Páginas

martes, 6 de marzo de 2012

Adiós a Ralph McQuarrie


Sus diseños convencieron a los ejecutivos de la 20th Century Fox, allá por 1975, para que dieran el visto bueno a una película en la que tan sólo él y George Lucas creían. Fue el hombre responsable de dar forma a Darth Vader, el Halcón Milenario, C3-PO o su compañero R2-D2. De sus lápices surgieron un sin fín de mundos fantásticos y extraños surcados por naves de todas las formas y tamaños. Sus conceptos fueron tan buenos que hicieron que el actor Anthony Daniels aceptara el papel de C3-PO o que La Venganza de los Sith, décadas después, utilizara sus ideas para Kashyyyk, el planeta de los wookies. Y sí, fue idea suya dotar a Darth Vader de una máscara respiratoria que fue la marca de fábrica del personaje. 
Desde el más profundo de los respetos, este vigilante del cielo quiere rendir un último homenaje al artista que nos ayudo a viajar a galaxias muy, muy lejanas y nos hizo comprender que lo raro y extraño, puede resultar deliciosamente divertido.

Descanse en paz, maestro.
Y gracias.







 


No hay comentarios:

Publicar un comentario