Páginas

sábado, 29 de agosto de 2015

La noche de Walpurgis



La noche de Walpurgis (The werewof vs. vampire woman)
(1971)

Director: León Klimovsky.
Guión   : Paul Naschi, Hans Munkel.


Paul Naschi.
Gaby Fuchs.
Barbara Capell.
Patty Shepard.







Elvira y Genevieve investigan el paradero de la tumba de una vampira. En su camino, conocerán al misterioso Waldemar Daninski, que esconde un terrible secreto...



¡Hola a todos!


Hoy voy a ponerme en plan clásico y hablaros de una película que tenía ganas de ver hace tiempo. 



Esta noche de Walpurgis es una coproducción hispano alemana cuyo mayor reclamo, entre muchas cosas que luego diré, es tener nada menos que a Paul Naschy, uno de los licántropos con nombre propio dentro de la industria del cine, en su reparto. Además, os puedo decir que la cinta forma parte de una saga dedicada a Valdemar Daninski, es decir, un desgraciado de proporciones descomunales que, cuando sale la luna llena, no tiene otra cosa que hacer que dejar que el pelo y los dientes le crezcan y ponerse a devorar a todo el que pilla por delante. Es decir, se convierte en hombre lobo. Muy bien, colmillos afilados y mucha sangre preparada...



La verdad es que a favor puedo decir varias cosas. En primer lugar,
creo que es necesario fijarse en el año de la peli, léase 1971. Con esto os quiero decir que, ni los guiones estaban tan "currados" como los de ahora (lo de las comillas va a posta ya que todos sabemos que muchos dan lástima) ni el género de terror era como el actual. Ahora hay mucho realismo y, a veces, esto, aún dentro del tono fantasioso, trata de dar cierta vida a la historia. Por aquella época, al menos para servidor, las pelis de terror eran distintas o, quizás, más inocentes y mucho más centradas en recrearse en los monstruos y sus derivados de turno y contar una historia, a veces cogida con pincitas, con los medios que se tenían.



Pues bien, esa es la impresión que me ha dado esta peli. Para empezar, el elemento fantástico me parece muy bien mostrado y, a su modo ( de nuevo, me remito a la época) ciertamente ingenuo pero, a la vez, encantador. Aquí vale todo: vampiros, adoradores de Satán, hombres lobo... Todo metido en el mismo cóctel. Que la asunto cuele mejor o peor da igual pero el caso es hacer un popurrí lo más llamativo posible, cosa que, desde luego, para mí consigue. Por eso, la historia no puede ser más simple: unas estudiantes van en busca de la tumba de una vampiro y, en su camino, se encuentran con el susodicho Valdemar que, mira tú por dónde, también la busca para acabar con su maldición personal. Más simple que el mecanismo de un chupete pero toda la trama se va a basar en esa línea argumental tan sencilla. Y, de paso, el guión lo engorda a base de topicazos puros y duros pero que no molestan y se ven venir a kilómetros: las vampiras son guapas y ciertamente lésbicas; el hombre lobo vive solo y atormentado y hay un arma especial que sirve para acabar con todo el mal, la Cruz de Mayenza. No más, pero tampoco menos.


Otro aspecto a tener en cuenta es la ambientación que, a su modo, luce a lo largo de casi todo el metraje. Y es que, en realidad, se supone que la peli está ambientada en los, entonces, actuales setenta pero muchos minutos se gastan en la mansión de Valdemar donde se respira un tufillo a cualquier caserón de relato de Poe que tumba. Esto creo que le viene muy bien porque le da a todo un aire irreal bastante considerable, hecho reforzado porque la vampira mala, malísima, Wandessa, luce ropas de época puestas ahí para destacar y reforzar al personaje. Y, por supuesto, en ciertos momentos, me ha recordado pero que mucho a ciertas pelis de la Hammer o determinadas adaptaciones de Poe por obra y gracia de Roger Corman.



Pero si hay algo destacable, a parte de todo lo que os estoy soltando, es un detalle que va a brillar en cuanto la peli empieza y que, en ciertos momentos, no va a dejar pasar la oportunidad de lucirse. Me refiero, claro, al factor erótico festivo que predomina a lo largo de todo el metraje y que, en determinados momentos, ataca cual lobo a su presa (toma comparación que viene que ni pintado) Como dije antes, las vampiras de turno no se cortan un pelo (vampírico) en sobetear a sus futuras y rollizas víctimas femeninas. Lógico; si yo fuera un vampiro soltero y viese a Genevieve haría los mismo. ¿Qué hace la hermana del pobrecito Valdemar cuando ve a Elvira? Se tira en plancha a sobarle los pechos sin ton ni son. Como poco, original, es. Y, atentos a la escena inicial cuando el hombre lobo se encarga de su primera (y joven rolliza) víctima. ¿Tenemos un primer plano de la pobre chica ensangrentada? No, tenemos un primer plano de su teta ensangrentada. Para que luego digan de las pelis de Esteso y Pajares... Por cierto, todas y cada una de las chicas que aparecen en la peli son tremendamente guapas y perfectamente maquilladas; hasta la chica del bar. ¿Casualidad?





