Páginas

sábado, 7 de febrero de 2015

El regreso del vampiro






El regreso del vampiro (The return of the vampire)
(1944)

Director: Lew Landers.
Guión   : Randall Faye, Griffin Jay, Kurt Neumann.

Bela Lugosi.
Frieda Inescort.
Nina Foch.
Miles Mander.
Matt Willis. 
Gilbert Emery.


Armand Tesla, un vampiro, es descubierto por la doctora Ainsley y el profesor Saunders. Por suerte para ellos, consiguen acabar con él pero la fatalidad en forma de bomba libera a Tesla y este vuelve para vengarse de la doctora haciendo daño a los que esta quiere...

Saludos a todos.

De nuevo, Bela Lugosi regresa de entre los muertos para sembrar el terror para desgracia del personal que se ve implicado. 

Esta peliculita cumple todos y cada uno de lo cánones del cine de vampiros, a saber: un monstruo muy, pero que muy malo y, frente a él, unos buenos que tienen unas convicciones a prueba de bomba. Con todo, la cinta tiene una serie de tantos a favor que creo que merecen ser tenidos en cuenta.


La película, como solía ocurrir en las de la época, no tiene una duración muy extensa, de hecho, sólo setenta y nueve minutos (aún así, más larga comparada con otras de la quinta), así que va al grano desde el principio para meternos en situación de manera muy eficaz: con una breve secuencia en la que una pobre mujer (como no podía ser de otra forma) es atacada por lo que se supone que es un vampiro en mitad de una noche llena de niebla. El diálogo de narrador en off no puede ser más apropiado: "... La imaginación se eleva a la estratosfera de la fantasía..."



Acto seguido, la introducción continúa presentándonos de manera muy efectiva a los personajes principales. Por un lado, los malos de turno, léase, los monstruos. Por otro, los buenos en forma de científicos en un hospital. Lo que más me gusta de esto es que dicha presentación sucede en mitad de algo que se supone ya está sucediendo, pues Andreas, el hombre lobo (sí, aquí, además de vampiro, hay hombre lobo) habla con Tesla acerca de cierta mujer y se cachanodean del hecho de que los médicos no saben qué le pasa. Mientras, en el hospital, no entienden que la susodicha tenga anemia o pierda sangre... hasta que el médico en cuestión, Saunders, se pone a leer un libro en el que aparece la cara de Armad Tesla y se explica que es un vampiro y que hay que quitarlo de en medio. También es casualidad que, de todos los libros de vampirismo y vampiros que han pisado esta tierra, el tipo de a la primera con el malo. Un mero comentario...

La trama en sí comienza de manera muy original cuando Jane es acusada, pasados los años, de cometer un supuesto homicidio cuando confiesa que, junto con Saunders, mató al vampiro. Esto me parece muy acertado porque creo que en pocas pelis, o ninguna, un personaje es acusado de manera formal por el asesinato de un vampiro. Y, te preguntarás, ¿cuando empieza en festival vampírico? Pues de manera muy vistosa, cuando, en plena guerra, una bomba cae en el cementerio donde estaba Tesla y unos pobres soldados arrancan la estaca del cuerpo del monstruo. Este, lógico, se despierta cabreado y jura venganza. No me extraña; me hubiera pasado lo mismo. Y así da comienzo la trama de terror en sí.


A partir de este momento, el guión se va a centrar de manera bastante entretenida en las andanzas del susodicho vampiro que no tiene otra cosa que hacer que usar la eternidad que tiene por delante en hacer la puñeta a Jane, al soso de su hijo y a su guapa y futura esposa. Para ello, la peli se va a valer de todos y cada uno de los típicos clichés del cine de vampiros de la época sacándoles todo el jugo posible con el aliciente de tener al vampiro por excelencia poniendo rostro al malo de turno. No obstante, una de las cosas que sí me ha gustado bastante, es el equilibrio que trata de establecer el guión desde que la trama arranca entre dos elementos fundamentales: por un lado, el terrorífico propiamente dicho y que viene dado por la utilización del elemento sobrenatural. Por otro, la investigación policial que se lleva a cabo no solo con respecto a Jane y su supuesto homicidio (repito, un detalle muy acertado), sino, también, la referida a los crímenes que se van sucediendo y cómo la policía va atanco cabos hasta llegar a la aterradora e inverosímil verdad. A todo ello hay que añadirle cierto toque humorístico muy suave en forma de soldados que resucitan vampiros por casualidad o policías medio ineptos que no dan crédito al caso que tienen entre manos.




Aún así, a pesar de las restricciones de los medios y de la época, la cinta tiene una serie de elementos que sí me gustaría comentar por curiosos y bien empleados. Por eso, destaco los pequeños golpes de efecto, como por ejemplo, el hecho de que Lugosi no es revelado del todo desde el principio: se usan sombras y la poderosa voz en off del actor para así incrementar la sensación de misterio. Las escenas en el cementerio tienen una atmósfera muy de película de terror, con esos árboles retorcidos, las siluetas de las tumbas y la neblina que predomina en todo el lugar (que recuerda mucho al bosque de «El hombre lobo») 




¿Escenas a tener en cuenta?




Como ya comenté antes, toda la secuencia inicial está muy conseguida y mete al espectador de cabeza en la trama. Aún así, quisiera destacar el momento en el que Lugosi sale del suelo (que se ha copiado hasta la saciedad) y que me parece muy fuerte para la época. También, cuando Tesla llama a Nikki hasta atontarla de manera hipnótica o, cerca de los minutos finales la charla de Tesla con su némesis Jane mientras esta toca el órgano al más puro estilo de El fantasma de la ópera Hay más, claro, pero dejo que lo descubras y, así, ves la peli.

En cuestión de efectos, no os estropeo nada si os digo que lo normal de la época: transformaciones hechas a base de fundidos, ya sea para ver a hombres ser lobo o a vampiros deshacerse. En este último caso, creo que el efecto para con el rostro de Tesla está muy conseguido.







Los personajes me parecen muy acertados. Tesla es el vampiro de toda la vida y que cumple con todos los cánones: es cruel, despiadado y le molan las jovencitas que no veas. Aquí, además, tiene el atractivo adicional de que, en el pasado, fue un estudioso de los vampiros que acabó sucumbiendo a ellos, algo que me parece muy original. El tipo resulta tan despiadado que no duda en tratar como un trapo a su criado lobuno al que manda a una esquina cual perro y le suelta una perla vampírica: "Quédate ahí y muere". Ahí queda eso. Además, me gustaría destacar un detallito que siempre se asocia a los vampiros y que se suele dar por sabido pero que, aquí, explotan de manera muy eficiente: su capacidad para hipnotizar. De hecho, su principal poder radica en esto, ya que así consigue a Nikki, machaca mentalmente a Andreas o juega con los polis. Jane, por su parte, es Van Helsing en femenino y, por supuesto, la némesis por excelencia de Tesla. Los personajes de Nikki y John son los más sosos, sobretodo, él. Andreas es el criado perfecto: hombre lobo, mentalmente hecho polvo y débil por naturaleza. Sir Frederick queda muy bien como policía que no sabe muy bién qué narices está investigando y que no duda en dirigirse al espectador en la escena final.


¿Y los actores? Unos mejores, otros peores pero, como puedes imaginar, esta es una película de Bela Lugosi y eso debe notarse. Aquí está algo más mayor (trece años después de Drácula) pero eso es igual; su presencia abarca toda la pantalla y, literalmente, aún sin colmillos, se come a cualquiera de sus compañeros de reparto. Como vampiro malvado, insuperable; haciendo de humano, con esa sonrisa y voz espectral, tremendo. Siempre lo digo: Lugosi es irrepetible y, si existen los vampiros entre nosotros, deben de parecerse mucho a él. Frieda Inescrot como lady Jane
queda algo estirada y a veces parece una autómata (incluso cuando se habla de una posible condena por asesinato parece no inmutarse) pero hay que admitir que, a pesar de ese aire cual si la hubiera metido un palo por ahí, le da al personaje ese toque que potencia su papel a lo Van-Helsing. Ronald Varno como John, su hijo, quizás esté un poco de rebote pero el guión sabe cómo quitárselo de en medio para que no moleste mucho. Yo lo veo como una excusa muy sosa de meter al ejército y la palabra "alamanes" en mitad de todo. Nina Foch haciendo de Nikki ahí queda, si bien es cierto que no es que tenga mucho lucimiento. Matt Willis en su papel de Andreas cumple con esa cara de pena que tiene y Miles Mander, Sir Frederick, está muy bien y hasta resulta gracioso. Como curiosidad, si os suena la chica protagonista, Nikki, buscadla en Los diez Mandamientos como madre de Charlton Heston o en Espartaco, una de las amantes de Lawrence Olivier cuando visitan la arena de Capua.


¿Cosas que no me han gustado mucho? Bueno, si debo decir algo, que sea lo más cantoso de todo: el aspecto del personaje de Andreas, el hombre lobo-criado de Tesla. Más que un licántropo parece una especie de perrito de peluche de juguete, con esas orejitas y la naricilla negra. Bueno, ahí queda... 




En resumen, una película muy recomendable que merece la pena ser vista y redescubierta que asegura un muy buen rato. Hay que apuntar que, al menos yo, no he visto una copia en Dvd o Bluray de manera aislada, pero sí como parte de algunos recopilatorios en los que se unen varios títulos de terror. Por cierto, como dato, unos dicen que puede considerarse como la segunda parte de Drácula. Yo creo que decir esto es exagerado porque, entre otras cosas, si queréis ver una segunda parte como tal habría que ver La hija de Drácula, ya comentaré por estos lares. Eso sí, por apuntar algún detallito final, muchos la consideran la última peli de Lugosi dentro del denominado cine A o de presupuesto considerable, ya que luego, por unas, por otras y por otros, se centró en pelis de recursos más limitados. Aún así, a mí me entretiene mucho siempre que la veo y, sin duda, os animo a darle una oportunidad.



Vigilad el cielo.







2 comentarios:

  1. ¡Hola, Israel!

    Ay, me has puesto los dientes largos y nunca mejor dicho jajaja Además, ¡estás hecho todo un experto en Lugosi! No he visto esta peli ,pero me encantaría hacerlo. Espero encontrarla por YouTube u otra página. He visto las fotos que has puesto del cementerio y transmiten una atmosfera de terror que supera a muchas películas de hoy en día. Sin duda alguna, me has dejado con ganas de verla :) ¡Muchas felicidades por la entrada!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Pues sí, se nota que Lugosi me encanta jejejejeje. La verdad es que esta peli suele dejarse un poco al margen porque muchos, al ver que va de vampiros, la consideran como una especie de hija bastarda de Drácula. Yo creo que tiene muchos puntos a favor y, además, se mete en temas poco tratados del vampiro. Como bien dices, las escenas del cementerio son sorprendentes y muy efectivas.
      Si puedes, dale una oportunidad y me cuentas. ¡Estoy seguro de que te gustará!

      ¡Gracias y nos seguimos leyendo!

      Eliminar