Páginas

sábado, 28 de marzo de 2015

Sansón y Dalila



Sansón y Dalila (Samson and Delilah)

(1949)

Director: Cecil B. DeMille.
Guión   : Jesse lasky Jr., Fredric M. Frank, Harold Lamb, Vladimir Jabotinsky

Victor Mature.
Hedy Lamarr.
George Sanders.
Henry Wilcoxon.





Cuando Sansón ve cómo su boda con una mujer filistea acaba en desgracia, jura venganza contra los filisteos. Dalila tendrá cómo objetivo darle caza hasta que se enamora de él...



¡Saludos a todos!


Antes de comenzar, me gustaría aclarar una cosa. Si alguna vez me has hecho el honor de pasarte por estos lares, sabrás que tipo de películas reseño. Si eres nuevo, creo que puedes hacerte una idea más o menos clara. Quizás por eso, puede que te extrañe ver una película como esta en este blog. Vale, la primera impresión es que se trata de una peli histórica, bíblica si quieres, que poco tiene que ver con los ovnis, aliens y demás gente rara que pulula por las reseñas que hago. Y tendrás razón. NO obstante, me gustaría que lo vieras desde mi punto de vista: esta es una historia de un tipo súper poderoso, dotado de una fuerza descomunal, cuyos enemigos le acosan sin piedad y se las hacen pasar muy canutas y que. incluso, tiene un punto débil fuera de toda normalidad. Si esto no es una historia fantasiosa, que venga Dios (nunca mejor dicho, y desde el máximo de los respetos) y lo vea.



Bromas a parte, esta es una película que me ha encantado y fascinado a partes iguales desde que, siendo niño,la vi por primera vez. Muchos son las cosas que me gustan, así que ahí voy:



La película tiene una introducción perfecta: vemos el planeta Tierra y una voz en off muy metida en faena que nos recuerda que el ser humano es retorcido y le encanta eso de esclavizar y machacar a sus semejantes. Es la excusa perfecta para presentarnos a los dos pueblos que, cual galos y romanos, se van a incordiar mutuamente: danitas y filisteos. De hecho, viendo a estos últimos, comprendes esa frase de "comportarte como un filisteo"



La cinta va directa al grano, como solían hacer las producciones de la época y que ahora parece ser una costumbre perdida. Nada de andarse por las ramas. Por eso, se nos presenta a Sansón de lleno y su objetivo: casarse con una mujer filistea para desgracia de su familia, su casta y de todo el que le conoce. No obstante, la fama de mala bestia que tiene el amigo Sansón también en bien conocida. Por eso, el tipo es respetado entre los danitas y los filisteos a partes iguales. 



La película, en su comienzo, se toma las cosas con calma y presenta bien a todo el mundo. Es cuando una belleza morena de nombre Dalila se cruza en el camino de Sansón cuando la trama comienza a tomar forma. Por eso, después de la cacería de un león y de una boda que tiene de todo menos festivo, va a comenzar la historia que todos, más o menos, conocemos: Sansón se vuelve un proscrito y, con su fuerza espectacular, se encarga de hacer la vida imposible a cuanto filisteo se le pone por delante.



Pero, por encima de todo, Sansón y Dalila es una espectacular historia de amor que, al menos a mí, me parece el eje de todo. Es cierto que la trama del forzudo es muy conocida pero ese aspecto no eclipsa a lo que vas a ver aquí: la historia de una relación tormentosa, libertina y dramática entre Dalila y Sansón que va a prevalecer sobre el tema de los mamporros y las batallas. Por eso, el guión se recrea de forma sublime en la relación amor-odio entre los dos protas: primero hay un tonteo casual, luego una relación propiamente dicha donde ninguno se fía del otro y, al final, todo ello desemboca en una historia llena de amor, odio, resentimiento y pena que culmina en una espectacular escena final. Y todo muy bien llevado, hilvanado y mostrado.



La historia contiene el elemento fantasioso adecuado pero sin apabullar al espectador. Como te dije al principio, esta cinta tiene tanto de bíblico como de peli de fantasía. Por eso, hay determinados momentos "irreales" muy bien mostrados. Ahí quedan la lucha con el león (que hoy sería ordenador puro y duro), el momento de humillar a los filisteos con la quijada de un asno o, mi favorito, Sansón entre las dos columnas luciéndose de manera espectacular. La elegancia a la hora de mostrar estos momentos es tremenda; nada de movimientos de cámara espectaculares, ni ángulos retorcidos ni trucos raros. Lo que se ve es lo que hay y lo que vemos está muy bien.



Pero una de las cosas que más me gusta de esta cinta, aún a riesgo de que me llames clásico, bohemio o desfasado, es que esa elegancia se aplica  a todo pero, aún más, a las líneas de dialogo y al modo de presentar ciertas situaciones. Escuchad las conversaciones de amor entre Sansón y Dalila, el momento en el que él le rebela el secreto de su fuerza (espectacular) o la pena tremenda, acompañada con un sentimiento de culpa brutal cuando ella le ve ciego, encadenado y débil. Tremendo todo ello. Hoy en día la relación entre ambos seguro que incluiría una escena de cama con los desnudos de rigor pero aquí, ni hace falta ni se necesita: la historia y los diálogos mandan sin problemas. Se puede pensar que era norma de la época pero yo me quito el sombrero ante semejante elegancia y buen gusto. Os dejo unos ejemplos:


"Tus brazos fueron arenas movedizas, tus besos la muerte" (Sansón)
"Yo pude haberte amado con tal fuego que cualquier otro amor te parecería hielo" (Dalila)
El propio Satanas le enseño todas las artes de la seducción. Antes se coge un rayo de luna que así una mujer semejante" (Uno de los hombres del Sarán)
"Es magnifico hasta encadenado"  (Dalila)


Otro aspecto importante a destacar es la ambientación: tan exquisita como todo lo demás. Trajes, chozas, palacios... Todo está cuidado al milímetro y aporta un aspecto realista a lo que vemos bastante considerable. Destaco, por supuesto, el vestuario, cuidado de manera espectacular. Es cierto que, en determinados momentos, el cartón piedra se nota pero eso es algo propio de una época en la que no había pantallas azules, verdes o fosforitas ni donde las cosas se hacían apretando los botones de un ordenador.



¿Y la música? Todos sabemos que en una peli así el acompañamiento musical es fundamental y lo que vamos a escuchar aquí no defrauda. Victor Young, que también firmó otra banda sonora espectacular con Johnny Guitar, nos regala una música bellímsima donde, por supuesto, debo mencionar el tema principal que hace de fonfo a la historia de amor entre Sansón y Dalila; tan romántico como precioso.




Los personajes están perfectamente presentados y desarrollados y, nada más verlos, sabes por donde van a salir. Sansón se muestra confiado, valiente y a la vez, cuando se tercia, prudente. Eso sí, el amigo nos sale enamoradizo porque las mujeres (danitas) le molan una barbridad. Además, es el prota pero sufre de lo lindo. Dalila cumple todos los requeisitos de mujer fatal: guapa, morena, mirada desafiante y es más venenosa que una seta. Ahtur, con esa cara de malo que tiene cumple como se merece y el Sarán de gaza digamos que se deja llevar (con su puntito de mala leche apropiado)





Y de los personajes paso a los actores. Bien es cierto que Victor Mature puede que no goce del carisma de otros de la época pero yo creo que fue el Sansón perfecto y, cosa curiosa, es su rostro e imagen el que se suele poner cuando se habla del personaje. Para mí lo clava; se muestra arrojado y débil a partes iguales y esa mirada extraña que tenía le viene muy bien al papel. En mi humilde opinión, Mature es a Sansón lo que Johnny Weissmuller a Tarzán: un icono, una relación inevitable. Hedy Lamarr es la perfecta Dalila: rencorosa, amorosa, retrocida y bellísima dainita de cabellos negros que hace que a Sansón, con todo lo forzudo que es, se le aplique eso de "Tiran más dos (...) que dos carretas" No me extraña; seas Sansón o no, creo que picarías como él.  George Sanders com el Sarán cumple muy bien en su papel de poderoso-apático y supuesto enemigo de Sansón. Además, esos gestos cansados, como si estuviera harto de todo, los borda. Y, sí, la primera novia de Sansón, rubita, delgadita, jovencita y todos los -itas buenos que quieras, es Jessica Fletcher... digo, Angela Lansbury.




¿Alguna cosa mejorable? Hombre, alguna pero, para ser sincero, creo que lo que te voy a enumerar son detalles propios de la época en la que fue rodada. El primero y más cantoso es que Victor Mature, es decir, Sansón, luce físico ancho pero, a la vez, ciertamente blandito y eso, en ciertas escenas, se nota. Esto no lo digo como fallo; simplemente, en aquella época, no destilaba la moda que predomina ahora, esto es, que actores y actrices pasan por el gimnasio lo necesite el papel o no. Por eso, se puede decir que Mature luce un físico poderoso pero no trabajado o esculpido a golpe de pesa. ¿Esto queda mal? Repito: NO. ¿Más? Sí, ya que, en alguna escenas, el doble se nota y mucho; presta atención a la pelea con el león o cuando Sansón convierte su (en principio) boda en una masacre. El especialista se nota que da gusto pero, al menos yo, lo veo con cierta sonrisa en los labios y lo entiendo como un truco de la época. Vale, cuando tira a un danita por los aires se nota que el desgraciado está colgado pero ahí queda.



Esto ha sido todo por hoy. Lo dije al principio y lo digo ahora: me encanta esta película. No me canso de verla y, cuando lo hago, disfruto como la primera vez. Me parece maravillosamente rodada, narrada e interpretada. Es, a fin de cuentas, un cine que ya, por desgracia para este vuestro servidor, no se hace. No te dejes llevar por el sentido religioso que, obviamente, pulula por la cinta. Muchos dicen que es la obra maestra de Cecil B. DeMille. Yo creo que, más bien, ese título se los llevarían Los Diez Mandamientos pero, desde luego, esta no está muy alejada.

Una curiosidad: en el estreno, DeMille preguntó a Groucho Marx, qué le pareció la peli. La respuesta fue esta: "Ninguna película en la que el protagonista masculino tenga más tetas que la protagonista femenina puede mantener mi interés" Ahí queda eso...


Vigilad el cielo.


2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Como siempre haces unos post estupendos. Esta peli me gustó mucho en su día y me parecen joyas que hay que revisar de vez en cuando. Ahora con tantos efectos especiales, que están bien... pero a veces se pierde lo esencial que es la historia. A veces hay pelis de bajo presupuesto que logran alcanzar el más alto valor tanto de directores como de actores. En la época de "Sansón y Dalila", hubieron pelis maravillosas. Que se hicieron con un excelente gusto. A mí, me gustan estos filmes, que son para, un buen cinéfilo la piedra angular del cine.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, compañera!

      Coincido en todo lo que dices. Soy muy de cine clásico porque, sin duda, los guiones estaban muy trabajados y se notaba un cuidado especial, tanto en situaciones como en diálogos. Además, DeMille era todo un maestro, alguien que sabía muy bien lo que hacía y eso se nota en esta cinta.

      Como siempre, ¡encantado de tenerte por aquí!

      Nos leemos...

      Eliminar