Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2011

Thor

Thor (Thor)
(2011)
Director: Kenneth Branagh
Guión  : Ashley Edward Miller, Zack Stentz, Don Payne
Chris Hemsworth
Tom Hiddleston
Anthony Hopkins
Stellan Skarsgård
Natalie Portman

Los fans de los súper-héroes estamos de enhorabuena. Después de muchos años de oscuridad, (quitando alguna que otra luz en forma de Superman con el rostro de Christopher Reeve), por fin podemos ver a nuestros forzudos favoritos lucirse en la gran pantalla. Gracias a los avances tecnológicos, ya es posible creerse que un hombre vuela, se transforma en algo o se enfunda un traje (o armadura) y se lía a mamporros con quien se ponga por delante.
            Hay que reconocerlo: hasta hace relativamente pocos años, la factoría Marvel  sí vendía cómics pero, en lo que a adaptaciones a la gran pantalla se refiere, estaba algo gafada. Vale, tuvimos al Increíble Hulk en forma de serie de televisión pero se diluyó en capítulos sin ton ni son. La serie de películas de Spiderman a finales de los setenta y principios de los ochenta con Nicholas Hammond a la cabeza no fueron para tirar cohetes. Ya en 1990, a raíz del bombazo de Batman, vimos al Capitán América en una versión tan mala que el propio Stan Lee se negó a estrenarla. Los 4 fantásticos de Roger Corman en 1994 fue directamente al video de lo cutre que era. Tuvieron que pasar unos cuantos años y que cierto caza vampiros llamado Blade abriera la puerta para que los personajes de Marvel entraran en los cines como realmente se merecen.
            Thor era un proyecto largamente acariciado pero ya el personaje en sí  planteaba problemas en el caso de verlo en el cine. ¿Quedaría bien ver a un tío cachas con un casco con alas a ambos lados y un martillo en la mano derecha? Ya lo intentaron en la película para televisión El regreso del increíble Hulk  allá por 1988 y el resultado no convenció a nadie. Tuvo que venir Iron Man y su correspondiente secuela para comprender que, adaptando aquí, cambiando allá, pero siempre respetando la esencia del héroe de las viñetas, podría salir un buen producto.
            Debo admitir que, cuando me enteré de que Kenneth Branagh iba a dirigirla pensaba que era una broma. Este hombre es buen actor y director pero… ¿un shakesperiano confeso al timón de una película de súper-héroes?  La cosa estaba bien nebulosa hasta que se comenzaron a filtrar las primeras fotos de actores y decorados. Y ahí es donde se pudo ver que Branagh  aportó su toque al producto. Estamos ante una historia con tintes Shakesperianos más que evidentes con reyes, traiciones, paisajes espectaculares y príncipes destronados. Asgard, sus castillos, los vestuarios, incluso el lenguaje y ademanes de los personajes tienen aroma a Shakespeare por los cuatro costados. Y creo que el experimento funciona a la perfección precisamente porque eso hace que la película no caiga en los tópicos de siempre.
            Los actores están muy bien. Chris Hemsworth es un buen Thor, por físico (evidente) y por actitud, no exenta de cierto toque de humor que no le va nada mal. Lo mismo le ocurre a Tom Hiddleston o Anthony Hopkins como Loki y Odín respectivamente. Stellan Skarsgård aporta su toque y da a entender que, quizás, le veamos en otras producciones de la compañía. Y luego, por supuesto, en el papel femenino, Natalie Portman como Jane Foster. Y este es uno de los pocos peros que le podría poner a esta cinta. Portman me encanta y lo que hace aquí, para mí, está muy bien hecho. Lo único es que su personaje se luce poquito. Bueno, he leído por ahí que estará en la secuela. Espero que ahí salga más…
            Por supuesto, en una película de súper-héroes debe haber forzudos y caras guapas por todos lados, pero también efectos especiales. Y Thor no es una excepción. Aquí  los hay y buenos, con el aliciente de que no saturan al espectador durante las dos horas de película: sirven para contar la historia y están cuando deben estar ya sea en forma de martillo volador (qué ilusión verlo en vivo), de villano helado (buen maquillaje por cierto) o de ciudad asgardiana con paisajes increíbles.
            En resumen, una película que yo calificaría más de aventuras que de súper-héroes tal y como solemos entender estas últimas. Todo un espectáculo que cumple a base de bien el viejo (pero delicioso) principio que nos hace ir al cine: estar bien entretenidos durante dos horas de metraje, pasar un buen rato y, de paso, abrir boca para lo que viene en año que viene, ya que, como se despide la cinta:
Thor volverá con Los Vengadores.
            ¡Eso sí que será tremendo!
            ¡A disfrutar... por Asgard!



No hay comentarios:

Publicar un comentario