Páginas

sábado, 17 de diciembre de 2011

X Men primera generación

X Men Primera generación (X men first class)
2011

Director: Matthew Vaughn

Guión   : Jane Goldman, Ashley Miller, Jamie Moss, Josh Schwartz, Zack Stentz

James McAvoy
Michael Fassbender
Kevin Bacon
January Jones
Jason Flemyng
Rose Byrne
Jennifer Lawrence
Nicholas Hoult
Zoë Kravitz
Caleb Landry Jones
Edi Gathegi

El profesor Charles Xavier es un mutente. El gobierno le contrata para buscar otro como él. Pero ni todos los mutantes son buenos, ni la sociedad está dispuesta a aceptarlos...

Desde que George Lucas demostró con La amenaza fantasma que en el cine se pueden contar historias anteriores a una ya conocida, se abrió una puerta más que importante en Hollywood. Las precuelas nos permiten saber por qué  los personajes actúan como lo hacen y de dónde sale todo el mundo. Y, claro está, desde entonces, ha habido muchas.
Esta vez le toca el turno nada menos que a los mutantes más famosos de la historia (del cine y de los cómics) Y es que si unos personajes necesitaban de una precuela eran ellos.  En 2000 vimos a los X Men en la primera adaptación de la mano de Brian Singer y fue todo un éxito bien merecido. Pero nada más empezar la película vemos que hay personajes que se conocen, que tiene una relación, pero no sabemos de dónde vienen o por qué actúan así (salvo que seas un fan de los cómics, claro) Pues bien, en una precuela se podría explicar todo. La cuestión era si hacerla o no, ya que los resultados que se obtuvieron con X Men 3 no fueron los deseados (cosa que no entiendo, porque a mí me gusta) ni Lobezno cumplió las expectativas.  Bueno, pues tranquilos que, en la cinta que nos ocupa, se explican muchas cosas. Y muy bien por cierto.
Comenzamos por una escena clavada  a la de la primera entrega. Ya vamos dejando claro que Erik va a tener peso. Pasamos a Xavier, igual de importante que el anterior. A partir de aquí, la película se centra en presentar de manera efectiva unos personajes que en el futuro tendrán una importancia fundamental.  Y, como trasfondo, una base real: la crisis de misiles de Cuba. Todo eso le da un aire histórico que creo que le viene muy bien y hace que destaque por encima de otras obras del mismo género. Aquí la cuestión no sólo es gobernar el mundo y someterlo pero es obvio que la sociedad de la época (está ambientada en los sesenta, todo un acierto), influirán en los mutantes. La cuestión es que, como muchas veces sucede, tememos lo que nos parece diferente. Y el personal que pasea por esta peli es diferente con ganas…
Los actores tienen una importancia fundamental porque todos están bien metidos en los papeles. El mejor, para mí, Michael Fassbender. Aquí se demuestra que el personaje de Magneto es mucho más que el malo de turno que quiere hacer el mal porque sí: tiene una historia, un motivo, una razón de ser. Y Fassbender refleja eso a la perfección. Lo mismo le ocurre a James McAvoy con su Xavier, dando ese toque cercano de mentor. Kevin Bacon como villano está perfecto aportando esas dosis de cinismo y mala leche a partes iguales que hace que los villanos funcionen.
¿Y el resto de mutantes? Pues cumplen en su justa medida porque no son lo más importante en esta historia. Es una gozada ver el origen de personajes como Mística o Bestia, por no hablar de otros que no sean necesariamente Tormenta o Cíclope.  Por supuesto, secundan a los más importantes, que son Erik y Charles y  se lucen cuando es necesario. No más, pero tampoco menos. Me gustó mucho la escena en la que Charles entrena a los chicos narrada en forma de viñetas.  La  relación entre Eric y Charles está muy bien llevada. Pero, sobre todo, hay que prestar especial atención al tormento interior de Eric. Y es aquí donde entendemos que este es uno de los personajes más interesantes del mundo del cómic de súper héroes ya que tiene un trasfondo más que complicado. Al contrario de otros, como el doctor Muerte u Octopus (malos con mala baba donde los haya) que comparten el obsesivo deseo de fastidiar y dominar al personal, evoluciona. ¡Y de qué manera! (En los comics, cosa curiosa, pasa de ser el malo al jefe de la Patrulla X (¡¡ya está bien eso de X Men!!))
Los efectos me gustan. No apabullan y se lucen cuando tienen que aparecer, ya sea en forma del cuerpo recubierto de diamantes de Emma Frost, de submarino movido por Eric o de misiles que vienen y van al antojo del personal.
            En fin, una película muy recomendable que, desde mi punto de vista, tiene el gran atractivo de mostrar personajes más que interesantes pero siempre supeditados a una buena historia. Y este es otro punto a favor: en dos horas de proyección, se nos cuenta el origen de Magneto y el profesor X, de los primeros mutantes y el motivo (al fin) por el que Magneto declara la guerra a la humanidad. Todo eso, repito, en dos horas. Seguro que algún otro hubiera necesitados dos o tres películas…
            Ah, y al fin vemos un casco de Magneto como Dios manda (el de las versiones de Singer y siempre me pareció un mero sucedáneo) y a la Patrulla X con los uniformes originales, que ya era hora.
            Lo dicho, amigos. ¡Buen visionado!

1 comentario:

  1. En ningun momento me cansó la película, las prefiero mil veces más que Wolverine, Ema Frost es mi mutante favorita, la que interpreta January Jones de Mad Men. Creo que la veré de nuevo, es muy buena xD

    ResponderEliminar