes y ambientes, muy bien hecha por cierto, se nos sigue confirmando que Kirk sigue igual de chulo y, a través de una prueba con simulación incluida, acudimos al primer enfrentamiento con Spock que va a ser una constante en la peli. No obstante, es aquí cuando, al fin, salta la trama en forma de ataque sorpresa a Vulcano y lo que ello conlleva. Esto lleva a otros buenos detalles como ver a la Flota Estelar en todo su esplendor o, lo que es mejor, el primer vuelo del Enterprise donde ya, de paso, conocemos a Chejov y el señor Sulu. La tripulación ya está al completo. 
Sulu  (John Cho)
Chejov (Anton Yelchin)
A partir de aquí, la película se deja llevar por los derroteros típicos de la fantasía y la ciencia ficción más evidentes, reinando, por encima de todo ello, el espíritu de aventura característico de la serie. Por eso, acudimos a la impresionante destrucción de Vulcano, conocemos ese extraño mundo de hielo en el que Kirk acaba siendo expulsado por la fuerza o las aventuras por las que tienen que pasar los personajes para enfrentarse a Nero. Y aquí, con respecto a ese mundo helado, hay que hacer referencia al toque nostálgico más fuerte hacia la serie que sorprendió a más de uno y desde luego, a mí me encantó: ver a Leonard Nimoy como el Spock original. Otra vez, mayor, con arrugas y con canas, pero Spock a fin de cuentas. El motivo por el que aparece en la peli lo dejo para que la veas.


Star Trek es una película de ciencia-ficción. Y eso, hoy día, supone hablar de efectos especiales. Tengo que decir que, en mi opinión, están más que bien. Una de las principales características que me ha llamado la atención a este respecto es que no saturan al espectador, no están ahí porque sí, para lucimiento de la empresa encargada de llevarlas a cabo. Por supuesto, la tecnología del futuro sigue ahí, lo mismo que alienígenas variados, naves espaciales y algún que otro monstruo alienígena que surge de los hielos. Muy bien pero, todo ello, ayuda a contar la historia, no a detenerla para hacerse destacar. Y eso, para este vigilante del cielo, supone muchos puntos a favor. Destaco, entre otras cosas, los vuelos de las naves o las batallas de las mismas en mitad del espacio.
Los actores me han gustado mucho. Todos ellos me resultan muy convincentes y metidos en sus papeles. A pesar de las dos horas más o menos que dura la cinta, se las han apañado no sólo para presentarlos de cero (cosa más que loable, más que nada, porque ya los conocíamos), sino para otorgarles el protagonismo y características propias de ellos. Así, Chris Pine me ha parecido un buen Kirk, si bien es cierto que lo primero que pensé es que se pasaron un poquito mostrándolo tan chulo y juerguista. Zachary Pinto, para mí, es el mejor de todos; está metido en el papel de joven Spock hasta



Pegg
las orejas y es capaz de mostrarse tan frío como el hielo como absorbido por las emociones contra las que todo Vulcaniano debe luchar. Un gran acierto, sin duda. Urban como McCoy me ha parecido correcto, si bien está claro que en las próximas entregas se lucirá un poco más. Lo mismo ocurre con Zoe Saldana (Uhura), John Cho (Sulu), Anton Yelchin (Chejov) o Simon Pegg (Scotty) Este, a pesar de su carácter más bien secundario, me ha parecido que tiene unja buena presentación aunque en la serie me parecía menos chistoso. Y, como malo, tenemos a Eric Bana como Nero. Quede claro que, pese a lo que muchos puedan pensar, no es un klingon, sino romulano (que no es lo mismo) Me ha parecido que su caracterización está bien pero, debo admitir, poniéndome picajoso, que el personaje, con esas orejas, tatuajes y barba de tres días, me ha parecido más bien alguien sacado de cualquier cantina galáctica que un malo como debe ser. Con todo, cuestión de gustos.

Kirk y Spock: el comienzo de una gran amistad.
Pues es eso es todo, amigos. Una película que me ha gustado mucho y que, al menos para mí, cumple sus propósitos de sobra: diversión de la buena durante un rato y, de paso, hacer que el gusanillo de la nostalgia aparezca en más de uno. La cinta recupera el espíritu de las buenas películas de aventuras: emoción, amistad, un toquecito sentimental, su dosis adecuada de humor y, sobre todo, la esencia de la serie original. En mitad de un panorama donde los remakes muchas veces son tan distintos a las películas originales que lo único que hacen es ensalzar la calidad de las raíces de las que parten más aún, ver una peli así da gusto.

Leonard Nimoy: él es Spock

¿Cosas que no me han gustado demasiado? Lo único que puedo decir es que, en un par de ocasiones, algún que otro personaje suelta un taco. No es que lo considere un fallo pero, como tengo en mente lo educados, formales y bienhablados que eran en la serie original, me choca oír alguna que otra palabra malsonante por aquí. Una mera anécdota, como podéis ver…

Y, para terminar, un apunte del todo personal que me apetece señalar. Siempre he creído que una de las características del ser humano es su capacidad de crear problemas o rivalidades allí donde no las hay o no tendría que haberlas. Si te gustan los Beatles, se supone que debes ser enemigo de los Rolling. Si te tira Batman, entonces Superman no tiene que hacerte tanta gracia y si eres fan de La guerra de las Galaxias parece que debes ser una especie de némesis con respecto a Star Trek o viceversa. Pues bien, amigos, y centrándome en el último ejemplo, servidor de ustedes será fan, seguidor, admirador y un largo e infinito etcétera de todo lo referido al universo de George Lucas hasta el final y mucho más allá, pero también debo decir que disfruto de Star Trek como el que más. Por aquello de edades, no pude ver la serie original en su momento pero sí he tenido la oportunidad de hacerlo ya de adulto y debo decir que disfruté de cada capítulo (vale, de algunos más que de otros) y me lo paso bomba cada vez que los revisito o veo alguna de las pelis que se han hecho después. Y es que, si las cosas se hacen bien, se puede disfrutar del viaje ya sea a bordo del halcón Milenario o de la Enterprise.
Pues…
¡…Preparados para despegar, Señor Sulu!

Seguid vigilando el cielo…

Curiosidades

-Abrams admite que una de las cosas más difíciles fue encontrar el reparto adecuado que diera carácter propio pero conservando la esencia del original.

-Zachary Quinto y Leonard Nimoy se conocieron en una convención de Cómic-Con en San Diego.
-Pine admite que interpretar a Kirk fue abrumador.
-Al hacer la prueba de cámara con Pine, Quinto lo tuvo claro: tenía que ser Kirk.
-Según Pine: es increíble que les paguen por hacer algo tan divertido.
-En la última escena, el director anunció que Leonard Nimoy estaba mirando. Los extras saltaron de sus asientos y le dedicaron una buena ovación. No me extraña. Yo hubiera hecho lo mismo.
-Ben Burtt es el creador de los efectos de sonido. También fue responsable en el mismo campo de las seis películas de La guerra de las galaxias. En otras palabras, eso es un tío con talento y suerte.
-Siguiendo con él, hizo sus deberes: estudió concienzudamente los archivos de sonido de la serie original. Para el amigo Burtt, la gracia de dichos sonidos estribaba en que se usaban de manera musical.
-La curiosidad por excelencia: Abrams es un fan declarado de La guerra de las galaxias. Por eso, es un momento rápido de la peli, podemos ver a R2-D2. Yo, cuando veo la peli, no me fijo en estas cosas porque estoy metido en ella hasta mis no puntiagudas orejas. No obstante, si internet sirve para algo (entre otras muchas cosas) es para esto:


-Uno de los romulanos malos del final es el hermano de Quinto.
-Colocar el tema principal de la serie original estuvo siempre presente. La cuestión era cuándo usarlo. Después de muchos intentos, se decidió por el golpe de efecto: al final. A fin de cuentas, es cuando la tripulación está al completo y es un equipo.

-Todos los utensilios, armas… están basados en los de la serie original.
-Michael Kaplan, responsable de vestuario, debutó en Blade Runner.
-Sí. Habrá una segunda parte. (¡YUJUUUUU!)

14 comentarios:

  1. muy bonita serie lastima que ya no las hagan asi pues las que ven los niños hoy en dia en lugar de aydarles les enseñan lo malo las gerras el odio a pelear hoja y Dios quiera que haya otro persona que haga estas series con mensaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Gran serie se mire por donde se mire.
      Gracias por pasarte por mi blog.

      Eliminar
  2. desde niño soy fan de la serie y las peliculas algunas me parecen muy buenas. les comparto algunos aparatos que utilizaron en la serie antes de que se inventaran. http://zibertronicos.blogspot.com/2013/05/star-trek-cinco-hechos-cientificos-y.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial el blog al que haces referencia. Es curioso ver que el intercomunicador se parezca tanto a los móviles de hoy día. ¿Para cuándo será el teletransportador? (lo admito, pasión de fan)
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Tengo que confesar que aún no la he visto, y eso que en la familia hay un fanático total de esta saga que insiste desde hace 1 año para que la vea, y por fin, después de leer este post, me decido a hacerlo: me ha encantado lo que has contado sobre la nueva película (es que los remakes en general me dan miedo, y éste en especial...)
    Saludos!
    traffic club, blog: http://fabiiglesias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Fabiana!
    me alegro de que te haya convencido. La verdad es que yo soy fan de la serie original y esta película me pareció más que digna. Ojalá te guste y te animes con la segunda parte, que también me gustó mucho.
    Si la ves, espero tus impresiones.
    ¡Gracias y saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me encanto la película, las dos que van y refieriendome a lo ultimo que dices que strar wars no esta peleada con star treek.... yo lei en los blogs de comics que el escritor de las nuevas de Star wars va ser el mismo que el de star treek..

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Warrior.
    Eso es; Abrahams, director de Star Trek, va a dirigir Star Wars. A mí me parece una muy buena elección y soy de los que prefieren ver y luego juzgar; ya sabes que, en Internet, se pone a caer del burro una peli años antes de que se estrene)
    Con respecto al comentario que dices, me considero fan de Star Wars y de Star Trek y, por eso, creo que se debe disfrutar de ambas a su modo. Eso de los enfrentamientos entre sagas es algo que no he comprendido nunca pero, en fin...

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  7. Tampoco yo lo comprendo es como los que leen marvel y odian dc, o al reves..que más da ... las dos hacen comics malos y comics buenos... más bien me fijo en quien escribe y no en que editorial es.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gran verdad esa! El ser humano siempre buscando rivalidades donde no las hay...

      Eliminar
  8. Una película que marcó una época. Su nuevo diseño, argumento será siempre recordado.
    TRAFFIC CLUB, Fútbol y Tenis, más que un juego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego. para ser un reinicio, se lo trabajaron a conciencia y eso se nota en cada minuto de película.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. excelente nota aún hoy que pasaron años.... imaginate que ya leí que firmaron para hacer una 4ta cuando no se estrenó ni la 3ra ja....

    y Abrams logró hacerse de Star Wars jaja... y bue.....

    hasta Spock nos dejó....un grande----- salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      No sabía lo de la cuarta. A ver con qué nos sorprenden...

      Eliminar