Páginas

sábado, 13 de julio de 2013

House of Haunted Hill



House of haunted hill (House of haunted hill)
(1999 )

Director: William Malone

Guión    : Robb White, Dick Beebe

Geoffrey Rush
Famke Janssen
Taye Diggs
Peter Gallager
Chris Kattan
Ali Larter
Bridgette Wilson-Sampras         

          


Unas personas son invitadas por un millonario a pasar una noche en una casa encantada. Si sobreviven, recibirán un millón de dólares. SI sobreviven…


Antes de nada, aquí os dejo el tráiler:


 

Esta película es un remake de otra realizada en 1959 y que tuvo nada menos que a Vincent Price como protagonista. Si nos ponemos en plan bilingües y atacamos una traducción del título, sería algo así como “La casa de la colina encantada”, lo que hace que te hagas una idea acerca de por dónde se va a mover la peli: aquí va a haber casa (o ex –psiquiátrico) con muy mala baba, personajes que no pueden salir de ella y muchos, pero que muchos fenómenos paranormales. Y, al que salga victorioso de pasar una noche ahí, se lleva un premio en metálico. Vamos que, por lo que acabo de decir, la trama no puede ser más tópica y el argumento se ha visto hasta la saciedad (ahora mismo, recuerdo, hay un episodio de Los Picapiedra que trata de los mismo) Claro que, a juzgar por la época en la que se rodó, es fácil hacerse una ligera idea de en qué campo va diferenciarse de las demás: los efectos especiales. Pero, como siempre digo, las prisas no son buenas, así que piso el freno y empiezo.


 

Nada más empezar, la cinta deja clara una cosa, por si estás en plan despistado y no sabes dónde te metes: esta película es de terror. Y lo primero que hace es mostrar unos títulos de crédito iniciales inquietantes, llenos de imágenes de anatomías retorcidas y desagradables, clavos, cuerdas, sonidos de órganos tétricos, vientos y susurros raros. Dicho de otro modo: aquí, de terror sutil, poco, pero sí de ese desagradable que te hace sentir mal por lo que ves y lo que oyes. Y, repito, esto solo son los títulos iniciales.


Por eso, lo dicho antes se confirma en las escenas iniciales en las que vemos lo que ocurrió en el manicomio. Y aquí la cosa promete ya que, cuando se produce la rebelión de enfermos, vemos cómo a uno le abren en canal a lo vivo a golpe de bisturí y, encima, lo graban. Si a eso le añadimos que, ya en la fecha actual, un locutor, mientras recuerda lo sucedido, afirma que Vannacutt (responsable del manicomio) y otros pacientes viven ahí en plan espíritus atormentados, la trama está servida.

Los personajes son presentados de manera rápida. Por eso, conocemos a los que van a  suponer el motor de la historia: Price y esposa. Lo bueno es que se llevan tan mal que rozan lo cómico. Como ya dije antes, punto a favor de la rapidez. Y es en ese momento cuando conocemos el hilo argumental principal: pasar una noche con los invitados en el psiquiátrico de Vannacutt. Pero el misterio comienza cuando el ordenador, en lugar de hacer la lista oficial de invitados, hace una suya propia. Y lo bueno, siguiendo con el tema de inmediatez, es que, todo esto, sucede en el minuto doce. Nada, aquí a pasar miedo, que es de lo que se trata y, cuanto menos tardemos, mejor.


Price y esposa.
 

Por eso mismo, el primer susto viene en la casa cuando, una vez reunidos los invitados, una cristalera se cae. Si luego la casa cierra sus puertas sola, así, porque sí, uno ya se sabe qué va a venir luego: un festín de inquilinos forzados cayendo unos tras otro. Por eso mismo, a lo largo de todo el metraje que sigue, los sustos, en mayor o menor medida, están  servidos, bien sea en forma de periodista que pierde la cabeza (agudo juego de palabras, por si veis la peli), de amantes algo malvados o de entes espectrales que pululan por la casa como si tal cosa.  Pero lo bueno de la peli no es tanto la sangre (que la hay) sino los fantasmas que rondan por todos los rincones de ese sitio siniestro y los detallitos que añaden a esa sensación desagradable que, en todo momento, se persigue crear al espectador.


Y es que, como dije antes, aquí de lo que se trata no es de generar el típico asco ante escenas escabrosas sino asustar del modo más inquietante posible al personal. Por eso, los fantasmas que veremos rondar por la pantalla no sólo aparecen con sus caras pálidas, sino que se mueven de una forma extraña (como una mezcla entre cámara lenta y rápida, algo que es difícil de describir), el hecho de que algunos no tengan caras pero sí dientes o que la invitada periodista que mencioné antes vea cosas a través de su cámara que no parecen poder verse de manera usual. ¿Es todo? Destaco la escena en la que Price es encerrado en una especie de cámara del delirio. Lo que Price ve o cree ver, es un tío botando una pelota pero el rostro, la expresión, el modo de mirar a la cámara del tipo me parece basado en el más básico de los terrores. Por cierto, la escena que más grima me causó la primera vez que la vi, esa que me provocó un cosquilleo de lo malos, es ese momento en que una secuencia parte de un plano en negro, vemos una camilla en un plano de detalle y luego, una enfermera de cara tétrica y fantasmal aparece en primer plano… para ser acompañada por el fantasmal Vannacutt convirtiéndose en un… lo que sea. Y, si de seres raros hablamos, mención especial me merece el monstruo final, que tiene más de fantasmal que de físico.


 
Vannacutt. Qué majo el chico...
 
 Y, por supuesto, debo mencionar que la trama, sustos y fantasmas a parte, incluye ciertos toques curiosos que podemos denominar subtramas y que, en mi opinión, no quedan mal, aliviando un poquito de tensión. Me refiero, claro está, al hecho de que muchos de los invitados sean descendientes de los sobrevivientes de lo ocurrido en el sanatorio o cierta amistad entre cierto invitado y la mujer de Price.

Los actores me parecen correctos, si bien los que más me gustan son Geoffrey Rush y Famke Janssen (si no la conoces, es Fénix en X-Men o la mala de Goldeneye), ya que son los más histriónicos y, también, irreales (él tiene un aire a dandi cutre con ese bigotito y ella parece que está colocada durante todo el metraje) Los demás, refuerzan con mayor o menor gracia a los dos principales.  
¿Aspectos mejorables? Alguno, la verdad. Para empezar, si bien la premisa está bien, no puede ser más tópica (cosa que ya he comentado antes) y, con subtramas o sin ella, no deja de ser la eterna historia de pasar un noche en una casa encantada.
Pero, debo admitir que, si bien aquí salen entes raros como ellos solos (y ciertamente desagradables), lo cierto es que, en conjunto, yo siempre he echado de menos más lucimiento fantasmal. No me interpretéis mal; lo que sale, bien está pero, quizás, con algo más de sustos y presencia paranormal el conjunto hubiera quedado un poquito mejor (aquí me remito a una peli de la época, Doce fantasmas, donde el despliegue de almas en pena es espectacular) Y, ya puestos, hay un “número fantasmal” que es el que me parece más flojo, el de Eddie y su alter ego fantasma. De todos, es el que más soso me resulta porque no me dice mucho pero, claro está, esto es sólo mi opinión.
Con todo, creo que la peli merece verse. El buen rato está asegurado y, al menos, entretiene. ¿No es de eso de lo que se trata? Y, por lo menos, sin intención de desvelar nada, tengo que decir que me parece estupendo que, después de todo el metraje tratando sobrevivir, al menos, tiene un final simple y claro.
Y, hablando de finales, os recomiendo que aguantéis todos los títulos de crédito. Manda narices que, después de años, y de haberla visto varias veces, resulte que al final hay un sorpresita. Vamos, que la moda no la inventaron los de Marvel. En fin…

Pues hasta aquí he llegado. La próxima vez, más.

Vigilad el cielo.

 

12 comentarios:

  1. Esta pelicula me gusto mucho! en su momento pienso incorporo buenos efectos de terror mas o menos parecidos a los usados en los videos de The beautiful people y Sweet dreams de marilyn manson

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Allan!
      Pues sí, en su conjunto, la peli cumple y tiene unos cuantos buenos momentos. No sabía que se parecían a los vídeos que mencionas pero me has picado la curiosidad y los veré.
      ¡Gracias y espero verte por aquí más veces!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Israel! Esta película me gustó aunque no sea una obra maestra. Tiene sus momentos buenos y me gusta que transcurra en un psiquiátrico porque estos sitios siempre me han dado un poco de yuyu y son perfectos para una película de este tipo :) ¿Has visto "Las colinas tienen ojos"? Yo vi el remake y nunca más. El gore y yo no nos llevamos nada bien.

    ¡Felicidades por la entrada!

    Saludos,

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      Coincidimos en lo del psiquiátrico. Por eso, me gusta mucho la escena inicial y esa en la que la chica de la cámara graba "cosas" con ella (yuyu total)
      De Las colinas tienen ojos vi la primera peli y me dejó sin ganas de ver más. Ya sabes, es la típica que dices "ya la veré... un día" que no llega. Cuando me enteré de lo del remake me pareció curioso. Creo que caerá... un día (jejejeje) Por cierto, ¿has visto Trece fantasmas? Esa me gustó mucho y espero reseñarla pronto...
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. ¡Hola, Israel!

      Pues la película de Trece Fantasmas no la he visto pero en su momento estuvo a punto. Iba a ir a verla al cine con unos amigos pero al final cambiamos de idea y fuimos a ver otra. ¡Espero leer muy pronto tu crítica de la pelí!

      Saludos,

      Laura

      Eliminar
    3. ¡Hola, Laura!
      Pues mira, hoy mismo la he vuelto a ver para poder reseñarla mejor. Ya me contarás.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. Me encanta la manera sutil de presentar el terror psicológico en esta película además del gran juego de los personajes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Rubén. Todo va sucediendo poco a poco hasta que Vannacutt se hace notar.
      ¡Gracias y nos leemos!

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. recuerdo que vi esta peli hace años en un maraton de 12 horas de cine de terror, y fue una de las mejores. En vez de intentar ser una obra maestra del cine hace una peli de casa encantada bien hecha, jugando con los topicos pero con toques originales. El movimiento de los fastasmas era de lo q mas mal rollo daba, yo diria que lo hicieron pasando los fotogramas a 16 fps porque daba la misma sensacion de movimiento extraño que las pelis antiguas. Tambien era curioso que (Spoiler) el negro no solo no era el primero en morir, sino que era el unico superviviente. Solo por eso ya es de las pelis de terror mas originales que he visto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Eliseo. Sobre todo, en lo de los dichosos fantasmas y su forma de moverse. Es curioso cómo algo tan "simple" es lo que más repelús puede llegar a dar (junto con el momento de la enfermera demacrada que comento en la reseña. Eso me llegó) Te recomiendo la versión del 59, que también tiene momentos interesantes.
      ¡Gracias por comentar y nos leemos!
      Saludos.

      Eliminar
  5. Oye pues me la apunto debido a lo mejor a mi edad no la conocia ni de oidas, pero leyedonlo Israel pienso de buscarla , te lo digo sinceramente me encante de vez en cuanod ver antiguedades y esta tiene pinta de ser entretenida. un saludo amigo



    traffic-club

    ResponderEliminar