Páginas

sábado, 5 de mayo de 2012

Super 8

Super 8 (Super 8)
(2011)
Director: J. J. Abrams
Guión   : J. J. Abrams
Joel Courtney
Elle Fanning
Ryan Lee
Zach Mills
Riley Griffiths
Gabriel Basso
Kyle Chandler 
 
 
 
 
 
 
Un grupo de niños observa cómo un tren descarrila. Pero lo que nadie sabe es que el tren transportaba algo muy poco usual... 
Abrams
Y vamos allá con la película de la gran controversia. Durante unos buenos cuantos meses se anunció esta cinta filtrando imágenes a cuentagotas y creando una buena dosis de expectación. Los nombres tras ella no eran mancos: Steven Spielberg y J.J. Abrams, razones más que suficientes para acudir al cine y darle una oportunidad. Lo que pasa es que, no sé por qué, antes de su estreno, comenzó a darse un fenómeno curioso que suele ocurrir a veces cuando una película de cierta embergadura y renombre está a punto de estrenarse: corre la idea de que es mala y el boca a boca (y el blogueo variado, todo hay que decirlo), hace el resto. Veamos…

La película es toda una oda nostálgica a ese tipo de historias para todos los públicos que se hacían allá por los dorados años ochenta, cintas cuya mayoría han quedado en nuestra memoria para bien o para mal. Lo primero que llama la atención es el (a mi modo de ver) acierto de situar la historia a finales de los setenta (¿o comienzo de los ochenta?) De ese modo, la aventura está en estado más puro, más clásico. Aquí hay que destacar que hasta el más mínimo detalle, ya sea en ropa, adornos, gasolineras, teléfonos, juguetes (ese guiño a La guerra de las galaxias en forma de nave colgante) está pero que muy bien conseguido, así que buen punto a favor de la ambientación.  De haberla situado en la actualidad, de seguro alguno de los protas hubiera sido un friki de internet (aquí son frikis, sí, pero de otras cosas)  y, desde luego, lo chicos, que durante toda la película tratan de rodar una propia, no podrían haber usado la cámara y materiales que para ello usan en esta cinta.

Y ya que hablamos de chicos, vamos a seguir con ellos. Hay un riesgo más que evidente en rodar una película con niños: pueden acabar cayendo gordos y resultar horteras. Pues bien, debo decir que no es este el caso. Los seis niños protagonistas están muy centrados en lo que hacen y no resultan repelentes, si bien es cierto que caen en los típicos clichés propios de estas historias: el normalito, el gordito, el alucinado, el graciosillo, la nena guapa que encandila al primero de la lista... Todos ellos cumplen una función muy concreta dentro de la historia, si bien es cierto que hay que destacar sobre todos a Joel Courtney como Joe, al aspirante a tiránico director como Charles, interpretado por Riley Griffiths y, cómo no, a la chica, Elle Fanning com Alice. El resto también está bien y admito que el friki del maquillaje, Cary (Ryan Lee) y el que se pasa la peli vomitando, Martin, (Grabriel Basso) también tienen su gracia. Los mayores también cumplen, destacando a Kyle Chandler como sufrido y viudo padre de Joe pero, no lo olvidemos, aquí los protas son los chavales.

La tropa

Sigamos. El argumento, si bien es convencional y muy predecible (amigos/conflicto/solución) me ha parecido que está muy bien llevado, manteniendo, al menos en la primera parte de la peli, muy bien el misterio acerca de qué es lo que pasa en el pueblo y, sobre todo, qué clase de criatura anda tras todo ello. Destaco los momentos del ataque al sheriff o al técnico de cables, ambos muy bien puestos en la trama para no caer en la monotonía con la historia de los niños y sus problemas personales (al menos, alguno de ellos, claro) Todo ello, aderezado con alguna que otra trama secundaria en forma de padre viudo y borracho del pueblo imprudente más algún que otro toquecito de humor cortesía de la filmación de la peli que los chavales tratan de hacer o de fotógrafo enamorado de la hermana de Charles. Así, de paso, aliviamos un poco de tensión en la peli. Con todo, considero que está muy bien llevada alternando momentos aventureros con otros más ligeros que ayudan a que la historia avance sin parones en la narración.

