Páginas

miércoles, 15 de febrero de 2012

Rango

Rango (Rango)
2011

Director: Gore Verbinski
Guión   : John Logan, Gore Verbinski, James Ward Byrkit

Johnny Depp
Isla Fisher
Ned Beatty
Alfred Molina
Bill Nighy










Un lagarto acaba por casualidad en un poblado del lejano oeste en mitad del desierto. Además, se convierte en sheriff...

Rango me ha parecido una película rara. Por un lado, cae en todos y cada uno de los topicazos de este tipo de producciones. Por otro, tiene una factura impecable. Eso hace que, cuando la ves, te quedes un poco en un estado de "ni fu, ni fa" Eso, al menos, es lo que me ha pasado a mí.

Marchando una de bichos...
Veamos. La primera imagen que da es que es una cinta para niños. Fallo garrafal. No lo es. Es más, chistes, situaciones, personajes y demás están orientados a un público adulto-madurito de forma más que evidente. Vale, aquí los protagonistas son bichos raros de toda clase y animales de los más variado. Ok, ok. ¡Y encima hablan! (Tranquilos, que no hay canciones. Menos mal.) Sí, pero no más. Ya desde las primeras escenas comenzamos a ser testigos de una serie de gags que se columpian entre lo visual y lo propiamente dialogado que a los niños se les puede pasar por alto. Poco a poco, la película se va adentrando en la trama y, como suele ocurrir en este tipo de producciones (algo que siempre me ha llamado la atención porque ocurre en todas las películas de animación por ordenador... y en las de Jim Carrey) pasamos de situaciones cómicas más mo menos forzadas (a veces demasiado) a una trama seria donde la gracia desaparece de la mitad en adelante de la cinta e incluso puede llegar a resultar dramática.

Pero si hay algo que destaca en esta película, amén de una trama algo surrealista y de todo lo dicho anteriormente, es la materia prima de la que está hecha. Y es que una de las características de todo el producto es la buena factura que, visualmente, destila por los cuatro costados. Por eso, aquí asistimos a lagartos, tortugas, armadillos o serpientes de cascabel tratadas de forma realista. Es decir, el tono caricaturesco que impera en cualquier producción de este tipo aquí desaparece ( y creo que a los más infantes les chocará o, incluso, les puede llegar a desagradar) Y es que, señores, la responsable es nada menos que la Industrial Light and Magic, la compañía del genio de George Lucas. Y, sabido es por todos, que cuando se trata de efectos y plasmar en la pantalla bichos raros como si fueran reales, no hay nadie como ellos. Cabe destacar que, al frente de la supervisión de efectos visuales está John Knoll, responsable del mismo cargo en los episodios del uno al tres de la saga de La Guerra de las Galaxias. Y eso, claro está, se nota. (Decidme si, entre los personajes secundarios, no veis cierto pareceido de uno de ellos con Jabba the Hutt. ¿Casualidad?) Y claro, hay que mencionar también que la voz de Rango es nada menos que Johnny Depp, contando en el elenco con Alfred Molina entre otros. Y, no sé si son imaginacioens mías, pero determinados movimientos del lagarto, amén de tonterías variadas, me han recordado a los ademanes y frikadas de Depp en Piratas del Caribe. ¿Tendrá algo que ver que los productores y director de ambas pelis sean los mismos?
      En resumidas cuentas, una película que se puede ver pero a mi me ha dejado algo frío. Me ha parecido un poco irregular porque me ha dado la impresión de que han querido dar tanta seriedad a la trama que los momentos cómicos me han resultado un poquito forzados, aunque eso no quiere decir que alguno me haya resultado gracioso. Quizás el objetivo de los responsables ha sido enfocarlo más a un público sobre todo adulto pero, a la vez, queriendo atraer a los más pequeños poniendo de excusa que los protagonistas son animales parlanchines. Pero eso, claro está, sólo lo saben ellos...
Sheriff Rango

    Ah, y que quede bien claro: En el Cielo del oeste (o espíritu del oeste, según como nos queramos poner de metafóricos), Clint Eastwood es dios ( y el demonio, en forma de serpiendo con sombrero y bigotito, Lee Van Cleef)

    Detalle curioso: Rango ha sido la película más rentable de 2011. Ojo, que no quiere decir taquillera ya que, por película rentable, se entiende la que gana dinero por cada dólar invertido. ¡Misterios de Hollywood! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario