Páginas

sábado, 11 de agosto de 2012

Ice age 4: la formación de los continentes

Ice age 4: la formación de los continentes. (Ice age: continental drift)
(2012)
Director: Steve Martino, Mike Thurmeier
Guión    : Michael Berg, Jason Fuchs
Ray Romano
Queen Latifah
Denis Leary
John Leguizamo
Chris Wedge
Peter Dinklage
Keke Palmer
Jennifer Lopez



Los continentes empiezan a formarse. Eso hará que, muchos lugares, no sean seguros.


Vamos allá con una nueva entrega de una de las sagas de animación más famosas de los últimos tiempos (junto con Schreck y Madagascar, claro) Después de enfrentarse a humanos, deshielos y dinosaurios, Manny, Diego, Ellie, Melocotón y Sid siguen su vida mientras la Tierra, sigue desarrollándose (con la ayuda de cierto animalito y su bellota) Vamos a ver...
Para mí, lo mejor de la peli es la escena inicial, que me ha dado que pone el listón bastante alto para todo lo que sucede después. Y es que, tras verla, comprendemos que todas las teorías que se han elaborado a lo largo de los años acerca de cómo se formaron los continentes se van al traste en poco más de tres minutos de película. Como lo oís. El responsable de todo fue esa ardilla prehistórica llamada Scrat que, clavando la dichosa bellotita en el suelo, mandó a tomar viento a toda la superficie terrestre y formó los continentes como hoy los conocemos. Increíble pero cierto. ¡Y muy divertido!
La cinta cuenta con una serie de puntos a favor que, en realidad, cuando se habla de la saga Ice age, son los de siempre. Por ello, la animación sigue siendo bastante destacable, haciendo que los animales se muevan, gesticulen, salten, peleen… de manera muy creíble. La textura de los mismos siempre me ha parecido muy conseguida y, efectivamente, te llegas a creer que esos seres están cubiertos de pelo y lucen dientes y colmillos. Lo mismo puede decirse de los paisajes naturales que vemos, bien sea en forma de paraíso idílico y tropical o de parajes helados. Destaco aquí la escena en la que se produce la catástrofe que es el motor de toda la historia y que sucede cuando esa masa enorme de tierra amenaza con destrozar el hogar de los protagonistas. Las escenas del mar me parecen muy conseguidas en cuanto a texturas y, sobre todo, el movimiento del oleaje, así como los efectos de tormentas y sus derivados.
He leído por ahí que esto es una referencia
a Batman...
Si hay algo que siempre haya destacado de la saga es, por supuesto el humor que rodea a todo el asunto. Aquí, a parte de las chorradas de Scrat (el mejor con diferencia. Sorprendente que a nadie se le haya ocurrido la feliz idea de hacer un spin-off con él) y Sid, tenemos que añadir un personaje no menos curioso pero igual de raro: nada menos que la abuela de Sid que, a su modo, es igual de estrambótica que su nieto. Como nota, sólo pensad que su familia (raros como ellos solos) la abandona con Sid porque no aguantan a ninguno de los dos. Bien mirado, desde cierto punto de vista, menuda escena cruel…
Sid y abuela. A cual más raro...