¿Retazos de ET?
El alien me ha gustado bastante, tanto por el aspecto, lleno de brazos y moviéndose como una araña pero con esos ojos que lo humanizan bastante (¿recuerdos de ET? A saber) como por su papel en la trama: por una vez, el amigo extraterrestre no es malo; simplemente está hasta el gorro de que los humanos le cosan a experimentos y, claro, el pobre debe defenderse. Se hace un poquito de esperar y, cuando sale, no es que se luzca mucho (entre otras cosas, porque casi toda la acción donde sale transcurre de noche, pero bueno…) Y me ha parecido muy original el hecho de que vaya robando todo tipo de cosas para fabricarse un transporte que deje bien lejos a los terrestres. Madre mía, qué fama debemos de tener…
¿Momentos mejorables? Claro que sí, al menos, para mí. Y es aquí donde hay que mencionar un aspecto de esta peli que hace que muchos la odien. todo hay que decirlo, fue la principal comidilla que se formó nada más estrenarse y que, de algún modo, hizo que todo lo demás quede a una especie de segundo plano. A ver, ¿Tú qué opinas? ¿Los Goonies o ET? Esa es la gran pregunta. Y es que hay muchos (pero muchos, eh) que opinan que este Super 8 no es más que un intento tonto, chapucero y ñoño de recrear el espíritu de los Goonies a fecha de hoy. De ahí la evocación de tiempos pasados, las pandillas de amiguetes, el toque seobrenatural, los niños protas… Otros, en cambio, creen que es una especie de revisión/homenaje a ET, ya que tenemos a un extraterrestre perdido en la Tierra, militares crueles y algo idiotas que lo persiguen, niños que se lo encuentran por casualidad, la intenciones de irse del alien que, como dije antes, no tiene por qué ser malo porque sí… ¿Por cuál te decantas tú? Yo creo que, como todo, depende de gustos. Lo tengo muy claro: aquí hay mucho de Goonies y de ET. No más, pero tampoco menos. Y, además, creo que la intención de los responsables ha sido precisdamente esa: evocar sin cortarse lo más mínimo un tipo de cine y de películas que, por unas o por otras, hoy no se hacen. Todo, claro, depende del personal: si has oído que estos chicos son los Goonies pero con otras caras, saldrás con la impresión de que es cierto de principio a fin. Si, por el contrario, tienes en mente al extraterrestre del dedo tieso que se ilumina, hay ciertas cosas de la peli que te lo recordarán. ¿Mi consejo? Ve a verla con la mente abierta y trata de disfrutar.
Los padres de la criatura
Y, cómo no, como apunte personal, tengo que hacer mención a otra cosa. Que en esta película se nota la mano del amigo Spielberg es más que evidente (cosa normal por otra parte, más que nada porque la procuce y, seguro, habrá metido mano en el guión, claro) Pues bien, hay una cosa del colega que nunca me ha gustado (o mejor dicho, me carga un poco, más que nada por lo repetitivo del tema aunque en algunas historias, como la de Indy 3 está muy bien) y que, casi siempre, suele meter con calzador en muchas de sus películas a modo de “trama secundaria/omnipresente” que suele predominar en todo; ese detalle que parece obsesionarle y que aparece en casi todas las películas en las que está metido sea cual fuere el argumento principal: la perra que tiene este hombre porque, en mitad de la trama, haya una historia padre-hijo que añada esa filosofía de “qué bonito es ser papá” a la cinta. Que nadie me interprete mal: Spielberg ha sido, es y será uno de los grandes, pero me da un poco de rabia que la mayoría de sus pelis se empapen de esta filosofía. Ved La guerra de los mundos, Encuentros en la tercera fase, Atrápame si puedes, Indi 2,3 y sobre todo 4 o el mismísimo Tiburón... Siempre hay un tema paterno-filial por algún lado, una especie de filtro por el que pasan todos los argumentos. En este caso, la cosa está más que clara con el tema de la muerte de la madre del chico protagonista, Joe, y cómo afecta esto a la relación con su padre, incluyendo momentos ñoños y pastelones con colgante de la madre incluido. Que guste o no, como siempre digo, depende del personal. A mí, por lo menos, me sobra en algunas ocasiones. Supongo que, cuando tienes tanto poder en Hollywood, eso te da pie a hacer lo que te dé la gana…
En resumen, para mí, una película que cumple su cometido a la perfección: entretener durante unas dos horas con una historia que evoca a las de antes a través de una aventura sana y divertida. Si alguien le quiere ver tres pies al gato y liarse a comparar, es muy suyo, por supuesto, pero a mí me parece una excusa más que válida para atiborrarte de chuches o palomitas una tarde de sábado y pasar un rato entretenido.
Pues a por ello.

Gracias por leerme y seguid vigilando el cielo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario