Páginas

sábado, 29 de marzo de 2014

La invasión de los hombres del espacio


La invasión de los hombres del espacio (Invasion of the saucer men)
(1957)

Ditrector: Edward L. Cahn.
Guión     : Robert J. Gurney Jr, Al Martin. 

Steven Terrel
Gloria Castillo
Frank Gorshin
Lyn Osborn








Un hombre, mientras conduce, ve aterrizar un ovni…

Que la ciencia ficción en el cine tuvo su punto álgido en las películas americanas de los años cincuenta está fuera de toda duda. Que, por ello mismo, en la época hubo un aluvión de títulos, algunos de ellos más que discutibles, también. Por ello mismo hay obras muy buenas como otras (muchas, a patadas) que tiran a lo cutre por varias razones: argumentos surrealistas, protagonistas extraños, monstruos cantosos, duración más que corta… Pues bien, este título, si bien entra dentro de los denominados clásicos, también es cierto que pertenece al segundo grupo.

El argumento no puede estar más sobado y, por esa misma razón, es típico de la época: unos personajes del típico pueblo americano ven un ovni y, por ello, se ven enfrentados a los tripulantes del mismo que, por supuesto, son feos, malos y quieren conquistar y matar al personal. Muy bien. Lo que pasa es que, nada más empezar la peli, a uno le saltan las alarmas. Servidor ha visto muchas cintas de este tipo (y las que espero ver porque, lo admito, me encanta perderme en las ralladas mentales de estos productos) y sé que muchas suelen coincidir en los puntos anteriormente dichos pero aquí, ya en los títulos de crédito, advertimos algo: humor. Raro pero, a fin de cuentas, humor. Así, asistimos a unos títulos de crédito en los que se nos muestran unos dibujos poco serios al estilo de los cómics y una música menos seria aún. Si a ello le añadimos que hay narrador (algo muy típico de estas historias) que parece igual de poco serio y es de los que se toma confianzas con el espectador (“…Tétrico, ¿ehhh?...”) ya la cosa hace que te pongas en guardia.

Pero esto es  una historia de ciencia ficción cincuentera y eso implica dos cosas: naves y extraterrestres. ¿Aquí los hay? Sí, claro. Y los dos bien cutrecillos, como debe ser. Por eso, la nave tiene dos faros que recuerdan que tumban a los de un coche y los aliens de turno son cabezones, con cara de mala leche, ojos malvados y venas salientes de la frente. Y, encima, de sus manos salen agujas que (atentos) inyectan alcohol al quienes se las clavan. Como lo habéis oído. Aquí no devoran a nadie, ni se transmutan, ni plantan semillas en el estómago de cualquier desgraciado, ni nada por el estilo. No señor; estos emborrachan al personal. Pero, ojo que aquí viene lo importante: si has bebido antes, el efecto te mata; si no, sólo coges un pedal de campeonato o, si lo prefieres, de proporciones cósmicas (por aquello de los marcianos, se entiende) Vamos, que original sí que es. Desde luego, entre que te metan la típica sonda anal y que te inviten a una borrachera intergaláctica, la elección está clara. Se podría decir que es un modo de abducción más divertido que el típico.

 Y como ya dije, al suceder la acción en un pueblo, hay muchos personajes. Demasiados quizás. Por eso, la película tarda un poquito en arrancar deteniéndose demasiado en muchos jovencitos besuqueándose en los coches (algo que, por otra parte, como todos sabemos, es tan obligatorio en el género durante aquellos años como las mallas en una peli de Shakespeare).  Y digo esto porque uno no sabe muy bien quién o quiénes pueden llevar el título de protagonistas: ¿John y Joan? Puede, porque son los jóvenes que se estaban dando el lote (salvo que un toro les interrumpa. De nuevo, sí, habéis leído bien) y se encuentran con los marcianitos. ¿Joe Gruen y Artie Burns? Quizás, ya que la película empieza y acaba con ellos. ¿Los militares? (Nota: ¿qué hace un teniente del ejército uniformado en la taberna del pueblo al principio de la peli? Aquí el tema del alcohol alcanza cotas preocupantes. Parece que hay una especie de intención subliminal para que el personal pille una buena curda) A esos, con mantener conversaciones ridículas y no hacer nada (salvo llamar a los extraterrestres con megáfono. ¿Repito lo de “Sí, habéis leído bien”?) los dejamos un poco a parte… Y esto lo digo como elemento mejorable: quizás se podían haber definido algo más a quienes llevan la acción principal pero, repito, eso es opinión mía…
 
 

Por supuesto, además de todo lo dicho hasta ahora, no hay película de esta naturaleza que no tenga sus buenos golpes de efecto, sean cuales sean las posibilidades de las mismas. Así, aquí asistimos a ataques extraterrestres a toros indefensos, atropellos a alienígenas que salen a la carretera o, lo que es mejor, una mano extraterrestre en la parte de atrás de un coche que puede liarla a base de bien. Memos mal que la luz acaba con ellos y esto, a fin de cuentas, no es un efecto muy difícil de conseguir (por cierto, toda la película transcurre de noche. Qué cosas…)
 
 
 

En fin, todo un producto típico de la época, un claro ejemplo de esa ciencia ficción de serie B, con escaso presupuesto, actores desconocidos y un modo de mostrar y solucionar situaciones, cuanto menos, curioso y, si te pilla de buen humor, hasta te hace soltar un par de carcajadas de las sanas. Está, desde luego, muy por debajo de la altura de algunas de las buenas pero se puede ver como curiosidad para pasar un ratito divertido y, si vas con la mente abierta, pero que mucho, te lo puedes pasar pipa.

Ah, y sí, uno de los protas, el desgraciado que tiene la mala suerte de beber antes de ser atacado por los marcianos, es Frank Gorshin. Si no has visto la serie de Batman de los sesenta, lo que acabo de escribir te dejará frío. Si has visto algún capítulo, le reconocerás como Enigma.
 
 

Por cierto, si después de verla (o durante, eso va en gustos), te tomas un par de copas, lo mismo la peli es muy digna de ser tenida en cuenta.

Pues hala, ¡a vigilar el cielo!
 
 

13 comentarios:

  1. Jeje estas películas tienen un encanto especial, sin duda alguna :)
    ¡Un abrazo Israel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya te digo!
      Quizás en cuestión de medios no iban muy allá (ni muy acá tampoco) pero, en lo que se refiere a originalidad, estas pelis eran únicas. Y, lo mejor de todo, es que se supone que la historia que nos cuentan en esta peli es de lo más serio!
      ¡Abrazos para ti también!

      Eliminar
  2. jejeje!!! la buscare en youtube, no tienes el link para verla?
    menos mal que no nos visitan hoy en dia, ni menos un fin de semana que sea fin de mes, todos borrachos y con ETs estariamos todos muertos...

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejejejeje. Si la ves ya me cuentas. Desde luego, la cosa es muy original. ¿Quién dijo que las invasiones deben incluir explosiones o desintegraciones? Alcohol; esa es la clave...

      ¡Gracias y nos leemos!

      Eliminar
  3. Yo he visto muchas películas de este tipo, pero esta no recuerdo haberla visto. Aunque, viendo como son los extraterrestres, no me extraña nada de lo que has escrito.

    Desgraciadamente, en el cine de serie B hay mucha gente que por tener poco dinero y pocos medios entre manos no se toma en serio lo que hacen y realizan películas nefastas que podrían haberse hecho mejor sin necesidad de mucho dinero. Frente a estos están los que se esfuerzan en hacer un buen trabajo conformándose con lo que tienen y, aún contando con pocos medios hacen películas buenas o aceptables; por ello, yo admiro mucho a estos últimos.

    Lo de los extraterrestres inyectando alcohol a sus víctimas me recuerda a ese capítulo de Los Simpson donde unos extraterrestres rocían a Homer con Whisky para que crean que está borracho y nadie crea que los ha visto; a lo mejor lo parodiaron de aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Axa.
    Pues sí, en el cine de serie de cine B de ciencia ficción hay de todo pero es casi seguro que no te deja indiferente.
    No recuerdo ese capítulo de los Simpson; sí he visto uno que en el que aparecen Mulder y Scully. La verdad es que lo que cuentas parece sacado de esta peli.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era uno de esos especiales de Halloween que suelen hacer con tres historias. No lo recuerdo muy bien, pero creo que es ese en donde los extraterrestres terminaban suplantando a Bill Clinton y a Bob Dole y se hacían los dueños del mundo al no tener los americanos otros candidatos a los que votar en las elecciones presidenciales

      Eliminar
    2. Ahora lo recuerdo. ¡Ese en el que Clinton y Dole van cogidos de la mano por la calle!

      Eliminar
  5. Sabes muchisimo del buen cine clasico israel...donde encuentras estas películas dime... alguna pagina en especial? que risa dan estos alien cabezones...pero al vez tiene su punto interesante.

    xD no pare de reir con lo de que inyectaban alchool a las personas, vaya imaginación del escritor, pero como dices es mejor que la sonda anla xD.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, compañero!
      La verdad es que este tipo de cine me encanta. ¡Estas pelis no paran de sorprenderme! Tienen un aire cutre tremendo pero, a la vez, son el colmo del entretenimiento. Y de originalidad, ya no hablemos jejejejejej.
      Te seré sincero: si veo una en alguna estantería de un gran almacén, voy a por ella.
      De nuevo, gracias y ¡nos leemos!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Hola amigo, después de un periodo sin demasiado tiempo para ver otros blogs, he vuelto a escena y tenía ganas de volver a visitar el tuyo. Por cierto, como se parecen los extraterrestres cabezudos de esta peli con los de "Mars atack" de Tim Burton. Seguramente sería un homenaje a este cine. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, compañero!

      Pues si te encanta, ya somos dos, como habrás notado. Tienes toda la razón: los de Tim Burton recuerdan a estos pero los de esta peli tienen un no-sé-qué especial, como puedes ver.

      ¡Nos leemos!

      Eliminar