Otra cosa que me ha gustado bastante y creo que se luce poco, es la escena de esos animales que podemos llamar sirenas. Las caras de atontados que ponen los personajes no tienen precio (sobre todo Diego) y es un momento no necesariamente gracioso pero sí curioso. Además, el modo de hacer ver al espectador que todo es una ilusión, con esas tomas rápidas a modo de flash, están muy conseguidas.
¿Aspectos mejorables? Para mí, unos cuantos. Veamos…
Nada más acabar los trailers las sirenas comenzaron a sonar cuando, ante mi sorpresa mayúscula, empieza nada menos que un corto con… ¿Maggie Simpson? ¿Los Simpsons ya se han metido a hacer cortos en los cines? Alucinante… La cuestión es que, cuando hay cortos, quiere decir que la peli que tenemos por delante va a ser cortita. Y, muchas veces, eso se traduce en una cosa: poca chicha.
Y esa es la impresión que me ha dejado esta entrega: muy poca sustancia. En primer lugar, la trama me parece muy, pero que muy cogidita por los pelos. Y es que me parece que eso de “La formación de los continentes” resulta algo exagerado ya que lo único referido al tema es la ya mencionada escena inicial de Scrat (la más directamente relacionada) y el hecho de que esa pared enorme se mueva lenta y haga que los personajes huyan. ¿Cuál es la trama principal? Para mí, la de los piratas, el barco y la necesidad de los protas de reunirse con su familia, ya que el metraje se detiene ahí pero que mucho. Vamos, que al menos para este que escribe, si se hubiera llamado “Aventura en el mar” o “Contra los piratas” o “La maldición de la perla de hielo”  hubieran dado más en el clavo. Y es que mucho, pero mucho de la trama se centra en el pirata Gutt y su tripulación más que en otra cosa. Por eso, me ha dado la impresión de que esta cuarta entrega es una especie de episodio aislado o aventura particular de los personajes más que otra cosa.
Sigo. El toque de humor (o, depende de la entrega, de cachondeo) que era marca de fábrica, me ha resultado muy desaprovechado en lo referido a ambos, trama y, sobre todo, personajes. Por eso, Sid me ha parecido que, aunque hace las tonterías propias, se luce poco. Vale, tenemos esa escena en la que habla (lo de “hablar” es muy relativo) con esos seres peludos o cuando se queda paralizado porque el muy idiota come una baya venenosa pero, por lo demás, queda muy secundario. Y si de personajes desaprovechados hablamos, la palma se la lleva la abuela. A ver, el personaje es simpático, cómico y creo que  nunca hace nada coherente pero, con todo, la podrían haber sacado mucho más partido.
Pero si hubo un momento en el que me saltaron las alarmas (cosa que, a lo largo del metraje se confirmó) fue el instante en el que vemos que Melocotón, la hija de Manny, está en plan adolescente y se percibe el tufillo de “niña rebelde/papi protector/familia feliz” A todo ello, si le añadimos enamoramientos de mamuts con tupé, otros de la raza hablando en plan “qué pasa tío” y un topo enamorado de Melocotón, una palabra se hizo luz en la oscuridad: ñoñez. Y es que, y lo digo como opinión puramente personal, esta cinta me ha parecido muy blandita y, por ende respecto a lo que he dicho antes, ñoña. Demasiado espíritu de “somos familia” o “Yo dejé mi manada para encontrar mi familia” Y si de momentos blanditos hablamos, tengo que hacer referencia al más blando, ñoño, peor y hasta hortera de la peli y de toda la saga: todos los personajes cantando al final la cancioncita de “Somos familia” Y aquí es donde se ve que la peli es mucho más infantil que las otras ya que es la única que, aparte de dicha canción, incluye otra en mitad en plan Disney descarado cantada esta vez por los piratas. Dicho de otra forma, no sé si es porque han querido hacerlo así o porque sabían que iban a competir con Madagascar (y, en un futuro no muy lejano, un montón de pelis de animación) pero está claro que han tenido como objetivo prioritario los niños. Muy bien, ahí queda…

En resumen, para mí, el episodio más flojo de la saga. Tiene sus momentos, sí, pero no más. Es lo que sucede muchas veces cuando las cosas se quieren estirar más de lo que debe hacerse. Yo creo que, desde la segunda, el asunto ya se movía al filo del precipicio pero, claro está, hay que tener en cuenta que hablamos de una serie de películas que han dado muchos millones y eso debe explotarse. En mi humilde opinión, esta entrega me ha resultado del todo innecesaria y, o bien podrían haberla trabajado mucho más desde el tema argumental o, puestos en plan picajoso, se la podrían haber ahorrado. Puestos así, habrá Ice age para rato ya que si se centran en episodios muy puntuales, las aventuras pueden no tener fin. Con todo, a quien le guste, ahí queda, que ya sabemos que sobre gustos no hay nada escrito.
Pues disfrutadla y vigilad el cielo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario