Páginas

sábado, 9 de agosto de 2014

Aquella casa al lado del cementerio


Aquella casa al lado del cementerio.
(Quella villa accanto al cimitero)
 
(1981)
 
Director: Lucio Fulci.
Guión   : Elisa Briganti, Lucio Fulci, Giorgio Mariuzzo, Dardano Sacchetti.
 
Catriona McColl.
Paolo Malco.
Giovanni Frezza.
Ania Pieroni.
 

 
Una familia se traslada a una casa donde sucedió un asesinato. Muy pronto, comienzan a ocurrió cosas extrañas...
 
Muy buenas a todos.

Hoy voy a hablaros de una película setentera que vi hace mucho, pero que mucho tiempo y que no recordaba muy bien pero que siempre he querido revisitar. La cinta es de los setenta y destila el aroma de la época por los cuatro costados. Esto lo digo no como algo malo; todo lo contrario, ya que nos muestra un tipo de terror que, por unas o por otras, ya no suele hacerse y que iba directo al grano, es decir, provocar sensaciones desagradable en el espectador y pesadillas varias.

¿Cosas que me han gustado? Unas pocas. Veamos…

La película tiene un comienzo muy prometedor. Nada menos que unas tumbas, una casa al lado y, ¿lobos aullando de fondo? Bueno, vale. Cómo no, chica rubia, mona y medio desnuda que ve un cadáver muy extraño y la masacran del modo más brutal: cuchillo que le entra por la coronilla y le sale por la boca. Es algo sabido por todos: si quieres echar una canita al aire, nada como estar con una chica guapa bien rodeados de tumbas. La cuestión que importa es que este es solo el primer minuto de cinta. Nada, que aquí me he frotado las manos de puro gozo.
 
 
No se puede decir que haya muchos personajes pero los que hay son presentados desde el principio de manera clara y simple: matrimonio (Norman y Lucy) y Bob, el niño de ambos que parece salido de un anuncio de lo monísimo que es. Él es serio e intelectual y ella madre amantísima y esposa más amantísima aún. Normal, ¿no? Que el nene vea chicas que se asoman a las ventanas de una casa en una foto ya es otro cantar. Vale, el elenco se amplía con Ann, la niñera siniestra y más o menos mona cuya mirada te da que pensar. Si se paraece a un maniquí decapitado (no son alucines mentales míos, si ves la peli me entenderás) no puede ser fruto de la casualidad. No más, pero tampoco menos. Total, para pasar miedo, tampoco es que sean necesarios muchos.
 
 

La trama de la película no puede ser más simple: la familia se traslada de casa y muchas cosas comienzan a suceder, a cual más bestial y desagradable. Dicho de otra forma, el tópico de la casa encantada de toda la vida solo que aquí, además, le añadimos el extra del monstruo de turno haciendo de las suyas. Como puedes ver, no puede ser más tópica pero creo que cumple bien con su función y el modo en que dicha trama está mostrada me parece correcto. Como es obvio, hay quien puede pensar que tampoco se quebraron mucho la cabeza pero ahí queda.
 

La película tienes dos ingredientes fundamentales que, desde luego, no pueden faltar en una historia así: misterio y terror. Durante la primera parte impera mucho el primero porque el segundo se da de golpe en las escenas finales. Así, durante mucha parte del metraje, no sabemos muy bien lo que pasa. ¿Quién era ese Petersen que se ha suicidado cuyo trabajo Bob tiene que seguir? ¿Por qué se puso a investigar cosas raras y personas desaparecidas? Este toque
misterioso se amplía con la grabación encontrada (cuya cinta de cassette y reproductor te recuerdan que hubo cosas antes del mp3) donde Peterson suelta perlas tipo “Quiero conocer el mal” con un tono de voz que, como poco, es para salir pitando. Si a esto le añadimos que el buen doctor seguía el rastro de un cirujano que hacía experimentos con humanos y que ciertas tumbas aparecen en mitad de la casa, el misterio, como digo, está servido. A todo esto, claro está, hay que añadirle un buen festín de sombras, sonidos, llantos, voces, aullidos ataques de murciélagos asesinos que, como digo, confirman la naturaleza de la peli que estamos viendo.

El terror en su estado más puro, como ya he apuntado, sucede sobre todo al final y aquí se va a traducir de dos formas: muerte y sangre. Y, además, esta última es de las que salpica a base de bien. La ración de ambas es considerable y, como un producto propio de la época, parece que disfrutaban mostrándolo. Cada asesinato es  más bestia que el anterior y se toman su tiempo para que el  pobre desgraciado/a de turno sufra y, de paso, comprobemos que, efectivamente, llevamos sangre en nuestras venas. Ahí tenemos la escena de la muerte de la agente inmobiliaria (bien que se luce el asesino con el pincho de turno y bien que la hace sufrir. Eso, con saña que, si no, no mola) La de la niñera también está bien: para cortar una cabeza tienes que hacer más de una pasada con el filo del cuchillo, eso está claro. Y, una vez hecha la faenita, que ruede la susodicha cabeza por la escalera) Y, de remate, ahí tenemos la escena final de Bob en el sótano rodeado de cadáveres y a merced de cierto monstruo que yo me sé. Eso para que aprendas a no meterte donde no te llaman. En resumen, muertes, sangre y casquería de la de antes, de esa en la que se veía todo y ser brutalmente bestia era el reclamo principal para que la gente pasara un mal rato muy divertido.

Los actores cumplen en su justa medida, si bien no creo que la cosa sea para tirar cohetes. Paolo Marco me resulta un poco inexpresivo (mucho, la verdad) y, a veces, da más miedo que cualquier monstruo que salga de las sombras.  Catriona MacColl como Lucy sí me gusta; la pobre se pasa toda la peli con cara de tener dolor de muelas mezclado con retortijones considerables y parece ser la única que entiende que ahí pasan cosas raras y malas. Giovanni Frezza, el niño, me parece un muñeco de lo mono que es pero, a la vez, me recuerda a uno de los cantantes de Abba. Ania Pieroni como Ann cumple y, menos mal, en sus minutos finales, gesticula un poco.
 

En cuanto a las cosas que me dejan algo frío puedo decir que no entiendo que nadie se extrañe de ir a vivir a una casa rodeada de tumbas, donde tu hijo corretea entre ellas y donde, además, te encuentras una en mitad del suelo de tu casa. Creo que aquí la reacción de los protas es, como poco, gélida. Entre tú y yo, servidor ve eso y ni me bajo del coche. Otra cosa que me ha parecido es que no nos dejan nada claro a qué se dedica Norman y por qué. A ver, se dice que es científico pero nada más. ¿Qué investiga? ¿Por qué sustituye a Petersen? ¿Qué es lo que van a hacer a la casa, investigar la muerte del propio Petersen o continuar un trabajo que no se explica? Me ha resultado que, tras la presentación de todo, se centraron mucho en ser muy misteriosos y terroríficos antes de terminar de rematar determinados aspectos de la peli. Esto, claro está, no deja de ser mi opinión. Siempre digo que, en casos como estos, podemos criticar lo que queramos pero, en realidad, puede que lo hicieran así porque les dio la real gana. Es algo que nunca sabremos…

En general, me ha alegrado volver a ver esta cinta. No la considero, ni mucho menos, una obra maestra del género. De hecho, opino que mejores que esta las hay a patadas y que el tiempo se le nota mucho pero, también, he pasado una hora y diecisiete minutos entretenido recordando ese regustillo a desagradable que solían dejar las películas de terror de hace unos cuantos años. ¿Tendrá un remake? Ahí lanzo la propuesta…

Por cierto, lo que me ha descolocado un poco es el final. ¿No os ha parecido que deja colgadas muchas cosas? Y, ¿cómo lo interpretáis vosotros?

Esto ha sido todo.

Vigilad el cielo.
 
 

5 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!

    Antes de empezar a leer tu entrada tengo que decirte que el título ya me ha convencido jejeje Pues esta peli no la conocía y da igual que no sea una obra maestra, lo importante es pasar un buen rato ya sea de sustos o risas. Yo también encuentro muy raro eso de irte a vivir a una casa rodeada de tumbas ¡y encima con una dentro!. Yo no voy ni muerta (y nunca mejor dicho). Pero bueno, en las películas la gente no se da cuenta de estas cosas ;-)

    Me ha gustado mucho la entrada :-) A ver si la encuentro por YouTube o alguna de estas páginas.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Sí, el título es de antología. ¡Y soy de esos que cree que encontrar un título que enganche es de lo más difícil! Yo vi esta peli cuando era un tierno infante y, si te digo que me impactó, me quedo bastante corto. No la he vuelto a ver durante años pero su recuerdo siempre estaba ahí. Cuando la he dado otro repaso está claro que hay cosas que cantan mucho pero ese terror puro y básico, el que te hace sentir mal pero no apartas los ojos de la pantalla, sigue ahí. Si puedes, dale una oportunidad; es ideal para pasar un buen rato y disfrutar un cafetito/helado/granizado a gusto. Creo que está en YouTube, así que ya me cuentas
      .
      ¡Gracias y nos leemos!

      Eliminar
  2. muy buena pelicula, unas de las primeras que vi en VHS por allá en los lejanos 80, creo que la primera movie fue TOP GUN, pero esa es otra historia
    que se pude decir de el director italiano Lucio Fulci que no se haya dicho...
    y de la bella y musa Catriona...
    buena pelicula y en especial aquel final que si los mosntruos eran niños o los niños eran mounstruos, muy memorable como la otra pelicula "Cementerio de mascota" cuando el pequeño zombie lo mata su propio padre y dice "no es justo, nos es justo" y muere, en fin...
    buenos años de peliculas en VHS, en el cual la imagen no era muy buena y su uno que otro salto en la imagen o la distorcion de imagen por error en la cinta...

    gracias por los recuerdos!

    saludos...

    ResponderEliminar
  3. Oye no tengo idea de esta pelicula pero tu reseña suena bien interesante aunque dices que no es la obra maestra se me antojo verla jaja...... la trama esta así como interesante, como que te atrapa no.... no leí el final para no spoilearme.Pero supongo que por algo al reseñaste....

    Saludos...y pasate por mi blog o el de the oustiders ya no te he visto por esos lugares. yo te devolveré al doble tus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, colega.
      Si la ves, me dices, que, repito, es un producto curioso.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar