Páginas

sábado, 16 de junio de 2012

Blancanieves y la leyenda del Cazador

Blancanieves y la leyenda del cazador (Snow White and the Huntsman)
(2012)
Director: Rupert Sanders
Guión   : Evan Daugherty, John Lee Hancock, Hossein Amini 

Kristen Stewart
Chris Hemsworth
Charlize Theron
Sam Clafin
Ian McShane
Bob Hoskins


La princesa Blancanieves debe luchar por su vida y enfrentarse a la malvada reina, que, en realidad, es una poderosa bruja… 

Y vamos a allá con la segunda aproximación que este año se hace al mito y personaje de Blancanieves. La anterior fue la descafeinada, acaramelada y dulzona Blancanieves (Mirror, mirror) No sé si por casualidad o porque la competencia en Hollywood es más salvaje que nunca pero, ya desde hace meses, se dijo que iban a ser lanzadas dos versiones del personaje. Pues bien, después ver lucir palmito a Julia Roberts y Lily Collins en la otra película, nos llega esta nueva (y renovada) Blancanieves con cazador incluido que viene a mostrar una imagen por completo distinta y guerrera del personaje.

Como ya dije en la Blancanieves de Collins, si alguien espera ver una versión más o menos moderna de la joven y bella princesita que viene a nuestra memoria en forma de personaje animado, quizás esta versión le sorprenda. Y es que esta nueva princesa se va a caracterizar por una cosa: es épica, guerrera, aventurera y nada ñoña. No obstante, para sorpresa de este que escribe, a pesar del modo épico en que está narrada la historia, se las han apañado para conservar ciertos detalles en relación con Blancanieves que todos conocemos. Veamos…

A favor debo destacar varias cosas. Para empezar, la cinta arranca con la historia de Blancanieves cuando era pequeña. Así, conocemos de dónde le viene el nombre, a sus padres y cómo la desgracia se centra en la madre. No obstante, esto es sólo un modo de empezar porque, de manera bastante realista (siendo el realismo una constante más que evidente en la cinta rodeado, claro está, de ese carácter fantástico), asistimos al encuentro de Rawena y cómo, mediante un ejército fantasma, consigue introducirse en el castillo, enamorar al padre de Blancanieves y, por supuesto, casarse con él.
A partir de aquí, la historia es la que todo el mundo conoce. Hay un espejo mágico que me ha gustado mucho, con ese personaje que surge de él pero cuyo rostro nunca vemos, una reina mala con ganas, un cazador, enanitos y mucha, mucha aventura.
Como dije antes, el factor fantasía es muy importante en esta película. Los responsables han sabido mezclar, de manera bastante ingeniosa para mí, un cuento clásico donde los haya con el carácter fantástico más épico, muy en la línea de películas como la saga de El señor de los Anillos o Las Crónicas de Narnia. Para ello, no han dudado en recurrir a personajes mitológicos tales como el trol gigantesco que vive en el bosque o las hadas, representadas aquí de manera muy original y que, bien miradas, tienen cierto aire a Campanilla solo que más realista.
A destacar también la ambientación medieval, muy lograda, pero conservando ese toque de cuento fantástico. Así, los poblados, campamentos y, sobre todo, castillos, me han parecido muy bien ellos. A esto hay que añadir el vestuario, impresionante, que se funde de manera muy sutil con esos tonos grises y oscuros que predominan a lo largo de toda la película. Si nos fijamos, el vestido de Blancanieves, con sus tonos oscuros, podría ser utilizado por cualquier campesina o guerrera. El del cazador o lo enanos siguen esta tónica: colores oscuros, discretos, que se integran en la tonalidad global de la cinta de manera perfecta. Y, si de vestuarios se habla, cabe destacar los modelos que luce Charline Zheron como malvada reina: a pesar del realismo que destilan, tienen ese aire de cuento que les va muy bien y me ha gustado mucho que le conserven la corona puntiaguda que ya lució el personaje en la película de animación.

Sigamos, que aún queda. Hay una cosa que sí me gustaría señalar. Y es que, a pesar de que esta versión puede parecer por completo fuera de órbita si la comparamos con la imagen que se tiene con todo lo relacionado con el personaje (a saber: protagonistas candorosos, entrañables, colorido, bondad por los cuatro costados…) me quito el sombrero antes ciertos detallitos que han tenido en cuenta con respecto a la versión animada y que, pasándolos por el filtro realista y épico que antes comenté, han tenido el valor y el buen hacer de incluir en esta. Me refiero al memento en que Blancanieves se pierde en el Bosque Oscuro y, asustada, comienza a correr hacia ninguna parte. Es entonces cuando los árboles, con apariencia demoníaca, parecen cobrar vida y sus ramas, cual manos fantasmales, tratan de agarrar a la princesa. También todo lo referido a la manzana que, desde casi la primera escena, hace acto de presencia y vemos lo que ocurre cuando Blancanieves la come. No se desvanece así por así sino que la vemos sufrir hasta que sucede lo que sucede. Por no hablar de una presencia propia del cuento pero que pasa casi desapercibida, más que  nada porque es uno de los motores de la historia: el personaje de El cazador y que, cómo no, recibe el encargo de traer el corazón de la protagonista. Como puede verse, detalles que han reciclado pero que están sacados directamente del cuento original, así que un buen punto a favor por ello.
Como es obvio, en una película de esta naturaleza, donde conviven reinas malvadas, princesas, trols, enanos guerreros o venados enromes, hay que hacer una mención especial a los efectos especiales. Para mí, muy bien hechos. El trol, por ejemplo, lo han bordado, dándole esa textura de corteza de árbol y otorgándole un movimiento muy ágil (al contrario de cómo se les suele representar, esto es, grandes, torpes y medio idiotas). Las hadas, como ya mencioné antes, muy logradas, si bien es cierto que se lucen poco. También muy bien los ejércitos fantasmales o las batallas. Pero, si hay algo que destaca en cuestión de efectos es, sin duda, todo lo referido a Charline Zheron. Todas y cada una de las tomas desplegando su poder de bruja (o sufriéndolo, como cuando los años le caen de golpe) está perfectas. Aquí hay ordenador por todas partes y también, supongo, maquillaje, pero ambos dan como resultado un despliegue maléfico perfecto. Me encantó esa toma en la que la malvada reina se sumerge en algo que parece leche (¿) y luego sale de ahí totalmente cubierta por ese líquido, como si fuera una estatua de cera. Por no hablar de cómo, cuando le viene en gana, su cuerpo se funde con miles de cuervos o se despacha a unas cuantas doncellas para permanecer joven. Ah, y si de efectos se trata, al margen ahora de la reina, atentos a los enanitos. Bajo ese maquillaje y truco, están actores como McShane o Hoskins. Impresionante.

Y si de actores hablamos, vamos a por ello. La primera que destaca, Christen Sterwart. Me ha parecido una muy buena Blancanieves y ha resultado ser distinta a lo que pensaba. Me explico: están vendiendo la moto de que en esta película todo es batalla, guerra y hachas volando, dando a entender que Blancanieves aquí es una especie de mezcla entre Ripley de Alien y Alice de Resident Evil . Bueno, si bien está claro que batallas hay, lo cierto es que el personaje en sí se ha mostrado valiente pero, también, vulnerable. Y creo que eso es algo que Kristen Stewart ha sabido expresar muy bien. Chris Hemsworth como El Cazador (que, por cierto, no tiene nombre) da lo que ofrece: un personaje aventurero, lleno de músculos pero, también, con una historia a sus espaldas que lo hace creíble. Y, además, recibe que da gusto, así que muy bien también. Y, cómo no, Charlize Theron en el papel de la malvada reina bruja. Y lo de malvada no es un decir. Está metida en su papel hasta las cejas y es capaz de resultar frágil e incluso vulnerable pero también, cuando le cambia el gesto y abre esos ojos claros como platos, letal. Y eso es lo que es: una bruja letal. Un gran acierto haber contado con esta actriz y definir un personaje que no solo luce palmito. El resto del elenco, como Sam Spruel haciendo de hermano (Finn) o los enanitos Ian McShane o Bob Hoskins (entre otros, claro) respaldan de manera convincente al trío protagonista.


Como remate final, me gustaría también señalar la banda sonora a cargo de James Newton-Howard. Contiene pasajes muy destacables que van desde momentos muy tensos y épicos (todo lo referido a batallas y situaciones peliagudas) a otros más relajados y románticos. Sin duda, un logro…
¿Cosas en contra? La verdad, pocas. Lo único que desatacaría es el personaje de William, que no pinta mucho en la historia y que es utilizado a modo de reclamo romántico (no mucho, pero ahí queda) pero que en realidad no aporta mucho, ya que el momento beso no es protagonizado por él (no diré por quién pero, si sumas dos y dos, las cuentas salen).

En resumen, amigos, una película destacable que me ha gustado bastante y que, sin duda, recomiendo ver. Asegura dos horas largas de hacer que te pierdas en un reino fantástico, que conozcas a los personajes que pululan por allí y que, en definitiva, pases un buen rato y te olvides de todo. Como siempre digo, no se le puede pedir más a una película de esta naturaleza. Y, esto lo señalo como opinión por completo personal, después de lo edulcorado de la versión de Julia Roberts, ha sido un alivio ver a esta Blancanieves hacer algo más que no sea poner gestos de dibujo animado ni cantar canciones horteras.



Pues eso es todo. ¡Vigilad el cielo!

Os dejo el tráiler:
video



2 comentarios:

  1. BLANCANIEVES ES MI PRINCESA FAVORITA!

    ResponderEliminar
  2. YO CONOZCO ESTAS BLANCANIEVES Y ESTAS MALVADAS MADRASTRAS DE BLANCANIEVES:
    DISNEY(1937).
    JETLAG PRODUCTIONS Y GOODTIMES ENTERTAINMENT(1995).
    LILY COLLINS Y JULIA ROBERTS(2012).
    KRISTEN STEWART Y CHARLIZE THERON(2012).
    TARYN DAVIS,MONICA KEENA Y SIGOURNEY WEAVER(1997).
    ELIZABETH MCGOVERN Y VANESSA REDGRAVE(1984).
    KRISTIN KREUK Y MIRANDA RICHARDSON(2001).
    DIANA RIGG,NICOLA STAPLETON Y SARAH PATTERSON(1987).

    ResponderEliminar