Páginas

miércoles, 22 de febrero de 2012

Smallville

Smallville (Smallville)
Décima temporada
Tom Welling
Erica Durance
Allison Mack
Cassidy Freeman
Annette O’Toole
John Glover
Justin Hartley
Terence Stamp
Michael Rosenbaum
John Schneider


Clark Kent acepta su destino y se convierte en el mayor súper-héroe de la Historia: Superman.

Supongo que algunos se preguntarán por qué hablar de la temporada décima cuando hay nueve más antes de ella. Las razones, para mí, están claras: es la última y, por eso, es la que más expectativas me planteó. Por otro lado, supone el (apoteósico) final de una serie que, empezando poquito a poco, ha durado nada más y nada menos que diez años.
¡Diez años! Todo ese tiempo se tomaron los responsables para contarnos el origen de Superman. Años repletos de expectativas, esperanzas y, también hay que decirlo, de ilusiones. Después de la, para mí, versión tan descafeinada/light/sosa/pobre de Superman returns, de veras que me quedé con las ganas de ver un Superman en condiciones, aunque fuera en la pequeña pantalla. Y debo amitir que, espíritu de la serie e intenciones de la misma a parte, siempre pensé que Tom Welling se había ganado con creces el honor de vestir el traje rojo y azul. Pero diez años son muchos  y es cierto que, quizás, en algunos aspectos, la serie ha dado demasiadas vueltas. Con todo, a nivel general, creo que se las han arreglado para mantener, o intentarlo al menos, el interés del espectador aún a sabiendas de que TODOS sabíamos cómo iba  a terminar: Clark Kent se convertiría en el mayor súper-héroe de todos los tiempos.  Cómo se haría eso, era ya otra cosa.
            Si hay algo por lo que destaca esta temporada, a parte del hecho final en sí, es por la cantidad de cosas que ocurren. Decir esto puede sonar un poco absurdo ya que cualquiera que haya seguido una temporada de la serie sabe que en Smallville siempre han sucedido muchas cosas. También es cierto que, hacía ya varias temporadas, se abandonó ese espíritu de “capítulos sueltos” para que, a lo largo de ellas, imperase cierto sentido de unidad u objetivo global a lo largo de las mismas. Pues bien, no es de extrañar, porque esta es la etapa final, que  sucedan todavía más cosas aún ya que, justo por eso, se supone que todo tiene que quedar atado y bien atado.
            Aquí los personajes ya ha madurado del todo y eso se nota en el juego que dan a lo largo de los capítulos. Al ser ya adultos, interactúan entre sí (y con otros ajenos) de un modo más serio, y somos testigos de cómo ciertas relaciones, a la par que los protas, se consolidan. Ahí tenemos es el caso de Chloe y Oliver Queen (Me gusta lo que han hecho con este personaje a lo largo de toda la serie. Menos mal que no le pusieron el gorrito a lo Robin Hood…), la ya evidente relación Lois/Clark o un personaje que acaba resultando más que interesante cuyo final no me gustó un pelo: Tess. Además, conocemos a otros nuevos, unos más serios (el padre de Lois, Sam, ancianitas psicópatas, locutores poseídos…) combinados con otros más humorísticos y, depende de cómo se miren, ridículos, como es el caso de Cat Grant (aún así, hasta me resulta simpática) Y, cómo no, no podría haber una temporada final de Smallville sin que apareciese, aunque sea un poquito, el malvado general Zod (Por cierto, me sigue gustando mucho más Terence Stamp. Este, si bien no me parece mal, tiene un aire más de modelo de cualquier anuncio de perfumes que de general kriptoniano con mucha mala idea)
Supergirl
Pero no hay serie en la que, además de la trama, no haya subtramas. Y si de ellas hablamos, en esta temporada contamos con varias y muy interesantes: la aprobación de la ley anti-vigilantes, que me parece muy buen detalle (¿A alguien le recuerda esto a destellos de los Watchmen? Ok, apunte de fan), la resolución de lo que sucede en la zona fantasma, la menor o mayor aceptación de los enmascarados por parte de la gente o la consolidación de Supergirl a modo de reflejo (al menos, eso deseé) de lo que ocurrirá con Clark. Luego tenemos la trama principal en sí: la unión de los siervos de Darksaid, como precursores de la oscuridad que será la excusa final para que Clark acepte su destino. Y, claro está, otras cosas que no tienen desperdicio: que Lois y él intercambian roles para saber qué se siente siendo súper o que el personaje de Tess descubra que sus raíces son más bien siniestras.
Lo reconozco: un buen Clark Kent
Para mí, la mejor Lois hasta la fecha
 ¿Y los actores? Para mí, bien. Es cierto que a Welling se le ha atacado desde mil frentes diciendo que no sabe actuar y que su capacidad para expresar emociones es la de un trozo de kriptonita negra. Bueno, el chico no es Lawrence Olivier pero tampoco hay que pasarse. Para mí ha sido un más que digno Clark Kent y, de veras, siento (como muchos) no poder decir lo mismo de su rol como Superman. No porque lo haga mal, si no porque se puede decir que no sale como tal. El resto del reparto que le arropa está muy centrado, desde Allison Mack (Chloe), pasando por Justin Hartley (Flecha verde) o Cassidy Freeman (Tess), a lo que hay que sumar el buen hacer de John Glover como Lionel (que, por unas o por otras, incordia hasta el mismo final de la serie), John Schneider haciendo de Jonathan o Anette O’Toole como Martha. Pero si hay que destacar a alguien, yo me quedo, sobre todo, con Erica Durance, una actriz que nos ha regalado una Lois Lane perfecta: dinámica, valiente y con cierto aire graciosillo que hace que caiga bien. Y, cómo no, esa pedazo de voz en la sombra, nada menos que Terence Stamp (El general Zod en Superman 2, ahí es nada) haciendo de la voz en off de Jor-El. Todo un lujo…
Linterna verde o cómo saber adaptar un
personaje a los tiempos que corren...
Si esto no es poner los dientes
largos...
Pero, aparte de lo dicho, si yo tuviera que destacar algo de esta temporada serían dos cosas. Por un lado, Clark acepta de una vez quién es y lo que puede suponer su herencia kriptoniana. Me encantó esa escena en la que, con Lois, admite que el disfraz, en realidad, es el propio Clark. Por otro, el tema omnipresente de la oscuridad con Darksaid como protagonista y amenaza absoluta que será el reclamo perfecto para que Clark de el salto (literalmente hablando) hacia el cielo. Y, en mitad de todo eso, momentos curiosos (la pelea con Oliver en la Zona Fantasma, la relación con el futuro suegro o el capítulo de la resaca) con otros que van directos al corazoncito del fan y hacen diana (reflejos del Clark del futuro, estirado, engominado y con gafas, Zod atrapado en el cristal, Jor-El y esposa o Clark sujetando un helicóptero (evidente homenaje a la peli del 78))
            Y, si de momentos se trata, hay que hablar del MOMENTO.  Ved esto:

¡Momento de la discordia! Creo que no me equivoco si digo que esta escena es amada y odiada a partes iguales. Los que opinan lo último vienen a decir que es una tomadura de pelo. Diez años esperando para ver al amigo Welling marcando músculos (que yo creo que los tiene) vestido de Superman para… ¿un par de primeros planos (algunos de espaldas) y un Superman pequeñito y digital? La verdad es que te quedas con ganas de más. Los que la defienden, en cambio,  dicen que, a fin de cuentas, esto ha sido siempre Smallville y decir eso y Clark Kent es lo mismo; que, a fin de cuentas, la serie trataba de su preparación para ser Superman. La verdad, yo creo que ambos grupos tienen razón. Sería absurdo decir que fue el final de los finales y que esas escenas compensaron nada menos que diez años (durante los cuales, en muchas ocasiones, los responsables nos pusieron varias veces el caramelito en la boca) de espera y fidelidad. No creo que  haya ningún seguidor de la serie que no haya pensado alguna vez que se lo pudieron currar mejor, que ver a Tom Welling vistiendo el traje hubiera sido una gozada absoluta, que verle atravesar el cielo con los puños por delante hubiera sido un remate perfecto a una serie que, por unas o  por otras, creo que ha tenido más puntos a favor
que en contra. Y aún así, debo decir que yo me emocioné cuando se agacha, coge impulso, sale disparado y vemos cómo cambia hasta convertirse en Superman (digital, pero Superman) ¿Fue en buen final? A modo global, creo que sí. ¿Pudo haber sido mejor? También. No obstante, debo admitir que, en la escena final, cuando sale a la terraza y se desabrocha la camisa al son de la marcha de Superman (menos mal que tuvieron el sentido común de dejar ambas), se me olvida lo poco que Welling se luce cómo súper-héroe y me emociono aún más que antes.

Curiosidades:
-El capítulo final dura como dos horas. Un capítulo de televisión con duración de largometraje.
-Con todo, dicen, un capítulo de presupuesto muy ajustado. ¿Disculpa para no ver a Superman volar?
-Michael Rosenbaum (Lex Luthor) no está afeitado: lleva una calva artificial.
-Tom Welling pidió públicamente al anterior actor que volviera a la serie para el episodio.
-Darksaid no toma forma completa, cosa que ha irritado a varios fans.
-Mi gran duda era cómo iban a apañar la aparición de Lex Luthor si este sabía quién era Clark. La solución no pudo ser más sencilla: lo olvida por la intervención de Tess.
-Se hace referencia a Lex presidente, cosa que ya aparece en los cómics.
-En el futuro, según el capítulo final, Chloe está ahí con el hijo que tiene con Oliver pero… ¿dónde está este?
-La gran controversia: Tom Welling se negó en redondo a vestir el traje de Superman. ¿Motivos? Se aceptan apuestas. Unos dicen que el actor no quería verse en medio de la llamada “Maldición de Superman”, la que se dice que sufrieron George Reeves (¿suicidio o asesinato?) y Christopher Reeve (para qué recordarlo) Otros argumentan que el físico de Welling no era apropiado para vestir el traje y que le quedaba mal ya que el actor, en esta temporada, está más fondoncete de lo normal. Incluso he leído por ahí que hay fotos (yo no las he visto) en las que se le ve con el traje y no le queda muy bien. Y yo digo que, por lógica, debe haber otra razón más simple: no le dio la gana. Que esto guste o no ya depende del personal. Yo, insisto, creo que hubiera sido un buen Superman de cuerpo completo pero…
-Lara, la madre de Superman, es la actriz Helen Slater, que interpretó a Supergirl en 1984 con más pena que gloria.
-Jimmy Olsen aparece al fin. Perry White no (al menos como jefazo del Planet), pero le oímos berrear.
-Si nos fijamos, sólo Chloe se refiere a Clark como Superman. ¡Ya era hora!
-Insisto a pesar de ser súper-cansino: no me gustó el final de Tess.
-Siguendo con el tema del traje, lo que es curioso es que, a lo largo de la serie, el amigo Tom no ha tenido reparos en usar ese abrigo largo y negro con camiseta negra y "S" por delante o la cazadora alucinante de cuero roja con la "S" esculpida en mitad del pecho unida por la cremallera. Y digo yo, ya que probó ambos, ¿qué mas le hubiese dado dar el pasito y ponerse las mallas? ¡Ays, señor Welling!
-En las últimas temporadas, al vestir la mencionada cazadora roja, Clark suele aparecer con el pelo engominado y brillante, efecto que receurda de veras al de Superman. Cuando, en el capítulo final le vemos en primer plane y atisbamos algo del traje, no lleva gomina.
-Hay  una foto de la revista Time con Welling sentado y vestido de Superman. Pregunta desde la ignorancia: ¿es él o sólo su cara?
-Muchos atacan al capítulo final argumentando que hay mucho amor y poca acción.
-Se llegó a decir que Welling sería Superman en una película de La liga de la justicia.
Y esto es todo. En resumen, para mí, una serie más que digna con un final que, por unas o por otras, me acaba gustando.
¿Es un pájaro? ¿Es un avión?
Es…
¡… Tom Welling!
(Ojalá...)


El final, como debe ser

 
A pesar de que interpretar a Superman, por unas u otras razones (y aquí Christiopher Reeve tiene mucho de culpa por lo bien que lo hizo), se ha convertido en toda una responsabilidad para cualquier actor que opte a ello, hay que admitir que con Tom Welling ha sucedido algo curioso: a fuerza de ganarse al público temporada tras temporada, muchos han sido los que apostaron por él para que interpretase al personaje en el cine. Se han hecho páginas web pidiendo que el actor obtuviese el papel y los fans han realizado toda clase de virguerías para vestir a Welling como Superman. La devoción llegó a tal punto que incluso el famoso dibujante de cómics Alex Ross pintó unos dibujos del personaje con el rostro de Welling. Os dejo algunas muestras de ello:





Cuerpo de Reeve, cara de Welling, pero
todo SUPERMAN


Bye-bye Superman returns

La antes mencionada portada

Dos ejemplos del arte de
Alex Ross


           

2 comentarios:

  1. No se como me robaste todos mis pensamientos, osea pense lo mismo apenas termino el capitulo
    (vi todas las temporadas en menos de 2 meses jij)
    Saludos y gracias por las fotos para tom como superman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Margarita!

      Celebro que te guste la entrada. Lo que es a mí, Smallville me ha encantado y con este último capítulo disfruté como un enano. Creo que Tom hizo un trabajo magnífico como Clark y eso se nota.

      ¡Saludos!

      Eliminar