Paso a un factor fundamental en una peli de terror: los efectos.
Bueno, podría deciros que propios de la época y de una producción que me da que, además, no dispuso de mucho presupuesto. Cosa curiosa, las transformaciones en homi lobis no se muestran con los típicos fundidos (salvo en la escena final); lo que hicieron fue filmar al actor en distintos planos con, cada vez, más pelo en el cuerpo. Aún así me gusta como lo hicieron y por eso destaco, entre otras, la escena en la que Valdemar está encadenado y comienza la transformación. El uso del maquillaje para con las vampiras está muy logrado (tópico como el solo pero muy destacable) al igual que la sangre, que es roja como ella sola y corre a borbotones. Por cierto, me gusta mucho el babear del hombre lobo; es un detallito que queda muy bien.

¿Y los actores? Pues a mí me han parecido muy normalitos y, creo yo, cumplen. Paul Naschy queda creíble como el atormentado (y, a veces, tétrico) Valdemar. Barbara Capell a parte de poner una cara muy bonita en la historia, está muy bien como Genevieve y vampira. Gaby Fuchs es la que más sosa me ha parecido; la chica parece impasible y casi no parpadea. Patty Shepard es una buena condesa Wandesa; habla poco pero lo que hace está bien hecho.


Genevieve: qué mona.



Elvira: qué simple.


Wandesa: qué colmillos.



¿Cosas mejorables? Pues unas pocas.

Para empezar, la música inicial y final. Parece que está puesta porque sí y no pega ni con cola en una peli como esta. El enamoramiento bestial que le da a Elvira queda muy artificial porque, después de todo, se queda coladita por un tipo al que ha visto un par de horas. Por otra parte, parece que el guión tiene tantas ganas de meter al lobo en medio que parece olvidarse de ciertos detallitos: ¿a qué se dedican, a fin de cuentas, Elvira y Genevieve? Sí, hacen una tesis pero, ¿son estudiantes, profes, investigadoras, se aburrían en casa? Luego están los momentos en el que vemos que el presupuesto, como dije antes, no fue muy grande; ahí tenemos el muñeco tan cantoso que simula ser la hermana muerta del prota. Canta más que un cedé pero es que tampoco se molestaron en disimularlo, como si lo principal fuera el corte de cabeza que le hace Valdemar (cosa lógica por otra parte)

Y, para finalizar, están las cositas que, si te paras a pensar un poco en ellas, no encuentras explicación alguna. Ahí van unas pocas: ¿con qué se corta Genevieve cuando saca la cruz de la vampira? He rebobinado para atrás varias veces y palabrita que no lo veo; la muerta que cae, así, porque sí, en el coche del poli al final parece estar esperando a que pase el vehículo y, qué cosas, tan grande que es el lugar, cae JUSTO en ese coche. La condesa Wandesa muere allá por los mil cuatrocientos y... ¿sigue con la cruz clavada? Y será todo lo poderosa que quieran pero, en la pelea final con el hombre lobo, un par de empujones de este y se acaba la disputa. Ah, y detalle encantador: en la escena inicial, Valdemar está desnudo en la morgue pero, al transformarse, lleva pantalones, camisa y botines cual Lon Chaney Jr. En fin, como digo, cositas...

Fin del informe. Quizás, por muchas de las cosas que te he soltado, pienses que la peli es un clásico, curte, pero clásico y, por supuesto, tendréis razón. Como ya os he comentado, la época, un presupuesto (para mí) escasito y muchas ganas de meter sangre, monstruos y pechos pasaron factura pero, en conjunto, me ha gustado y, la verdad, he pasado un ratito muy agradable viéndola. También, lo admito, he sonreído en un par de ocasiones pero, siempre, desde el buen rollo. De verdad que os animo a verla; es un tipo de cine que ya, por unas o por otras, ni se hace ni se hará pero, en su conjunto, cumple a la perfección su objetivo: entretener.

Vigilad el cielo.






3 comentarios:

  1. Hola!
    No conocía esta peli! Así de entrada, el título no me va mucho, la verdad. Mejor me ahorro de verla! :D
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje. Yo te recomiendo que le des una oportunidad. ¡Te vas a divertir!

      Eliminar
  2. Televisada ayer por la 2. Meeenos mal que sale algo tan interesante.

    ResponderEliminar